NO HAY REMEDIO A LA VISTA PARA INUNDACIONES

NO HAY REMEDIO A LA VISTA PARA INUNDACIONES

Sólo la construcción de redes de alcantarillado suficientes pondrá término a las inundaciones que padece Bogotá cada vez que llueve, dijo ayer categóricamente el gerent5e de la Emjpresa de Acueducto, Francisco Javier Ochoa, quien advirtió además que de llegar a fallar uno de los jarillones del río Bogotá, donde se halla el sistema de bombeo de aguas lluvias, las inundaciones no afectarán a 200 familias como ocurrió el pasado lunes en el barrio Manzanares, sino que el número será superior a las 20.000 y podría presentarse una catástrofe. Cabe anotar que en ese sector, el occidental de Bogotá, hay por lo menos una veintena de barrios que se encuentran dos metros por debajo del nivel del rio.

01 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

En la actualidad, solo el 65 por ciento de los barrios de la ciudad tienen alcantarillado de aguas lluvias y negras, y el otro 35 por ciento carece de este servicio, lo cual los coloca en una situación de peligro.

En concepto del funcionario, Bogotá tiene un atraso de 20 años en el sistema de alcantarillado y para ponerse al dia se necesitan con urgencia 500 millones de dólares que la administración está gestionando con el Banco Mundial.

Dijo que para conseguir este dinero se requiere que el concejo autorice a la EAAB el endeudamiento y que el Gobierno Nacional dé los avales, es decir las garantías de la deuda.

Ochoa calificó la situación de bomba de tiempo y señaló que entre más nos demoremos será peor, porque el problema se irá creciendo .

A esto se suma la falta de equipos para atender las inundaciones en la parte donde existe alcantarillado.

La EAAB solo tiene siete Vactors en servicio para destapar sumideros y alcantarillas mientras otros ocho se encuentran varados en el taller por falta de repuestos. Medellín que está en una pendiente y por lo tanto no corre peligro de tantas inundaciones, cuenta con 14 de estos aparatos.

De la misma manera carece de suficientes equipos a chorro, de varilla para destapar cañerías, retroexcavadoras, tractores, palas mecánicas y volquetas. De estas últimas hay 21 en servicio y 20 mas están inservibles.

El gerente de la entidad dijo que al menos en lo que respecta a este invierno no hay solución para las inundaciones, y anunció la llegada de algunos equipos que solo estarían en funcionamiento para el próximo invierno previsto para abril del año entrante.

Explicó que una parte de estos equipos serán comprados con recursos propios, y que el resto se adquirirá con el préstamo en yenes que los japoneses concedieron para el embalse de San Rafael. Para esto se está solicitando autorización a ese país.

El funcionario dijo que hay esperanza de que para el próximo invierno la EAAB cuente con mejores equipos para afrontar las inundaciones y que en caso de que en abril no se hayan podido comprar, se alquilarán para frontar las emergencias. Recalcó que esto es un paliativo para el mal.

Ochoa dijo que no habrá solución definitiva al problema de las inundaciones mientras no se construyan nuevas redes de alcantarillado, haya suficientes estaciones de bombeo, se separe el alcantarillado de aguas lluvias del de aguas negras, se concientice a los bogotanos para que no boten la basura a las alcantarillas, canales y lechos de los ríos, y se controle las canteras.

Señaló que durante los primeros embates invernales se presentaron inundaciones en las avenidas Boyacá, 68 y Ciudad de Quito, especialmente, y en barrios residenciales como Perdomo, El Motorista, Galixia, La estancia, Los Naranjos, Los Laureles, Villa Suaita y San Blas.

Según el funcionario, el problema mas delicado se vivió en el barrio Perdomo, en donde un proceso de urbanización en la parte alta (Ciudad Bolívar) provocó el taponamiento general del alcantarillado. Cerca de 500 toneladas de tierra tendrán que ser recogidas en colaboración con la Secretaría de Obras para normalizar la situación.

La EAAB dispuso un horario ininterrumpido del personal del área operativa para poder enfrentar las emergencias que se presenten con ocasión del incremento de las lluvias en la ciudad.

ZONAS DE ALTO RIESGO La Empresa de Acueducto entregó la siguiente relación de sitios susceptibles de inundaciones y otras emergencias y dijo que en esos lugares se mantienen bajo vigilancia permanente: FONTIBON. De la carrera 100 a la carrera 125 con calles 22 a 31. Esta parte de Bogotá no tiene alcantarillado de aguas lluvias y los sumideros fueron conectados a la red de aguas negras. En condiciones normales Fontibón evacúa sus aguas limpias y servidas a través de la Estación de Bombeo que saca cerca de cuatro metros cúbicos por segundo al cauce del río Fucha.

FLORIDABLANCA NORTE. De las calles 70 a 72 entre carreras 86 y 96, Bochica y Bachué, son barrios construídos con normas mínimas por parte de entidades del Estado bajo las condiciones de vivienda social. Las redes oscilan entre las cuatro y las 10 pulgadas, pero el alto número de habitantes hace imposible el funcionamiento adecuado de los desages.

LAS FERIAS. En este sector, específicamente en el área comprendida entre la avenida calle 68 y la autopista a Medellín y las avenidas 68 y 72, el agua se devuelve por los sifones de las viviendas cuando el cauce del Río Salitre aumenta. Esta situación es provocada por la imposibilidad que tiene la empresa para realizar un dragado permanente, ya que la ronda se encuentra invadida en varias partes. El problema es aún mayor por la gran cantidad de basura que se bota al lecho del rio.

GALERIAS. Entre las carreras 24 y avenida Ciudad de Quito y calles 49 y 59. Esta parte soporta la gran densificación que ha experimentado la ciudad de la carrera 7a. al oriente y que convirtió en edificios las casas unifamiliares de la zona. Las redes de alcantarillado son combinadas y su diámetro es insuficiente para el volumen de aguas.

EDUARDO SANTOS. Y San Bernardo, ubicados entre las carrera 10a. y 24 y las calles 1a. y 5a., tienen alcantarillado mixto que por su diámetro es insuficiente, ya que debe soportar los caudales que bajan de los cerros orientales a través del barrio Las Cruces.

En la transversal 93, es decir la via de los moteles entre la avenida Eldorado y la calle 67 la colmatación del vallado por donde desaga la zona, con elementos no reciclables origina inundaciones en esa parte de la ciudad.

PRADO VERANIEGO. A la altura de la autopista Norte hacia el occidente entre las calles 127 y 138. En su primer desarrollo el barrio tenía un alcantarillado combinado. Luego se densificó técnicamente y las redes de aguas lluvias se construyeron separadamente, pero las domiciliarias y sumideros no fueron conectadas a ellas.

GAITANA Y TIBABUYES. Desde la carrera 113 a la 120 entre las calles 133 y 139. El alcantarillado pese a trabajar separadamente es insuficiente por la gran cantidad de basura que arrastran las aguas de la parte alta de Suba, y además porque las pendientes de la instalación de tubería son mínimas. Más de 200 viviendas del barrio Lisboa, ubicado a orillas de la Laguna de Juan Amarillo se encuentran en constante peligro de inundación. Los urbanizadores piratas que vendieron los lotes les dejaron a los habitantes un bombeo para aguas negras y lluvias con motobombas casi obsoletas. Igualmente 60.000 familias del barrio Santa Cecilia, ubicadas en la ronda del rio Bogotá están amenazadas permanentemente.

En la parte sur de la ciudad hay decenas de barrios vulnerables a problemas de inundaciones, debido a que no cuentan con el sistema de aguas lluvias y en otros casos se localizan en las rondas del rio Tunjuelito o de las qubradas La Carbonera y Chiguaza.

USME. En esta sona por las grandes invasiones de tierra los barrios Santa Librada, La Aurora, Barranquillita y Santa Marta presentan los mayores riesgos de inundación.

SAN BENITO. Sector residencial e industrial; permanece inundado en épocas de lluvias y aún en verano por la saturación de la red de alcantarillado a donde llegan los desperdicios que se botan luego de curtir los cueros.

LUCERO ALTO, MEDIO Y BAJO. Uno de los casos paradójicos se vive en estos tres sectores y en Jerusalén, Manuela Beltrán, Argentina, Medina, La Loma, Candelaria la Nueva (Ciudad Bolívar) donde los habitantes lograron que se pavimentaran sus calles pero sin construir la red de aguas lluvias y debieron conectar el desage domiciliario y los sumideros a una red de aguas negras insuficiente.

BOSA. De la calle 1a. a la 12 entre carreras 1a. hasta el río Bogotá, se encuentran en peligro de inundación constante los barrios La Despensa, Los Naranjos, Carlos Albán, Los Laureles, Piamonte y Palestina, entre otros.

Los barrios Perdomo, La Estancia, Cazucá y el Motorista son afectados en época de invierno por las avalanchas que provoca la quebrada La carbonera.

El gerente de la EAAB, Francisco Javier Ochoa Franco, dijo que las plantas de bombeo de aguas negras de El Salitre, Gran Colombiano, Fontibón, Patio Bonito, Villa Gladys, San Benito, Tintalito y Sauzalito, se encuentran en plena capacidad operativa y que se ha previsto un mantenimiento acorde con las necesidades.

Un 40 por ciento de las aguas negras y lluvias que debe evacuar la capital del país se moviliza mediante el sistema de bombeo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.