BIENVENIDO AGUINALDO BOYACENSE

BIENVENIDO AGUINALDO BOYACENSE

n el optimismo que por estos días rebosa en el ambiente de la hidalga ciudad de Tunja, donde sus habitantes se olvidan un poco del frío que en la noche ronda sus calles, esfumado por el afecto ardiente a sus festividades, se inicia este viernes l6 de diciembre la máxima celebración del oriente colombiano, el XXXVIII Aguinaldo Boyacense.

16 de diciembre 1994 , 12:00 a. m.

Durante siete días de fiesta, las puertas de las empresas oficiales y privadas y los establecicmientos públicos, en general, abren sus puertas unas horas más tarde de lo acostumbrado, porque seguramente todos sus funcionarios y empleados toman parte en la variada programación que celosamente elabora año tras año el Consejo Superior de Policía, la máxima autoridad del certamen, que para la presente oportunidad cuenta con la promocicón publicitaria de Producciones Mundial.

Propios y extraños son conscientes que es necesario darle rienda suelta a la imaginación para poder participar o apreciar los fantásticos pesebres navideños, famosos en el ámbito mundial por la creatividad de los boyacenses; las novenas animadas por los cantares navideños, los concursos de dibujo, las competencias deportivas y las añoradas carrozas que durante las noches de aguinaldo desfilan adornadas por las pastoras más hermosas de la región y del país.

Es preciso, al final de la jornada, confundirse entre la gente que se aglutina en el marco principal de la Plaza de Bolívar, apurar un trago de ron o de cerveza y al son de afamadas orquestas, contratadas especialmente para la ocasión, bailar hasta que el cansasio indique que es la hora de regresar a casa y esperar el nuevo día.

Aquellos diciembres...

Al hacer remembranza del Aguinaldo Boyacense, ineludiblemente aparece en el escenario de la historia el nombre de Carlos Julio Umaña Torres, el sargento de la Policía Nacional que hace 38 años gestó y cristalizó la idea de ponerle un tinte de fogosidadal a la festividadd navideña, cuando, por ese entonces, se celebraba en nacimiento de Jesús de una forma más hogareña.

En diciembre de l956 el sargento Umaña contagió de su entusiasmo a sus subalternos y con el permiso de sus superiores organizó el primer desfile por las principales calles de la ciudad, en el que los tunjanos de antaño pudieron observar a grupos juveniles luciendo atuendos característicos de diablos y payasos o simplemente matachines que acompañados por conjuntos de cuerdas estaban asistiendo al nacimiento de un festejo que años más tarde sería el motivo de orgullo de los boyacenses para Colombia y el mundo.

Cayó la fiesta elitista Nadie más que indicado que el sargento Umaña Torres para revivir aquellos episodios que dieron origen al nacimiento de esta fiesta para el pueblo: Cuando conocí a Tunja, esta ciudad no tenía fiestas populares propiamente dichas. Había una fiesta que se celebraba el 7 de agosto, muy diferente a la de hoy. A mi regreso a Tunja, sentí que le hacía falta una festividad popular, porque la Navidad era una celebración elitista; las familias pudientes realizaban sus fiestas en los clubes y residencias y el pueblo concurría a las iglesias a mirar pesebres y a cantar villancicos y nada más, es decir lo tenían marginado. Entonces pensé que a Tunja se le debía dar una festividad, siendo la más apropiada la Navidad, por cuanto es una de las fiesta más bellas, más dulces y de mucha acentuación social y popular, por ser la fiesta más grande de la cristiandad El delirio En el epílogo del testimonio del Sargento Carlos Julio Umaña, describe los primeros frutos de su genialidad: disfracé al personal y salimos. Esto fue apoteósico las gentes llegaron a la histeria, desde los balcones nos lanzaban serpentinas y confetis, nos vivaban, los niños lloraban, la gente llegó al delirio. El desfifle llegó al Bosque de la República, continuando por la carrera décima y cuando llegamos a la plaza de Bolívar, la cual estaba llena de gentes provenientes no sólo de Tunja sino de los municipios vecinos, fue la apoteósis .

Plata de su bolsillo Miguel Barreto Sánchez, vinculado al aguinaldo durante muchos años y en la actualidad coordinador general del evento, abordó el tema los antecedentes de esta fiesta durante un discurso pronunciado ante el Consejo Superior de Policía, en calidad de presidente, diciendo: bajo la responsabilidad directa del Departamento de Policía Boyacá, en l957 se cumple el primer Aguinaldo, contándose con el apoyo económico de los miembros de la institución policial ya que agentes, suboficiales, oficiales y personal civil, dedicaron de su salario mensual una parte para poder sufragar los respectivos costos. El l6 de diciembrre de l957 se realizó el primer desfile organizado .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.