AVANZA MEDICINA FORENSE

AVANZA MEDICINA FORENSE

Permite el trabajo en equipo entre el médico y el detective. Se trata de la biología forense, un recurso que según Marco Alfonso Nieto García, médico patólogo, avanza en la actualidad con paso firme. El especialista mencionado explica, en artículo publicado en el número cuatro de la revista Selecta Médica de este año, que la medicina forense se ha perfeccionado día a día y se ha vuelto más compleja.

03 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Se trata de una especialidad que cubre bromatología, medicina legal sexológica, medicina legal materno infantil, toxicología, farmacodependencia y genética entre otros.

Es así como avanza para llegar a diagnósticos más precisos conducentes a obtener pruebas seguras que le permitan a los jueces manejar casos de tipo médico-legal.

Así como el médico en su ejercicio rutinario requiere del laboratorio clínico para desarrollar su actividad, explica Nieto García, en este momento el médico legista necesita del laboratorio para el diagnóstico y confirmación o exclusión de algunas acciones delictivas, accidentales o culposas que esté investigando.

Son avances que le permiten a la bacterióloga encontrar un nuevo campo de acción, donde su función tiene carácter pericial y por tanto el resultado de los procedimientos no solamente incidirán en la terapéutica, sino en las determinaciones que deban tomar los jueces o los fiscales para emitir veredictos condenatorios o absolutorios.

Más adelante, el experto resalta la importancia del papel de la bacterióloga y de otros profesionales de la salud que remplazan a los funcionarios de Medicina Legal ante la ausencia de estos. Es el caso de los municipios pequeños y ciudades intermedias donde se solicita el concurso del laboratorio clínico del hospital local o del centro de salud.

Se encargan allí de aclarar glicemias, hemoclasificaciones, presencia de espermatozoides en flujo, pruebas de embarazo y confirmación de contaminaciones venéreas.

Después de analizar propuestas de un tratadista que precisa las pruebas médico-legales, Alfonso Nieto García considera que los datos aportados por la bacterióloga se consideran una prueba absoluta que posee carácter de evidencia.

Por ejemplo, en un presunto caso de violación, si el reporte de laboratorio del flujo vaginal de la agredida nos informa de la presencia de espermatozoides, el médico al emitir concepto tiene la prueba absoluta de que hubo un coito con eyaculación.

Nieto García concluye haciendo un breve panorama de la situación de la Fiscalía General de la República que con sentido de actualización dota a Medicina Legal de equipos de biología forense en las principales ciudades del país que se convierten en laboratorios de apoyo bajo la responsabilidad de bacteriólogas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.