VOLVO CANCELA FUSIÓN CON LA FIRMA RENAULT

VOLVO CANCELA FUSIÓN CON LA FIRMA RENAULT

La empresa automotriz Volvo canceló su plan de fusionarse con la empresa estatal francesa Renault y destituyó al presidente de su junta directiva, Pehr G. Gyllenhammar, a raíz de la presión ejercida por accionistas suecos que temían verse dominados por la compañía francesa. El nuevo tono en el debate en Suecia contiene elementos serios de desprecio y sentimientos antiextranjeros , dijo Gyllenhammar en rueda de prensa.

03 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

El presidente de Volvo, Soren Gyll, dijo que el acuerdo con la Renault fue dejado de lado , además de ser cancelada una asamblea general de accionistas la próxima semana, fijada para votar sobre la creación de lo que habría sido la sexta firma automovilística del mundo.

Una nueva junta directiva decidirá el paso siguiente de Volvo. En París, Renault calificó de depolorable la decisión de Volvo y dijo que el plan de fusionar las empresas era justificable industrial y económicamente , así como equitativo para todos .

Gyllenhammar, que fue criticado por los accionistas suecos por haber negociado un acuerdo que según ellos perjudicaría sus intereses a largo plazo, anunció su renuncia al cabo de una sesión extraordinaria con Gyll y otros directores.

Otros tres miembros de la junta de directores renunciaron y un miembro de ese grupo, Bo Rydin, fue designado presidente interino.

Antecedentes El plan para fusionar las empresas fue recibido con entusiasmo por los accionistas y gremios de las dos compañías cuando fue anunciado en septiembre. Volvo es la principal empresa industrial de Suecia, mientras que la estatal Renualt es cuatro veces más grande que Volvo.

Pero en el debate sucitado en meses recientes, los suecos mostraron preocupación por tres asuntos: la fecha en que Francia privatizaría Renault, el uso que haría Renault de unas acciones preferenciales que teóricamente le permitían reducir la participación de Volvo en la empresa fusionada y si los trabajadores franceses serían protegidos a expensas de los suecos en caso de despidos.

A pesar del fracaso de la fusión, Renault posee todavía el 45 por ciento del capital de Volvo Truck (camiones), 25 por ciento de Volvo Car (automóviles) y 8,27 por ciento de su casa matriz AB Volvo.

Por su parte, Volvo posee todavía 20 por ciento del capital de Renault SA y 45 por ciento del capital de su filial Renault VI (vehículos industriales).

En Renault se subrayaba a menudo que el interés de la alianza era poder realizar substanciales ahorros de escala. Los estados mayores habían estimado que se podrían haber ahorrado de 30.000 a 42.000 millones de francos en diez años.

Pero este interés también provenía del hecho que Renault y Volvo decidieron no esconderse nada, para que los franceses pudiesen aprovechar la tecnología de los suecos y viceversa, en un sano intercambio de ideas.

Volvo tiene una cierta ventaja en materia de seguridad, pero Renault parecía mejor armado en todo lo que se refiere al chasis y el comportamiento de los vehículos en carretera. Es lo que en Renault se llamaba la dinámica de la alianza, que fue interrumpida este jueves por la noche.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.