UNA NAVIDAD EN MEDIO DE LA SELVA

UNA NAVIDAD EN MEDIO DE LA SELVA

Carlos Cristancho tiene 21 años y es soldado regular desde hace 11 meses. Por eso esta Navidad no la pasará en su casa, en Mesitas del Colegio. El estará de guardia en una de las bases del Comando Unificado del Sur, en Leticia (Amazonas) o en cualquier punto de la selva. Como sus compañeros.

24 de diciembre 1994 , 12:00 a. m.

Pero este soldado recibió el miércoles una gran sorpresa. El militar de más alto rango, el general Camilo Zúñiga, fue hasta su batallón en Leticia, le entregó un regalo de Navidad, le dio un apretón de manos y le dio las gracias por prestar sus servicios al país.

Regalo en mano, Cristancho volvió a la fila. Y empezó a recordar lo que minutos antes le había dicho el general: que esta Navidad probablemente ninguno de ellos iba a estar en la casa, pero que era el momento de dar y que el mejor regalo que podían hacerle al país era garantizar que las celebraciones fueran en paz.

En el futuro -así se los dijo Zúñiga- seguro estarán otros militares reemplazándonos, nosotros estaremos ya en la vida civil, incorporados a la sociedad, y entonces les agradeceremos a ellos el sacrificio .

Cristancho hace parte de una de las compañías de la Infantería de Marina que conforman el Comando Unificado del Sur, uno de los cuatro sitios en medio de la selva y en los lugares apartados del sur y del oriente de Colombia que durante dos días visitó el comandante General de las Fuerzas Militares acompañado por un grupo de altos oficiales de ese comando.

Zúñiga y su comitiva recorrieron, llevando regalos y saludos de Navidad para los soldados y policías, las bases militares y de Policía de Villavicencio, Leticia, Puerto Carreño y Arauca.

En Villavicencio, el primer lugar que visitó, Zúñiga recibió los honores de la guardia de la IV División y después explicó a los soldados la razón de su presencia allí.

Hoy no quiero recibir honores -dijo-. Hoy vine a rendirles un honor a ustedes. Vine a decirles que gracias a ustedes las Fuerzas Militares pueden cumplir con la misión de mantener el orden y que gracias a ustedes la gente todavía puede salir de vacaciones y disfrutar de la Navidad .

Los militares partieron con destino a Leticia. Allá, en la sede del CUS saludaron a infantes de marina, soldados del Ejército y de la Fuerza Aérea y policías que integran esa unidad armada.

La soberanía A ellos, Zúñiga les recordó que son el estandarte de la soberanía colombiana y que más que un lugar simbólico, lo que el país necesita en sus fronteras es gente como ellos dispuesta a defenderlo. Aunque ellos saben que esa frontera no es tan caliente como otras.

Esto es como si no fuera frontera -dijo un infante de marina-. A uno lo mandan a patrullar pero no es que haya mucho. Lo rico es que cuando uno tiene permiso puede ir a Tabatinga y entonces ya puede contar que estuvo en el extranjero. Casi nada, en Brasil y claro, hay mujeres bonitas para ver .

Por la noche, infantes, soldados y policías se reunieron de nuevo, pero esta vez olvidaron los honores a sus superiores y se dedicaron a cantar y a rezar la Novena. Y cuando terminó, de nuevo volvieron a ser soldados responsables de la tranquilidad.

Zúñiga abandonó Leticia y se fue al extremo oriental del país, Puerto Carreño. Una lancha vieja pintada de verde y una brillante ancla azul fue lo primero que encontró en la sede de la Fuerza Fluvial de Oriente. Los anfitriones eran los marineros.

También les recordó que representan la soberanía nacional. Las sonrisas no faltaron allí cuando el general Zúñiga y el director de Infantería de Marina, general Octavio Gnecco Iglesias, entregaron los regalos. Pero entre todos había un soldado que parecía más feliz. Recibió un sobre con dinero, mucho más de la prima que recibe mensualmente por prestar el servicio militar. Por eso, su inocultable rostro de alegría lo delató y terminó contándoles a sus compañeros cuánta plata le habían dado. Esta platica me sirve para esta Navidad , dijo mientras guardaba entre su bolsillo y bien doblado el sobre que contenía el dinero.

Después del saludo de Navidad los marinos decidieron hacer una demostración de sus habilidades en el agua.

Desde el sitio más alto del municipio, Zúñiga y su comitiva observaron la simulación de un retén a una balsa en movimiento. El escenario no podía ser mejor: la confluencia de los ríos Meta y Orinoco.

Mientras tanto, abajo en el apostadero del puerto los militares se preparaban para esperar al general Zúñiga. El último saludo en Carreño fue para ellos.

El avión partió de nuevo. Esta vez los militares iban para Arauca. La entrega de los regalos tuvo un ingrediente especial: 38 grados de temperatura. Zúñiga les dijo a los miembros del Comando Operativo # 2 y a los policías del departamento que las relaciones con Venezuela deben seguir siendo cordiales, que el vecino país es amigo de Colombia y que su misión es conseguir que la población civil esté siempre del lado de las instituciones.

Los uniformados ya sabían eso. Todos los días conviven con el miedo de la gente y luchan contra él. Aquí esto es difícil -dijo un oficial del Ejército-. No es fácil pelear con el escepticismo y todo el tiempo tenemos que buscar solidaridad. Así que en estas fiestas lo que hacemos es tratar de entrarle a la gente y de mostrarles que somos sus amigos .

La Navidad en el Comando Operativo será, como en todas las unidades militares del país, como un día más de trabajo, sólo que, sin perder de vista el mantenimiento de la tranquilidad, militares y policías estarán más alegres y sacarán unos minutos para cantar un villancico y pensar en sus familias.

Fredy, un reportero El miércoles pasado el Comandante de las Fuerzas Militares, general Camilo Zúñiga, concedió la entrevista más particular desde cuando asumió el cargo. El cabo segundo Fredy, el más popular de la IV División del Ejército, puso en marcha su grabadora y le pidió que saludara a los oyentes de su programa.

El joven suboficial tiene vocación de periodista. Por eso se encargó de conseguir que una emisora local le permitiera hacer cada ocho días, todos los sábados, un programa de media hora llamado El Llano y su Ejército.

Y aunque el programa tiene varias secciones, sin duda la de mayor éxito es Desde la Trinchera te Escribo . Ese es el espacio dedicado a los soldados que escriben desde las bases militares de todo el oriente para saludar a sus amigas, a sus familiares, o simplemente para solicitar que los complazcan con alguna canción .

El cabo Fredy se ha encargado de que el programa se mantenga. Para la emisión de hoy tiene una novedad: la entrevista con su comandante, el general Zúñiga.

La paz se consigue unidos El saludo de Navidad y Año Nuevo del Comandante de las Fuerzas Militares fue un llamado a la unión de todas las fuerzas de la sociedad para que trabajen conjuntamente en la búsqueda de la paz y la tranquilidad.

Deseamos que unidos en una férrea comunidad de propósitos logremos enrumbar definitivamente hacia metas de concordia y de paz formando un solo haz de voluntades para que los planes de nuestras autoridades civiles en todos los niveles encuentren debida resonancia y podamos así militares, policías sacerdotes, pastores, jueces, profesionales de las más diversas ramas, maestros, industriales, comerciantes, artesanos, gente de la ciudad y del campo, sentir en nuestras almas que nos aguardan a todos horas más felices , dijo el oficial.

Zúñiga entregó ayer el tradicional saludo de Navidad en el que hace un reconocimiento a quienes murieron en cumplimiento de su deber en 1994 y a sus familiares a quienes en esta Navidad va nuestro reconocimiento y constante gratitud .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.