LOS PRESOS TAMBIÉN CONCURSAN

LOS PRESOS TAMBIÉN CONCURSAN

Osos azules, perros rosados y camellos con cara de burro forman parte del pesebre elaborado en plastilina por los internos del pabellón séptimo de la Cárcel Modelo, y que ganó el primer puesto en el concurso de pesebres promovido por la Fundación para la Rehabilitación Carcelaria en cada uno de los centros de reclusión del país.

23 de diciembre 1994 , 12:00 a. m.

El segundo lugar fue para el pabellón de enfermos de sida, cuyos únicos cuatro ocupantes recurrieron al estropajo para la elaboración de las alargadas figuras de San José, la Virgen María y los Reyes Magos.

Según el director de la Modelo, coronel Alonso Medina Alarcón, se trataba de premiar el ingenio, el esfuerzo y la iniciativa de los reclusos, dependiendo de la situación personal de cada grupo.

Fue por eso que se estableció una segunda categoría, cuyo primer premio recayó en los internos del pabellón siquiátrico, en cuyo pesebre se destacó sobre una pared el nacimiento del Niño Jesús en viruta de madera, papel maché, algodón, paja y retazos de costal.

A un lado de este pesebre pegaron un letrero que decía locura sin cura .

La creatividad fue la nota destacada en cada uno de los ocho pabellones. En el patio cuarto, por ejemplo -el de los reincidentes- sus internos adornaron los corredores con faroles hechos con vasos plásticos desechables, e hicieron su pesebre a partir de materiales recogidos en la basura del penal, como icopor, alambres retorcidos, pedazos de madera y cartón sobrante.

Como si se hubieran puesto de acuerdo primó el uso de materiales propios , y en muy poca proporción se recurrió a elementos de la calle .

Fue por eso que el pesebre del pabellón quinto -el de los pudientes - no obtuvo premio. Porque aunque se destacaban sus Reyes Magos, la Virgen y San José elaborados en inmensas láminas de aluminio que luego recortaron y pintaron en vivos colores, los demás elementos habían sido comprados afuera, y se ajustaban a la idea de un pesebre tradicional.

El concurso es promovido a nivel nacional por la esposa del ministro de Justicia, Claudia Beltrán de Martínez, quien en el caso de la Cárcel Modelo presidió el jurado, integrado además por la esposa del director del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), Marina de Peláez, el director de la Cárcel Modelo y una de sus sicólogas, Tatiana Kostina.

Según el director de la Modelo, el propósito es crear condiciones anímicas en los internos que favorezcan su rehabilitación y reinserción a la sociedad .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.