UNIVALLE: NI CLASES NI SINDICADOS

UNIVALLE: NI CLASES NI SINDICADOS

El Consejo Académico respaldó al rector Jaime Galarza para que decida reapertura.

11 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Mientras que las directivas de la Universidad del Valle determinaron suspender hasta nueva orden las actividades académicas y pidieron la presencia de fuerza pública en el centro de estudio, estamentos docentes y estudiantiles calificaron de indiscriminada y violenta la respuesta de la Policía durante el incidente que costó la vida a un estudiante el viernes pasado.

El Consejo Académico de la institución, reunido durante más de diez horas, tomó la decisión de suspender las actividades de estudio; además, puso en manos de las autoridades competentes el esclarecimiento de los hechos y enjuiciamiento de los responsables.

Igualmente, el Consejo solicitó al Gobernador del Departamento la intervención de la fuerza pública en los predios de la institución con el fin de garantizar la seguridad de los miembros de la comunidad universitaria.

La muerte del estudiante de último año de Sociología César Adolfo García Sanclemente, ocurrió en momentos en que un grupo de estudiantes realizaba una marcha pacífica en conmemoración del asesinato de Norma Galeano, alumna de la universidad del Tolima. Aparentemente el disparo fue hecho con un revólver calibre 38 que no es de dotación oficial, pero eso no exime de culpa a nadie, dijo una fuente oficial.

Un comunicado de los docentes del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad del Valle pide que se lleve a cabo una investigación completa que esclarezca los hechos y establezca las correspondientes responsabilidades y sanciones. Además, que la rectoría y la oficina jurídica de la Universidad asuman un papel activo en la vigilancia del proceso judicial.

Los docentes señalaron que la respuesta policial fue violenta e indiscriminida. No se tuvo en cuenta que el campus universitario es un lugar de tránsito diario para miles de personas que no tienen nada que ver con lo pequeños grupos de provocadores que de vez en cuando a parecen en los predios de la Universidad y precisaron que la fuerza pública actúa para proteger a los ciudadanos, pero en esta ocasión volvió a dar muestras de brutalidad, tropeza e ineficacia.

Y que las autoridades universitarias del más alto nivel brillaron por su ausencia, quedó claro que ellas no poseen una pauta de conducta para el manejo adecuado de situaciones excepcionales.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.