CALI, CALIENTE POR INFORME DE SEMANA

CALI, CALIENTE POR INFORME DE SEMANA

Aunque algunos estamentos ciudadanos reconocen su inquietud por la inseguridad que se vive en Cali, las autoridades locales rechazaron ayer el tratamiento dado a este tema en un informe de la revista Semana, que colocó a la ciudad como la de mayor violencia en Colombia. Para la publicación, el narcotráfico ha infiltrado distintos sectores de la economía; participa de retenes de seguridad para evitar el ingreso de narcos de Medellín; los denominados traquetos (como se califica a personas vinculadas al negocio de la droga) irrumpen en discotecas obligando a las jóvenes presentes a acompañarlos, se rifan la vida de particulares y exigen a tiros el paso en las vías.

03 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Encuestas radiales señalaron ayer que muchos ciudadanos confirman el accionar de narcotraficantes en el área metropolitana. Al respecto, el alcalde Rodrigo Guerrero reconoció la presencia del narcotráfico, como ocurre en cualquier sitio del país, pero en su concepto la revista refleja la imagen de esta capital a través de simples anécdotas de taxistas, cantineros y otras personas.

Se muestra alarma por la construcción de una casa similar a la sede del Club Colombia, olvidando, por ejemplo, el Castillo Marroquín de Bogotá y, lo más grave, se falsean los índices de homicidios de la capital de la república para mostrarlos inferiores a Cali , dijo Guerrero.

El ejecutivo considera que si bien el narcotráfico tiene amplio poder económico, la agricultura, la agroindustria, el sector financiero y productivo, no presentan una presencia abrumadora de los narcos y se está actuando para evitar esa incidencia. El civismo no se ha perdido, la mayoría de gentes en Cali cumplimos las normas, defendemos la libre empresa, y la abnegación de la clase trabajadora, de sus dirigentes y la experiencia del modelo vallecaucano es tomada como ejemplo , agregó.

El mandatario local dijo que renunciará a la suscripción de Semana, la cual no debería asumir pauta publicitaria de una región que considera plagada de delincuencia.

En torno al poder corruptor del narcotráfico sobre la Policía, el general Guillermo León Diettes Pérez, anterior comandante de la unidad policial en Cali, y quien participa el foro Ciudad y Violencia en esta capital, dijo que no se puede tender un manto de duda sobre toda una institución y desvirtuó que pistoleros de los carteles del Valle realicen retenes.

Por su parte, el presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, monseñor Pedro Rubiano Sáenz, dijo que la ciudad refleja la realidad del país y de las grandes capitales, en donde la violencia tiene distintos orígenes. No es justo endigarle a una ciudad todos los males y mostrarla como lo peor. Los medios de comunicación deben promover la paz y solidaridad .

El presidente de la Bolsa de Occidente, Julian Domínguez, calificó como una imagen muy negativa para la ciudad y llamó a resaltar las cosas positivas de Colombia: Cali no es la Chicago que quieren mostrar .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.