SEGURIDAD SOCIAL, A PUPITRAZO

SEGURIDAD SOCIAL, A PUPITRAZO

En medio del caos total y de protestas de parlamentarios de diferentes partidos políticos, la plenaria de la Cámara aprobó ayer a pupitrazo, y casi en su totalidad, uno de los proyectos más importantes de los últimos 50 años: la reforma a la seguridad social. La votación del régimen de pensiones y de la iniciativa que modifica el sistema de salud, se logró tras el acuerdo entre el presidente Gaviria y cerca de 50 parlamentarios liberales en un desayuno de trabajo realizado ayer en la mañana.

02 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

El mandatario pidió al Congreso agilizar la aprobación de la iniciativa, que se ha discutido desde hace más de año y medio, teniendo en cuenta los beneficios para miles de trabajadores colombianos.

El nuevo régimen de pensiones y salud, que cobijará a todos los trabajadores del país a partir del próximo año, contempla además de la creación de los fondos privados, el reajuste de las cotizaciones de patronos y empleados, elincremento en la edad de jubilación y la disminución en el monto de las pensiones que recibirán una vez terminen su vida productiva.

La plenaria de la Cámara aprobó sin mayores modificaciones varios artículos que habían sido acogidos por la plenaria del Senado, y que fueron concertados en una subcomisión integrada por representantes de los diferentes partidos políticos. A última hora se marginaron la Alianza Democrática M-19 y la Unión Patriótica.

Alza en aportes En torno al monto de las cotizaciones, la Cámara aprobó que pasará del ocho al 13,5 por ciento del salario mensual, pero de manera gradual.

La tasa de cotización para la pensión de vejez será del ocho por ciento en 1994, nueve por ciento en 1995 y 10 por ciento a partir de 1996.

Adicionalmente habrá que cotizar, como máximo, el 3,5 por ciento, tanto en el Instituto de Seguro Social (ISS) como en los fondos que cree el sector privado, para cubrir costos del seguro de invalidez y sobrevivencia y los de administración.

Inicialmente se había planteado que habría libertad sobre el 3,5 por ciento, para que hubiera competencia entre los fondos privados. Sin embargo, a última hora se cambió la fórmula. El fondo que desee atraer un mayor número de afiliados podrá ofrecer como incentivo el traslado a las cuentas individuales de una parte de ese porcentaje, con lo cual aumentaría el volumen de ahorro de los futuros jubilados.

Los empresarios pagarán el 75 por ciento de la cotización, y el 25 por ciento lo cancelarán los trabajadores. Aunque el sector privado solicitó en varias oportunidades mantener la proporción en una tercera parte a cargo de los trabajadores y dos tercios de los empleadores, al final la petición no fue aceptada.

En cuanto a la edad de jubilación, se aprobó que a partir del primero de enero del año 2014, la edad para la mujer pasará de 55 a 57 años y de 60 a 62 años para los hombres.

La reforma no cobijará a los hombres mayores de 40 años ni a las personas que hayan cotizado más de 15 años; es decir, 750 semanas.

Tampoco cobijará a los trabajadores de Ecopetrol, Fuerzas Armadas, Policía y maestros, quienes quedan amparados bajo regímenes especiales.

Quienes se queden en el seguro social deberán cotizar 1.000 semanas, equivalentes a 20 años, mientras que quienes se trasladen a los fondos privados deberán cotizar 1.150 semanas, cerca de 22 años.

El ministro de Trabajo, Luis Fernando Ramírez, indicó, en torno a la aprobación de la iniciativa, que aunque el Gobierno hubiera preferido un sistema más equilibrado, los fondos privados podrán arrancar y se van a convertir en una alternativa para los trabajadores.

Valor de la pensión Acerca del monto mensual de la pensión que recibirán los trabajadores cuando se jubilen se decidió que este será el equivalente al 65 por ciento del ingreso base de liquidación, correspondiente a las primeras 1.000 semanas de cotización. El monto de la pensión es del 75 por ciento.

Por cada 50 semanas adicionales hasta las 1.200, este porcentaje se incrementará en un 2,0 por ciento.

La Plenaria introdujo una modificación en este artículo al señalar que el ingreso base para liquidar la pensión de vejez lo podrá seleccionar el trabajador, bien sea sobre los últimos 10 años de trabajo o sobre toda su vida laboral. La inquietud que había surgido entre los trabajadores es que en los últimos 10 años el salario podría declinar, por lo que se recibiría una menor pensión.

Otro de os artículos que fueron evacuados son los siguientes: la pensión de invalidez; pensión a indigentes, el auxilio funerario; la rentabilidad mínima y los bonos pensionales. Sobre este último aspecto se acordó que toda persona que tenga menos de tres años de afiliación al Seguro social y desee trasladarse a los fondos privados, perderá el tiempo cotizado.

En torno a las reservas del ISS, el proyecto contempla que para obtener una mejor rendimiento las podrá manejar a través de entidades fiduciarias o invertirlas en papeles del Gobierno.

La plenaria de la Cámara también aprobó a pupitrazo y en bloque todo el articulado del régimen de salud.

No obstante, ante las protestas del M-19, la Unión Patriótica y algunos conservadores, se reabrió el debate de 10 artículos que serán evacuados hoy.

Aprobados estos artículos, prácticamente el proyecto pasará a sanción presidencial.

Protestas a granel Las más airadas reacciones produjo la aprobación a pupitrazo de la totalidad del articulado de pensiones y gran parte de salud del Proyecto de Reforma a la Seguridad Social.

El debate, que concluyó con el retiro de la sesión plenaria de la Cámara de la bancada de la Unión Patriótica y de la Alianza Democrática M-19, se caracterizó por la forma apresurada como se aprobó la mayoría de los 275 artículos que componen la iniciativa.

La parlamentaria del M-19 Gloria Quiceno aseguró que con la aprobación del proyecto se recortan los derechos adquiridos por los trabajadores y se desconoce a amplios sectores de la población por favorecer al sistema financiero, que es el que creará los fondos privados.

Por su parte, el representante Jairo Clopatosky acusó al bloque liberal de dejarse influenciar por el presidente César Gaviria, al aprobarlo sin discutirse suficientemente. Igualmente, advirtió que con la iniciativa más de cuatro millones de limitados físicos quedarán por fuera de la reforma.

De otra parte, la representante María del Socorro Bustamante, ponente del proyecto, salió en defensa de la forma como se aprobó el articulado y afirmó que era una iniciativa concertada, suficientemente debatida, porque los parlamentarios tuvieron el tiempo necesario para discutirla y hacerle las adiciones que consideraban pertinentes.

Para saldar las diferencias, el ministro de Salud, Juan Luis Londoño, se mostró partidario de reabrir el debate de los artículos más controvertidos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.