ALIVIO E INCREDULIDAD ANTE MUERTE DE ESCOBAR

ALIVIO E INCREDULIDAD ANTE MUERTE DE ESCOBAR

Desde incredulidad hasta alivio, desde gritos hasta silencio y miedo a retaliaciones, produjo ayer en Colombia la muerte de Pablo Escobar Gaviria. Apenas los extras de radio emitieron la noticia, el país quedó virtualmente paralizado. Las ediciones extraordinarias de seis periódicos se agotaron en menos de una hora. En ciudades como Tunja, Florencia y Girardot la jornada laboral se acabó a las 3:21 de la tarde, cuando la información fue confirmada y la mayor parte de los colombianos decidió ir a casa a enterarse por televisión.

03 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

En el nororiente colombiano las reacciones eran encontradas. Una cucuteña dijo que no sabía si alegrarse o llorar por temor a represalias. En esa capital se aumentaron las medidas de seguridad.

También en Bucaramanga fue montado un operativo para prevenir cualquier acto de terrorismo, informó el coronel Hugo Lozano Rojas, comandante de la Policía Metropolitana. Vanguardia Liberal lanzó anoche una edición especial.

Las fiestas de Arauca se vieron interrumpidas porque la música fue cambiada por los noticieros.

A ese man tenían que quebrarlo , dijo Cristóbal Castro, un vendedor de revistas en Barranquilla. Su frase sintetiza el pensamiento de los costeños. En esa capital hubo hasta aplausos, tanto en oficinas, fábricas como viviendas, pero también expresiones de pesar: Uno no puede disponer de la vida de los demás , dijo Clarita López, una empleada. A lo que su compañero Jorge Castro le replicó: No seas pendeja, por fin mataron a ese criminal .

A diferencia de Gonzalo Rodríguez Gacha, a quien se atribuye el ataque a centros hoteleros en el Atlántico y murió entre Tolú y Coveñas (Sucre) el 15 de diciembre de 1989, las actividades de Escobar no afectaron casi esta región. Para el gobernador Gustavo Bell Lemus la posible reducción del narcoterrorismo tendrá unos efectos económicos saludables al mejorar la imagen nacional.

El alcalde de Manizales, Germán Cardona Gutiérrez, dijo que la muerte de un ser humano produce tristeza, pero en este caso se esperaban dos cosas: o su entrega o su muerte. Esperamos que el epílogo de Escobar mejore la situación de orden público .

Por su parte, la Gobernadora de Caldas, Pilar Villegas de Hoyos, manifestó que a Escobar se le dieron todas las oportunidades y las despreció .

Las calles céntricas de la mayoría de ciudades quedaron vacías antes de las 7 de la noche. En Pereira no hubo desfiles, ni celebraciones públicas. Simplemente Mataron a Pablo!

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.