RECORTE PRESUPUESTAL PONDRÁ EN JAQUE A CALI

RECORTE PRESUPUESTAL PONDRÁ EN JAQUE A CALI

Controversia por proyecto de Presupuesto. Los cobros de valorización son la esperanza. A la expectativa están las secretarías.

12 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Para muchos secretarios de despacho del municipio de Cali, el recorte contemplado en el proyecto de Presupuesto Municipal representará un atraso para la ciudad, pues la mayoría de recursos serán destinados a gastos de funcionamiento y no para la ejecución de grandes obras.

La razón, la capacidad de endeudamiento del municipio está copada y gran parte de los rubros serán para sanear esa cartera de la administración, aunque queda la esperanza de que los recursos no tributarios, como los cobros de valorización, salven el costo de las obras.

Las más afectadas son las dependencias operativas, como Desarrollo Comunitario, Obras Públicas, Visecali y Programas Especiales. Para Jesús Eduardo Montoya, contador de la primera de esas depencias, hay que adaptarse y darle prioridad a las obras urgentes como funcionamiento, cultura y recreación y dejar la inversión física para cuando haya plata en las arcas de la Secretaría. Se estima que un 40 por ciento de las obras pequeñas (andenes, calles y otras tareas comunitarias) quedan sin recursos.

El proyecto de Presupuesto pasó a estudio del Concejo. Según el alcalde Rodrigo Guerrero, el crecimiento en los gastos, ocasionado especialmente por el aumento de personal, las nuevas dependencias y secretarías, obligó a la administración a solicitar al cabildo la aprobación de altos rubros para el funcionamiento.

A ello se suma que a partir del próximo año el regimen prestacional obliga a hacer reservas y todos esos aumentos no se compaginan con el que se ha presentado en los ingresos corrientes del municipio.

El excesivo crecimiento de la deuda pública ha hecho que las últimas administraciones utilicen recursos de capital para la financiación de las inversiones, explicó el alcalde Guerrero, pues hasta 1988 el servicio de la deuda no se comprometía con más del 15 por ciento de los ingresos corrientes: ahora ha llegado al máximo permitido que es el 30 por ciento.

Por ingresos corrientes se han presupuestado los impuestos tributarios como el Predial Unificado y el de Industria y Comercio, con los que se espera recaudar el 90 por ciento, de no cumplirse se afectaría gravemente el funcionamiento y el servicio de la deuda pública.

En cuanto a los no tributarios, pero ellos serán para hacer un pre pago de la obligación que tenía el municipio, que era de 80.000 millones de pesos y se ha reducido a 60.000 millones. La idea es seguir restando la deuda y mermar los intereses mensuales que estaban en 2.503 mil millones de pesos y ya está en 2 mil millones dice la Tesorera aunque lamentó que no hubieran alcanzado a entrar a tiempo al mercado porque se perdió la oportunidad de obtener unos buenos ingresos.

Según Aparicio, el déficit ahora está controlado pero la cartera ordinaria alcanza los 40.000 millones que correspondían a los ingresos por bonos, pues de los 60.000 millones que estaban previstos para este año, el Ministerio de Hacienda autorizó 40.000. De esa cifra han ingresado 23.000 millones a través de la bolsa.

A algunas dependencias manifestó no se le han hecho los traslados por la situación económica y, en general, porque la cantidad prevista no está en caja.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.