AMORES Y SABORES PICANTES

AMORES Y SABORES PICANTES

México y Estados Unidos a orillas del Río Grande, o Piedras Negras en el norteño estado de Coahuila y Eagle Pass del colindante estado sureño de Texas. Como puntos indispensables de referencia para situar esta elogiada recreación de época, sus escenarios fronterizos o locaciones bilinges nos trasladan de inmediato hacia el olvidado escenario de una revolución mexicana sin charros ni mariachis ostentosos. Sos protagonistas: Mama Elena, viuda y orgullosa propietaria de un rancho con severas tradiciones familiares; sus agraciadas e indefensas hijas; el esposo y novio de dos de ellas; sus fieles servidoras una vieja cocinera y una niñera india; además de otros pretendientes establecidos en los alrededores. Si el triángulo pasional conformado por dos hermanas y un galán no tiene reparos, la gracia narrativa depende de circunstancias gastronómicas y del peso moral que afecta una serie de costumbres anacrónicas francamente intolerables (las hijas menores debían dedicarse al cuidado de sus

05 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Estragos de la gula Desde la elaboración del exigente mole que incluye varias clases de ajíes colorados, pasando por dulces platillos como para chuparse los dedos y codornices aderezadas con fragantes pétalos de rosa. A medida que el amor se torna más peligroso o prohibitivo, existe una notable complicidad entre los amantes que descubren y comparten ya no las miradas sino aquellos deleites percibidos por el paladar finamente logrados en el laboratorio de la cocina. Esta simbiosis produce efectos estomacales degustados con facilidad por la mayoría de sus comensales y, por no decirlo, de los espectadores. Si la gula deja estragos por doquier, el buen gusto predomina y quien saborea las golosinas tiene todo el derecho a repetir sin perder la línea. Habrá visto usted una película más apetitosa o menos indigesta que esta? Uno de sus tantos encantos gira en torno de su factura, añeja y primorosa, muy femenina y casi empalagosa. Cuando la novela original conserva una estructura folletinesca de novela por entregas, su adaptación visual recorre las páginas del álbum familiar con la notoriedad de un diario íntimo con viñetas que pretende afianzar los sentimientos, darle rienda suelta a la imaginación y establecer una libertad de estilo acorde con el tema tratado. Buen apetito!

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.