UN PARAÍSO EN MEDIO DEL PARAÍSO

UN PARAÍSO EN MEDIO DEL PARAÍSO

El vehículo se moviliza por una carretera recta, depronto, gira hacia la izquierda y las palmeras le señalan el camino. Al final, una hermosa escultura llama la atención, que sólo se compara con la impresión que causa la belleza de la arquitectura donde en letras doradas resalta un nombre: Marazul. El interior también atrae. Columnas y pequeñas salas decoradas con elegancia, invitan a recorrer con la mirada todos los espacios. Uno de ellos, el lobby, conduce a una terraza donde el aire fresco indica que el mar está cerca.

02 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Y así, el gigante azul aparece ante los ojos como la más majestuosa de las visiones. Jardines enlazados como trenzas, salpican con sus colores la antesala de la marina.

A diestra y siniestra se observan caminos en medio de la vegetación, que se dirigen a las habitaciones, los restaurantes, la playa o el muelle. Debajo de las palmeras también se ven algunas bancas de mármol que invitan al descanso y a disfrutar de la sombra.

Pero el mar sigue lanzando sus llamados. Una inmensa piscina, rodeada de coloridas sombrillas, muestran que este es el territorio del agua azul.

Allí se contempla una playa exclusiva de un área considerable, donde seguramente se verán bellos cuerpos que insistirán en mantener su bronceado.

Y el muelle, que está muy cerca, se ve invadido por dormilonas desde las cuales no sólo se podrá descansar; también se verá el mejor panorama de la isla: la naturaleza en todo su esplendor.

Qué es? Este mágico lugar no es una pequeña isla perdida en uno de los siete mares. Tampoco es un elegante hotel de una de las islas del Caribe. Es el complejo hotelero más lujoso de San Andrés: Marazul.

Durante dos años, Desarrollo Empresarial S.A construyó esta obra, que hace unos días abrió sus puertas. La realizó pensando en los ejecutivos, gerentes y aquellas personas que no encuentran en Colombia un lujoso resort lejos del bullicio y con todas las facilidades y comodidades y por ello recurren a los que están ubicados en las islas del Caribe o la Florida.

Marazul espera llenar este vacío. Para esto escogió un apartado terreno de la belleza San Andrés invadido por la naturaleza, donde la tranquilidad y a la vez la diversión están presentes.

Para ello cuenta con todos los elementos: restaurantes, confortables habitaciones, discoteca, casino, deportes náuticos, marina, centro de convenciones...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.