DON QUIXOTE NO PIERDE EL PASO

DON QUIXOTE NO PIERDE EL PASO

01 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Naturalmente, para emprender una faena de tales proporciones ha resultado necesario recurrir a los más destacados bailarines profesionales disponibles en el país y cubrir así el amplio reparto de personajes previstos en el argumento. La versión que verá Bogotá, adaptación de Ana Consuelo Gómez, sigue la puesta en escena de Mijail Baryshnikov, a su vez basada en el original de Marius Petipa de 1868.

Para su ballet Petipa seleccionó un capítulo del Quijote de Cervantes, concretamente el difícil romance del barbero Basilio y Kitri. Aunque tanto Don Quijote como Sancho aparecen en el ballet, no son los protagonistas desde el punto de vista coreográfico. Para los papeles de Kitri y Basilio se cuenta con dos bailarines profesionales, Nora González quien en el pasado reciente se desempeñara como solista del Ballet de México, y Alvaro Palau, egresado de Incolballet, solista del Ballet Contemporáneo de Caracas.

Para los coprotagonistas, Mercedes y el torero, se tiene la presencia de Marina Villanueva, solista del Ballet Nacional de Cuba, una figura profesional de primer orden y Anthony Giraldo, uno de los más destacados jóvenes talentos de la actualidad, con importante técnica y presencia en la escena.

Con los dos gitanos la actuación de Adriana Dávila, actriz de televisión que desde muy niña ha practicado el ballet clásico y el bailarín cubano ex miembro del Ballet Nacional de Cuba Roger Almaguer.

Los personajes etéreos del acto blanco, el sueño de don Quijote, tienen la actuación de los dos más importantes jóvenes talentos de la danza clásica en el país, bailarinas que ya preparan su salida al exterior para continuar su formación académica: Martha Pérez, con tendencia al virtuosismo hará el Cupido, y Alejandra González, de línea lírica será el Sueño de amor .

Además los estudiantes más avanzados son el Corp de Ballet. Un trabajo que ha implicado prácticamente medio año de preparación y ensayo permanente.

Adicionalmente se presentan dos Pas de deux, el primero de estética neoclásica Nocturno, es coreografía de Jaime Díaz quien lo baila con Nora González, el segundo tiene influencias contemporáneas y se concibe en los trabajos de inspiración griega de Isadora Duncan, coreografía de Ana Consuelo Gómez para Mrisel y Anthony Giraldo.

La función abre con trabajos coreográficos infantiles: Fantasía de Navidad y Aladino, en los dos casos coreografías también de Ana Consuelo, de hecho el futuro del ballet clásico en Bogotá.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.