CUANDO ESCRIBIR ES TAN DIFÍCIL COMO SER MUJER

CUANDO ESCRIBIR ES TAN DIFÍCIL COMO SER MUJER

En el plano mítico el espíritu no tiene sexo, pero en las sociedades latinoamericanas las mujeres escritoras debieron luchar desde siempre para tener derecho a escribir y a publicar obras literarias en un mundo dominado por los hombres, como lo demuestra la colombiana Luisa Ballesteros Rosas, en su libro La femme écrivain dans la société latino-americaine.

27 de diciembre 1994 , 12:00 a. m.

Esta obra (La mujer escritora en la sociedad latinoamericana), que saldrá dentro de poco en español, es parte de la tesis que sirvió a Luisa Ballesteros Rosas para obtener su doctorado en letras en la universidad de la Sorbona, bajo la dirección del profesor Jean-Paul Duviols.

Historia literaria e historia social, el libro de Luisa Ballesteros Rosas saca a la luz personalidades y obras desconocidas en gran parte, participando también ella en la lucha por el conocimiento y el reconocimiento de la creación femenina en América Latina, haciendo suya la fórmula de la brasileña Nélida Piñon, quien sostiene que la buena literatura no tiene sexo , precisa Duviols en la introducción.

El libro, escrito con mucha fluidez, arranca con la presentación de la vida y la obra de Sor Juan Inés de la Cruz, y termina evocando a escritoras contemporáneas como la brasileña Clarice Lispector, la mexicana Elena Poniatowska, la chilena Isabel Allende, la uruguaya Cristina Peri Rossi, la cubana Mayra Montero, la salvadoreña Claribel Alegría y la colombiana Marvel Moreno.

Encierros de libertad Luisa Ballesteros sostiene la tesis de que en el siglo XVII las mujeres buscaban sobre todo librarse de las normas de la sociedad patriarcal, y por eso aceptaron encerrarse en los conventos para poder dar libre curso a su imaginación y a su creatividad .

En el Nuevo Reino de Granada, la actual Colombia, se dio el ejemplo de la Madre Francisca Josefa de Casillo, a quien el historiador Darío Achurry Valenzuela considera una precursora del pensamiento analítico proustiano .

Las ideas liberales del Siglo de las Luces favorecerán la educación femenina, permitiendo que las mujeres comiencen su emancipación y también que se dediquen a la enseñanza, sobre todo las propias religiosas, en países como Chile, Argentina y Perú.

En el siglo XIX, aun cuando la educación de las mujeres sigue siendo mediocre -sostiene Luisa Ballesteros- bajo la influencia evidente de Madame de Stael y de George Sand, las ideas de emancipación femenina encuentran eco en Argentina en la poesía de Juana Manso, de Rosa Guerra y, en Cuba, en los escritos de Gertrudis Gómez de Avellaneda .

Diplomas de rebelión La peruana Clorinda Matto de Turner (1854-1909) será la primera en tratar el problema del sojuzgamiento de los indígenas en su novela Aves sin nido (1889).

El trabajo de Luisa Ballesteros Rosas permite al lector saber que la primera universidad latinoamericana en abrir sus puertas a las mujeres fue la de Chile, en 1877.

En 1884 la primera mujer dentista obtenía su diploma y, en 1889, las primeras mujeres doctoras en medicina salían de la Universidad. Ese mismo año México y Argentina otorgaban sus primeros diplomas a algunas mujeres médicos y la primera mujer arquitecta recibía su diploma en el Salvador. Las primeras mujeres abogadas chilenas y mexicanas salieron de las universidades en los últimos años del siglo XIX , recuerda la autora.

En sus albores, la escritura femenina -que, advierte Luisa Ballesteros, no debe confundirse con su crispación polémica, la literatura feminista - no es un oficio propiamente dicho sino una manera de liberarse del peso de las tradiciones .

En las primeras décadas del siglo XX las mujeres escriben sobre todo autobiografías porque ese género literario corresponde a una necesidad de diálogo y de comunicación imposible hasta entonces . Cita como ejemplo a la argentina Victoria Ocampo.

La colombiana recuerda también que la sociedad de comienzos de siglo se escandalizó con el lirismo de las poetas del amor , expresión auténtica de sensaciones puramente femeninas. Gabriela Mistral, Alfonsina Storni, Delmira Agustini, todas las poetisas de su generación rompieron tabúes del lenguaje , sostiene.

En su conclusión, Luisa Ballesteros Rosa señala que en la actualidad las mujeres escritoras de América Latina salieron del ostracismo de los pasados siglos y hacen oír sus voces en todos los registros de la vida intelectual .

La tarea de las mujeres que escriben, asegura acaso por su propia experiencia, se asocia cada vez más estrechamente al inmenso proyecto de la literatura latinoamericana que se ha dado por misión reconciliar a América Latina con su memoria, y expresar las tensiones complejas de su interioridad colectiva .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.