DE LA ÉPOCA DE LOS MATACHINES A LA DE LAS GRANDES ORQUESTAS

DE LA ÉPOCA DE LOS MATACHINES A LA DE LAS GRANDES ORQUESTAS

Ahora que ha pasado el tiempo, los matachines, diablos y payasos tienen un aspecto diferente. Los grupos de tiple, guitarra y bandola han sido desplazados por los sintetizadores electrónicos de las grandes orquestas, se invierten capitales en la elaboración de carrozas, en la contratación de los artistas, el comercio experimenta enorme movimiento, los cajeros automáticos de las corporaciones financieras no cesan de arrojar billetes; hasta el vendedor más humilde de la esquina espera su pequeña bonanza.

16 de diciembre 1994 , 12:00 a. m.

Alberto García Echeverría, gerente del Consejo Superior de Policía en l994, vive desde hace l5 años las angustias que se sienten ante la responsabilidad de organizar una fiesta como el aguinaldo de los boyacenses. Conoce de cerca la evolución del evento y sin vacilar lo asocia con el apoyo que se requiere de las empresas oficiales y privadas para el éxito o fracaso del mismo.

Hace unos diez años el desfile de carrozas era un derroche de técnica de luces y colorido porque las condiciones económicas lo permitían. Cada noche se competía con calidad. Cuando desfilaba la Zona de Carreteras las calles se abarrotaban porque era siempre la carroza que ganaba. Posteriormente, aparecieron serios competidores como las carrozas de la Licorera de Boyacá, la Universidad, la Electrificadora y el mismo comercio que se organizó explicó con algo de nostalgia Alberto García, dando a entender que quien ganaba era el público. En la actualidad las carrozas han perdido cierta importancia.

Agregó García Echeverría que, anteriormente, los ciudadanos, después del desfile de carrozas acudían a las casetas a bailar, entre éstas estaba La Matecaña, donde tenían que pagar la entrada, y que ahora el público se da el lujo de bailar con las mejores orquestas nacionales e internacionales, como Los Melódicos, por ejemplo, sin pagar un solo centavo.

Dos clases de público En la actualidad se distinguen dos clases de público bien diferenciados que toman parte en el aguinaldo. Uno es el de las amas de casa, los abuelos, los niños y campesinos de todas las edades provenienetes de las veredas más cercanas, que desde las seis de tarde comienzan a sentarse en las gradas del atrio de la Catedral o parados a lo largo de las calles principales para esperar, acosados por el frío, el desfile de carrozas, comparsas y disfraces. El otro, es el juvenil, el que se congrega en la Plaza de Bolívar después del desfile, para iniciar la rumba hasta la madrugada.

La enseñanza de la Iglesia Monseñor Augusto Trujillo Arango, Arzobispo de la Arquidióses de Tunja, envió a través de Boyacá 7 días el mensaje de navidad al pueblo cristiano, calificando la celebración navideña como un gran acontecimiento de la humanidad, la venida al mundo del Hijo de Dios, nacido en el tiempo de la Virgen María, para nuestra salvación .

Monseñor instó a los fieles a preparar el pesebre en la familia, a celebrar la novena de Navidad, a recibir los sacramentos de la comunión y de la eucaristía.

Infundamos el espíritu de la Navidad en los niños, hagamos felices a los pobres y a los ancianos, hagamos compañía a los enfermos, visitemos a los que estan en las cárceles, llevemos a todos la Estrella de Belén con sus mensaje de alegría y preparemos el camino para que seamos un humilde albergue donde Jesús nazca de nuevo , manifestó el Arzobispo de Tunja,

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.