LEY DE EDUCACIÓN PASÓ EN SENADO

LEY DE EDUCACIÓN PASÓ EN SENADO

La plenaria del Senado de la República aprobó ayer el proyecto de ley general de educación. Sólo queda que esta semana se reúna una comisión conciliatoria para que le dé su visto bueno, y pase a sanción presidencial. Al proyecto se le suprimió, únicamente, un artículo sobre financiación de la formación de los docentes privados, que decía que con base en los aportes que efectúen las instituciones educativas privadas al Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena) éste organizará programas de capacitación, convenidos con las instituciones de educación superior, teniendo en cuenta el concepto de las confederaciones y las asociaciones de educación privada .

01 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

La ministra de Educación, Maruja Pachón de Villamizar, dijo que la ley es una verdadera reforma y que revolucionará todo el sistema educativo. Se mostró convencida de que en el transcurso de esta semana la ley irá a sanción presidencial.

Por su parte, el senador ponente del proyecto, Gustavo Dájer Chadid, dijo que se había logrado crear un estatuto orgánico de la educación en Colombia, después de 90 años, que se convertirá en modelo para América Latina.

La propuesta inicial de los senadores Dájer Chadid y Germán Hernández Aguilera, que se componía de 254 artículos, sufrió varias modificaciones y algunos de sus artículos fueron suprimidos, porque eran repetitivos. Así mismo, se incorporaron otros.

Las críticas que recibió en un comienzo esta propuesta fueron más de forma que de fondo. El Ministerio de Educación le criticó su detalle, exceso de reglamentación y demasiada amplitud.

Entre los aspectos que se destacaron en el proyecto está el haber convertido el hombre en el centro de la ley. Además, porque el proyecto no sólo contempla la educacion formal sino tambien la informal, es decir, la que se imparte por fuera del sistema escolar regular o se adquiere de forma libre y espontánea, a través de personas, entidades, medios masivos de comunicación, medios impresos, tradiciones, costumbres y comportamientos sociales, entre otros.

El proyecto tiene en cuenta la educación especial y de adultos, los grupos étnicos, la educación campesina y rural y para la rehabilitacion social.

Uno de los aspectos de mayor impacto fue el relativo al acoso sexual. Se consagra que los educadores a quienes se les compruebe esta conducta contra sus alumnos serán excluidos definitivamente del escalafón. Se acordó que el término de la investigacóon de los maestros acusados será máximo de 30 días.

Así mismo, se establecieron criterios para controlar las tarifas de la educación, de tal manera que desaparezcan formas anormales de ingresos de algunos colegios.

Según el artículo 224, los establecimientos educativos no podrán exigir por sí mismos ni por medio de las asociaciones de padres de familia, ni de otras organizaciones de la institución, cuotas, bonos o tarifas fuera de las aprobadas por concepto de matrículas, pensiones y cobros periódicos.

La única salvedad que se hizo fue la de que los colegios privados sin ánimo de lucro podrán establecer un bono como aporte de capital, con destino al mejoramiento del establecimiento durante los cinco años siguientes.

Igualmente, se tratará de regresar a la jornada única para permitir que los niños permanezcan más tiempo en un ambiente educativo que los aleje de las malas influencias durante el tiempo en que no estén al cuidado de sus padres o maestros.

Otra de las novedades está en la imperiosa necesidad de que la sociedad y la familia participen en la dirección de la educación, por ejemplo, con la creación del gobierno escolar, donde cada colegio tiene en cuenta al rector o director, el consejo directivo y el consejo académico y, sobre todo, la participación de los padres de familia y los alumnos.

Del proyecto inicial, aprobado el 14 de diciembre del año pasado en la plenaria de la Cámara, fueron sustraídos todos los artículos que podían darle el carácter de ley estatutaria, para no correr el peligro de que la Corte Constitucional la declarara inexequible.

Fue por eso por lo que el proyecto quedó partido en dos: en ley estatutaria y en ley general. El proyecto de esta última en vez de disminuir aumentó casi al doble.

La ley estatutaria, por su parte, donde se regulan los derechos fundamentales, buscó recoger en 35 artículos los aspectos más importantes del derecho a la educación, como la redefinición de la naturaleza, fines y principios de la misma.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.