EL GLORIA , 25 AÑOS DE HOMENAJE A GLORIA ZAWASKI

EL GLORIA , 25 AÑOS DE HOMENAJE A GLORIA ZAWASKI

Hace 25 años asistió en Bilbao (España) a la botadura del Buque Escuela ARC Gloria y ahora asistió en Cartagena a la celebración de sus bodas de plata. Son las dos únicas veces que ha estado presente en ceremonias oficiales del buque insignia de la Armada Nacional, de la cual es su madrina.

02 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Y como hecho curioso, nunca ha viajado en el. Se trata de Gloria Zawaski de Revéiz Pizarro, esposa del general Gabriel Revéiz Pizarro, quien como Ministro de Defensa en el Gobierno del presidente Guillermo León Valencia, impulsó el propósito de darle a la Armada un buque académico.

Fue a finales de 1965 cuando logró que el Gobierno aprobara su iniciativa, pero infortunadamente no logró ver cristalizada su obra. Sin embargo, en reconocimiento a su gestión se le dio al velero el nombre de su esposa, Gloria.

Gloria Zawaski de Revéiz Pizarro es una caleña emprendedora, que recuerda aún detalladamente el momento aquel y lo que sintió cuando su marido llegó a contarle la noticia.

Durante su intervención en la ceremonia de las bodas de plata del buque insignia, en Cartagena, la viuda, con lágrimas en los ojos pero con voz firme, conmovió con sus palabras a los asistentes que se encontraban a bordo del velero: Talante, erguido y amparado en un acto de fe, evoco el nombre y la memoria de Gabriel Revéiz y así mismo la de Benjamín Alzate Reyes, primer comandante del Gloria .

Nuevamente reiteró su afecto y devoción por el Gloria, el gran sueño de su marido, y por la Armada Nacional.

Los recuerdos de aquella época se pasearon por todos los rincones del Buque Escuela. Especialmente aquel día de 1967, cuando en Bilbao (España) asistió a la botadura de la majestuosa embarcación colombiana. Fue este un acto, aunque importante y de mucha alegría, conmovedor y triste para ella, quien meses antes había perdido a su esposo.

La pareja se conoció en 1947, cuando él era comandante de la Policía de Cali y ella llegaba apenas los 17 años. El galanteo duró un año, cuando se hicieron novios con la venia de las dos familias, y el matrimonio se realizó ocho meses después.

Fue una pareja ejemplar, de cuya unión nacieron siete hijos, unos caleños y otros bogotanos.

Paradójicamente ella nunca ha viajado en el Gloria pero, dice sonriente, espera que antes de que se cumplan otros 25 años pueda participar en uno de los cruceros en compañía de alguno de sus nueve bisnietos, pues ninguno de sus hijos siguió la carrera de su padre.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.