CAPTUREMOS A ESCOBAR

CAPTUREMOS A ESCOBAR

Esa mañana, Rafael Pardo citó en su despacho a dos oficiales de alto rango de la Policía y el Ejército para hacer un balance de las operaciones que en el último mes se habían efectuado para cazar a Pablo Emilio Escobar Gaviria. Era el 13 de agosto de 1992. Pardo escuchó el inventario que hicieron los dos oficiales y después, pacientemente, explicó su plan al subdirector de la Policía, general Octavio Vargas Silva, y al comandante del Ejército, general Hernán José Guzmán. La persecución de Escobar debía ser concentrada en una unidad especializada.

04 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Ese día, al término de la reunión, nació oficialmente lo que se llamó el Bloque de Búsqueda de Pablo Escobar. Se unificaron algunas acciones y se consolidó el más ambicioso y complejo informe de cuanto hasta entonces poseían la policía secreta y los organismos judiciales sobre el cartel de Medellín.

Los nombres de todos los integrantes del cartel, los bienes y vehículos aparentemente adquiridos o utilizados por la organización e, inclusive, las actividades individuales de los enlaces del cartel, hasta donde fue posible, quedaron registradas en el informe. Con ello arrancaba el Bloque de Búsqueda. Su misión: reducir el poder del cartel de Medellín y agarrar a Escobar.

El Bloque se integró con hombres de la Policía curtidos en la persecución de Escobar durante los últimos tres años, y con comandos de las Fuerzas Especiales del Ejército. El DAS tendría el control del flujo de la información clasificada.

Antes, el Estado había enfrentado al capo con el Cuerpo Elite de Medellín que, en ocasiones, era apoyado por integrantes del Ejército, la Armada Nacional y la Fuerza Aérea.

Esa estrategia, que fue eficiente, tenía su talón de Aquiles. Sus críticos decían que muchas operaciones contra el capo habían fracasado por egoísmos y descoordinación de las distintas fuerzas.

Por esa razón, y ante la cada vez más urgente necesidad de capturar a Escobar, el Estado optó por modificar la vieja estrategia de persecución oficial contra el capo.

Paso a paso Inicialmente, el Bloque actuó con base en cuatro directrices, resultado de las pautas trazadas por el presidente César Gaviria.

La primera tarea era la de intercambiar permanentemente información entre Policía y Fuerzas Militares; la segunda, la ejecución de operaciones combinadas; la tercera, la intensificación de esfuerzos de búsqueda sincronizados, y, la última, vencer la resistencia y anular la desconfianza entre unidades.

Todo ello se resumía en un sólo propósito: reducir paulatinamente el gigantesco espacio económico y militar que controlaba, para ese 13 de agosto, el jefe del cartel de Medellín, el hombre más buscado del planeta.

Y antes de que el Bloque cumpliera tres meses de operaciones, se produjo una respuesta de Escobar. El 17 de enero de 1993, el capo anunció la creación del grupo armado Antioquia rebelde para enfrentar lo que él llamó los atropellos, asesinatos y torturas del Bloque de Búsqueda.

Pero la presión del grupo armado se notó más cuando, a mediados de febrero, Carlos Alzate Urquijo, El Arete , uno de los hombres más cercanos a Escobar, se entregó a funcionarios de la Fiscalía sin consultar siquiera al jefe del cartel.

Ese mismo día, unidades de la Policía y el Ejército detuvieron en Medellín a los hermanos Diego y Jorge Londono White.

Como si esto fuera poco, el 23 de febrero de 1993 el Bloque desarrolló una gran operación en Envigado, La Estrella, Itagí y algunas zonas del norte del departamento de Caldas, tendiente a dar con el paradero de Escobar.

En la operación, que fue un barrido de la zona kilómetro a kilómetro, se recogió información sobre los desplazamientos de Escobar y se descubrió una decena de objetivos y refugios regulares.

Después de esas acciones, el Bloque logró localizar, enfrentar y dar de baja a los más importantes sicarios del cartel: Johny Rivera Acosta, El Palomo ; Leonardo Rivera Rincón, Leo ; Juan Carlos Ospina, Enchufe ; Víctor Giovanni Granada, La Modelo o El Zarco , entre otros.

Pero, sin ninguna duda, la mayor presión del Bloque sobre las miembros del cartel de Medellín se ejerció el 19 de marzo de 1993.

Esa tarde, en un céntrico edificio de Medellín, dio muerte a Mario Alberto Castaño Molina, El Chopo , quien se había convertido en el jefe del ala militar de la organización narcoterrorista tras la muerte de Brances Muñoz Mosquera, Tyson .

El Chopo era, además, el hombre de la organización con más influencia sobre Escobar, a tal punto que fue el que le solicitó a Escobar llamar a rendir cuentas a los hermanos Moncada y Galeano.

Terminó pesadilla de 9 años: Raquel de Lara En medio del recuerdo y la angustia de la trágica noche del 30 de abril de 1984, la familia del ex ministro Rodrigo Lara Bonilla recibió la noticia de la muerte de Pablo Escobar.

Yo estaba en mi casa cuando la empleada me paso el radio y dijo: Oiga señora lo que está pasando. Entonces sentí angustía y una cosa horrible que me hizo revivir todo lo de mi hijo ,dijo doña Raquel Bonilla de Lara.

La progenitora de uno de los hombres que con más verticalidad y decisión combatió el narcótrafico en el país sentió que se había hecho justicia y había terminado una pesadilla de nueve años.

Como católica no deseo que le quiten la vida a nadie, aún cuando uno ha pasado por ese dolor tan grande. La vida es tan sagrada para todo el mundo. Lo que pasó lo veo como un mandato de Dios o como lo que más le convenía a él y a Colombia , dijo.

Agregó que contra Escobar no sentía odio sino rechazo porque ella no puede odiar ni detestar a una persona. Yo le pedía a Dios que se arrepintiera y se sujetara a la Ley, pero su final fue distinto .

Reconoció que la lucha librada por el Gobierno y las Fuerzas Armadas reivindicaron los principios defendidos por el ex ministro. El combatió el narcotráfico y por eso murió recordó con nostalgia Doña Raquel.

En su opinión la muerte de Escobar contribuirá a la tranquilidad del país, porque despúes de la fuga de la cárcel nadie creía en su entrega.

Alvaro, el eterno conductor de doña Hermilda Gaviria En dos buses del barrio Medellín Sin Tugurios, que Pablo Escobar Gaviria construyó y regaló a los que por entonces vivían en el antiguo basurero de Moravia, bajaron al cementerio de Jardines Montesacro los vecinos de Alvaro de Jesús Agudelo, el hombre muerto junto a Escobar.

Antes de llegar al sepelio, los vecinos se organizaron y recogieron algunos centavos para enviar un ramo de flores a la sala de velación de Montesacro en Itagí, al sur del Valle de Aburrá, donde eran velados Agudelo y Escobar.

Agudelo, de 36 años, era conocido por todos como el eterno conductor de doña Hermilda , la madre de Escobar.

Siempre la acompañaba en los actos que ella acostumbraba presidir en el barrio Medellín Sin Tugurios.

El casi siempre llegaba en carros muy lujosos , dijo una de las vecinas. Agregó que era un hombre muy callado, que no se metía con la gente del barrio, pero muy formal. Aquí lo queríamos mucho , dijo otro vecino.

Hace aproximadamente seis años el padre de Pablo Escobar, Abel, le regaló en el barrio Medellín Sin Tugurios una de las casas que habitó por espacio de un año con su esposa y sus tres hijos (una niña de 12 años y dos niños de tres y seis años).

Los habitantes de Medellín Sin Tugurios no volvieron a saber nada de él. Hace mucho tiempo él abandonó sorpresivamente este lugar , dijo un habitante del barrio.

Se supo que estuvo viviendo los últimos años en el barrio Popular Número Uno, en el sector nororiental de la ciudad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.