NUEVO IDEMA NO SIRVIÓ: CONTRALORÍA

NUEVO IDEMA NO SIRVIÓ: CONTRALORÍA

No se lograron los propósitos del Gobierno de diseñar una estrategia de distribución minorista para regular los precios de los productos básicos de la canasta familiar y atender estratos de población con bajos niveles de vida y problemas de abastecimiento. El directo responsable de que no se hayan cumplido estos objetivos es el Instituto de Mercadeo Agropecuario (Idema), según lo revela un informe de la Contraloria General de la República.

04 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Por un lado, las despensas administradas directamente por el Idema, presentan inconvenientes de ubicación, de abastecimiento, de horarios de atención y baja calidad de productos y empaques.

Además, la ampliación de la cobertura de los convenios y créditos sociales ha disminuido en los tres últimos años en un 98 por ciento, debido a la dificultad de organizar agremiaciones y a la lentitud de los procesos administrativos que ha impedido transferir esta labor al sector privado para volverlo más eficiente.

En cuanto a los planes de comercialización, estos se vieron afectados por decisiones gubernamentales que estuvieron dirigidas a favorecer al pequeño productor mediante políticas de regulación, sustentación o intervención, a fin de evitar en muchos casos su quiebra por la crisis de los mercados.

El estudio determina que el Idema centró el 60 por ciento de su actividad en la comercialización de arroz nacional, lo que le ocasionó grandes pérdidas, y al trigo importado que le reportó jugosas utilidades, durante 1987 y 1990.

Sin embargo, los recursos del Instituto empezaron a presentar una disminución progresiva, debido a que se orientaron, básicamente, a sufragar los costos de la restructuración, en especial, indemnizaciones por retiro de personal.

En términos de rentabilidad, el Idema registró durante 1992 un nivel del menos 10 por ciento, propiciado por el programa de restructuración del Instituto.

El presupuesto De otro lado, durante 1988 y 1989, el Idema se vio obligado a sobreejecutar su presupuesto en un 53 por ciento, aproximadamente, ya que debió absorber buena parte de los excedentes de la producción de arroz paddy, ante los favorables precios ofecidos por el Ministerio de Agricultura.

Esta situación a la postre incidió negativamente en los resultados de los ejercicios, por los elevados costos financieros del mantenimiento de las existencias por largos períodos.

Así mismo, el mantenimiento del personal adscrito a la entidad, se lleva el 47 por ciento del presupuesto total del Idema, lo cual deja entrever, según la Contraloría, que ganan buenos salarios o que existe demasiada burocracia en la ejecución de sus operaciones.

El excedente público, como resultado de los ingresos netos de operación, menos costos y gastos propios de la actividad del Instituto, arrojaron un excedente negativo, a partir de 1989, de menos 1.999 millones de pesos, hasta llegar a 19.754 millones de pesos en 1992.

Durante este último año se acentúo el proceso de restructuración y la mala administración adelantada hasta la fecha, asegura el informe. Nuevas herramientas El proyecto de ley agrícola, que está a punto de ser aprobado por la plenaria de la Cámara de Representantes, contempla un capítulo de apoyo a la comercialización de productos agropecuarios, en el cual el Idema asumirá la promoción, modernización, adecuación y funcionamiento de los mercados de dichos productos, preferencialmente en las zonas marginales del país.

En el proyecto de ley también quedó especificado que el Idema otorgará apoyo especial a la comercialización de los productos agropecuarios y garantizará un precio mínimo de compra, fijado por el Ministerio de Agricultura, y que será protegido de las distorsiones del mercado mediante el mecanismo de las compensaciones.

Igualmente, deberá contribuir al mejoramiento del abastecimiento de productos básicos, en especial granos, a través del manejo de existencias mínimas de seguridad conformadas en primera instancia con productos nacionales.

Del mismo modo, el Idema deberá apoyar o realizar la distribución minorista de productos básicos en zonas marginales o campesinas, al igual que en aquellas zonas urbanas con altos índices de necesidades básicas.

Otra de sus funciones será la de apoyar a los productores de zonas marginales y garantizar adecuados canales de comercialización de productos agropecuarios, por lo cual deberá estimular la creación de empresas comerciales mediante el apoyo de capital inicial, en asocio con los productores de distintas regiones del país y con las entidaes territoriales.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.