EN RIOSUCIO SÍ SUPIERON CÓMO EXPLOTAR EL BOSQUE

EN RIOSUCIO SÍ SUPIERON CÓMO EXPLOTAR EL BOSQUE

Un testimonio y una propuesta al país hacia el desarrollo sostenible . Así define el presidente de Pizano S.A., Rafael Matallana Fajardo, el libro Balsa hacia una cultura del bosque, lanzado ayer por esa compañía. El pasado 3 de mayo, al cumplirse el término del permiso de aprovechamiento forestal sobre 19.000 hectáreas de la zona La Balsa, en el municipio de Riosucio (Chocó), Pizano S.A. devolvió esos terrenos al Gobierno colombiano.

01 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

El libro narra cómo durante 12 años la empresa extrajo de La Balsa la madera para abastecer la mayor parte del mercado colombiano de tríplex y táblex, utilizando técnicas de manejo sostenible que permitieron hacer de La Balsa un bosque tan valioso para Colombia como lo era hace 12 años .

El texto también presenta una propuesta para la creación de una cultura que garantice el futuro de los recursos naturales del país.

La nueva publicación, a cuyo lanzamiento realizado el lunes en el Jockey Club asistió el presidente Gaviria, muestra el proceso de vida del catival, bosque de cativo (Prioria Capaifera).

Los cativales se encuentran en Colombia en las llanuras de los ríos Atrato y León y sus afluentes en la cuenca del Golfo de Urabá.

Y el libro muestra el proceso de vida de esta especie y conjuga los aspectos humanos, sociales, culturales y pedagógicos que rodean el tema.

Así, se puede ver la historia de los bosques del Darién desde los tiempos primigenios hasta nuestros días, con énfasis en la potencialidad del recurso forestal y con un análisis de su actual problemática. El complemento de ello es la alternativa de manejo sostenible llevada a cabo durante los 12 años de manejo.

En La Balsa, Pizano desarrolló un plan de ordenamiento forestal, tecnificado y con alcance social en lo que podría considerarse una propuesta de desarrollo sostenible del bosque. Allí prácticamente se personalizó cada árbol a beneficiar, se dejaron áreas sin intervenir que sirvieron como refugio de fauna y bosques testigos de la experiencia.

Los mejores ejemplares se conservaron en cada parcela como porta- granos, semilleros o padres grandes, que garantizaron con su cimiente la repoblación natural del cativo. De cada hectárea del catival, en la que se encuentran más de 600 árboles pertenecientes a 90 especies, se extrajeron solamente en promedio 11,5 árboles, de acuerdo, tanto con las necesidades de materia prima de la empresa, como con la capacidad de equilibrio del bosque para ofrecer sus recursos y recuperarlos en un verdadero silo de cosechas de madera , dice Matallana en la presentación del libro.

Y agrega que con este documento, Pizano invita al país a reconocer, analizar y proponer una política forestal que dé respuesta y ofrezca alternativas a las causas reales y profundas de la colonización. De no hacerlo, las selvas desaparecerán con su extraordinario y aún desconocido tesoro de boidiversidad y reserva genética, patrimonio nuestro y de las generaciones futuras .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.