EMISOR BAJA SUS TASAS DE INTERÉS

EMISOR BAJA SUS TASAS DE INTERÉS

La reducción de las tasas de interés va en serio. Ayer, la junta directiva del Banco de la República disminuyó la rentabilidad que reconoce por los títulos oficiales en una clara señal al sistema financiero para que baje el costo del dinero, que ha alcanzado niveles inesperados.

30 de diciembre 1994 , 12:00 a. m.

En su última sesión de 1994, la junta del Emisor determinó reconocer a partir de hoy una rentabilidad máxima del 33 por ciento efectivo anual por los títulos de participación. Es decir, que la caída en las tasas de interés del Banco estará entre 0,5 y 2,5 por ciento.

Hasta el momento venía pagando intereses del 33,5 por ciento para los títulos emitidos a 90 días, 34,5 para los de 180 días y 35,5 por ciento para aquellos con vencimiento de un año. La decisión se conoció en el mismo momento en que la Superintendencia Bancaria reveló que incurrirán en delito de usura quienes cobren intereses superiores a 62,55 por ciento efectivo anual.

Las tasas de interés, que están desbocadas, tendrán que bajar. El Banco de la República dio ayer una señal clara en ese sentido, al disminuir la rentabilidad que reconoce por sus captaciaones con papeles oficiales.

La tasa máxima que reconocerá ahora el Emisor en los títulos de participación será del 33 por ciento efectivo anual para los papeles emitidos a 90, 180 y 360 días.

Esta decisión significa una caída en las tasas de interés del Banco de la República entre 0,5 y 2,5 por ciento, teniendo en cuenta que estaba reconociendo 33,5 por ciento para los títulos de participación emitidos a 90 días, 34,5 para los papeles a 180 días y 35,5 por ciento para los emitidos a 360 días.

Para el ministro de Hacienda, Guillermo Perry Rubio, la medida, adoptada en la última reunión del año de la junta del Emisor, refleja las expectativas de reducción en las tasas de interés en el mercado financiero y facilita aún más su descenso a partir de enero del próximo año.

La junta del Emisor está dispuesta a propiciar la caída en los intereses teniendo en cuenta que estos han llegado a extremos considerados peligrosos por las propias entidades de crédito.

Aunque muchos sectores son partidarios de una intervención directa sobre los intereses, la autoridad monetaria no comparte del todo esta tesis y prefiere que sean las fuerzas del mercado las que propicien la baja en las tasas.

Actualmente, la rentabilidad que el sector financiero para los ahorradores se encuentra en promedio entre 25 y 30 por ciento para cuentas de ahorro y hasta el 38 por ciento para certificados de depósito a término (CDT).

En el caso de los préstamos una entidad de crédito cobra intereses superiores al 50 por ciento anual. Si se trata de sobregiros los intereses pueden llegar, incluso, al 58 por ciento.

Esta situación es considerada como preocupante por los industriales que han insistido en una reducción de las tasas para bajar los altos costos financieros.

Recientemente, el Ministerio de Trabajo culpó a los altos intereses del estancamiento que se ha presentado en las últimas semanas en la generación de nuevas fuentes de empleo.

Faltan esfuerzos El sistema financiero consideró que si bien es cierto que se ha dado un paso adelante con una baja gradual de los intereses, es necesario hacer un mayor esfuerzo.

Intereses del 33 por ciento anual siguen siendo muy altos para 1995, frente a una meta de inflación del 18 por ciento , afirmó el presidente de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), Javier Fernández Riva.

Para el dirigente gremial, la rentabilidad que se reconoce en los títulos de participación emitidos a 90 días no debería superar el 26 por ciento anual.

El gremio sostiene que acudir a una intervención directa de las tasas de interés sería equivocado, pero en cambio se podría impulsar una reducción mediante una baja en los encajes (la porción de los depósitos que las entidades de crédito deben congelar en el Banco de la República).

Fernández señaló que en enero el sistema financiero no tendrá mayores problemas de liquidez, porque se avecinan pagos y las necesidades de financiamiento de las empresas y las familias colombianas son muy bajas.

La mayoría de personas se han sobreendeudado en diciembre y a partir de enero comienzan a pagar sus obligaciones.

Interés de usura El crecimiento de las tasas de interés del sistema financiero se vio reflejado en el interés de usura, que de acuerdo con la certificación de la Superintendencia Bancaria será todo aquel que supere el 62,55 por ciento efectivo anual.

Es decir, que incurrirán en este delito quienes cobren intereses superiores al porcentaje mencionado, en los próximos dos meses.

Esta cifra en superior a la que venía rigiendo para noviembre y diciembre del presente año y que estaba en 60,69 por ciento.

Así mismo, la Superintendencia Bancaria señaló que en las transacciones comerciales puede pactarse un interés que en ningún caso superará el 60,18 por ciento efectivo anual.

Los intereses pactados que excedan este porcentaje quedarán cobijados por las normas legales que pueden conducir a la reducción judicial de los intereses.

El interés bancario corriente certificado por la Superintendencia para los meses de enero y febrero de 1995 será del 40,12 por ciento efectivo anual.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.