YO PARA EL SUR, NI DE RIESGO

YO PARA EL SUR, NI DE RIESGO

Quien haya visto a Esther Julia, la señora que vive bajo una peña en Santa Cecilia Alta, puede creer que el poeta Aurelio Arturo pensaba en ella cuando escribió el verso que habla de sus cuerpos casi minerales . El rostro oscuro y los cabellos también, la asemejan a una escultura en bronce. La volvieron así las basuras entre las que persigue el cartón y otros elementos aprovechables.

04 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Esther Julia, de 63 años, nativa de La Calera, es cabeza de un hogar de once personas, que junto con otras familias viven en casuchas de lata, madera y cartones, arriba de la carrera 7a. con la calle 163, junto a una montaña de donde ya una vez se desprendieron las piedras que aruinaron el aposento de un hijo de la cartonera.

Se trata de un pequeño barrio, reconocido por funcionarios del Instituto Nacional de la Reforma Urbana y la Vivienda de Interés Social, Inurbe, como area de alto riesgo, que debe ser erradicado y sus habitantes reubicados.

Esther Julia se comprometió a que en una próxima ocasión conversaría sobre su vida, para hacerle una estampa que moviera a las autoridades a proceder con prontitud a la reubicación.

Sinembargo el día señalado estuvo remisa a hablar, talvez por la ronquera que se le notaba en el pecho. Hubo que sonsacarle las palabras. Desde cuando trabaja? Como desde los ocho años. En qué? En lo que Dios me ayude...Menos haciéndole mal al prójimo. Estuvo en la escuela y sabe leer? Mira como con sorpresa al reportero y responde negativa y seriamente con la cabeza. Luego sigue el diálogo. Va a la Iglesia? Ay Dios!. Como vino a parar aquí? Porque el difunto Chepe nos vendió el lote, a mí y a la otra señora. A como? A cincuenta pesos vara. Cómo es un día de su vida? Para vivir rebuscando...Yo redasinclo, es decir yo busco cartón y lo que Dios ayude. En eso yo ando. Hasta por Cedro Golf. Por todo eso. Donde y a quien le vende lo que recicla? A los chatarreros. Cuanta plata hace en el dia? Eso está muy malo. Por mucho se hacen dos mil pesos. Que era lo que me iba a decir del sur? Que yo de aquí del barrio no me voy. Yo para el sur no me voy. Por qué? Porque por allá hay mucha gente mala. Tiene miedo de que la peña se le caiga encima? A mi no me da miedo. Eso en la voluntad de Dios. Cuando llueve me da miedo pero se le pide a Dios. Pero de eso que le dije ahora.. Como hizo el rancho? Ahí me colaboraron...Es de tablas y latas y hule por encima, para que no se entre el agua. Me deja verla por dentro? !Como No. Por qué?. Por que está sin arreglar; no, no señor. Yo me levanté y me fuí para el trabajo.

Cuando el reportero iba loma abajo, como que cambió, y gritaba: Muchas gacias, doctor. Que vuelva .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.