DRAMA DE 500.000 DESPLAZADOS

DRAMA DE 500.000 DESPLAZADOS

Me quemaron la casita y los animales ... Creían que yo era un sapo ... Estábamos amenazados ... Iban a secuestrar a mi hijo ... Teníamos mucho miedo ... La guerrilla se quería llevar a los jóvenes ...

20 de diciembre 1994 , 12:00 a. m.

Estos son solo algunos de los testimonios de familias que se han visto obligadas a abandonar sus tierras, sus cosechas o sus pequeñas casitas y trasladarse a otras regiones en busca de paz y tranquilidad.

Son desplazados por la violencia en Colombia. Miles de personas que engrosan una larga lista de desempleados, abandonados, amargados y desesperanzados. Gente que clama a gritos ayuda, que tiene deudas con corporaciones financieras, que no sabe trabajar, algunos ni siquiera leer ni escribir, solo sabían sembrar y arar, que no tiene un techo para vivir.

Así hay entre 544.801 y 627.720 personas desplazadas por razones violentas en los últimos diez años, según el informe final del estudio sobre Derechos Humanos y Desplazamiento Interno en Colombia , realizado por la Conferencia Episcopal de Colombia.

El promedio de desplazados es 586.261 personas que integran 108.301 hogares .

Muchas causas Aunque, según la Iglesia Católica es difícil establecer una división tajante entre las causas provocadas por el conflicto armado interno y la violencia política que genera y las causa económicas que aducen los desplazados para salir de las zonas afectadas, no se puede desconocer la presencia de la guerrilla, el secuestro, la extorsión, el boleteo, los paramilitares y otras que obligan a la gente a marcharse .

La guerrilla ha ampliado su radio de acción en el país, acude al homicidio fuera de combate, el secuestro, el reclutamiento forzoso de jóvenes, utilización de armas de efecto indiscriminado (minas quiebrapatas), entre otras formas de violencia que provocan desplazamiento .

Paramilitares y grupos de autodefensa, componentes de la justicia privada que pretendió combatir a la guerrilla, son responsables de múltiples masacres, homicidios fuera de combate, reclutamiento forzoso, amenazas, atentados, tratos crueles y tortura contra la población civil no combatiente .

En cuanto a la Fuerza Pública los desplazados se refieren a las Fuerzas Militares, la Policía Nacional y el DAS como responsables de atropellos, amenazas, torturas, exceso de autoridad, acción conjunta con grupos paramilitares, bombardeos y ametrallamientos indiscriminados, violaciones, robos, y desapariciones forzadas .

A esta lista se unen las Milicias Populares, la explotación esmeraldífera en el occidente de Boyacá, el narcotráfico que es responsable del 2.56 por ciento de desplazamientos (cultivo de marihuana, coca, amapola y el procesamiento y comercialización de sustancias sicotrópicas).

Y no podían faltar las enemistades con los vecinos, con la propia familia, el sicariato, los terratenientes, filiaciones políticas, pensamientos religiosos y hasta divergencias con profesores y maestros, y otras causas desconocidas.

En general, la Iglesia resume las causas así: las amenazas son responsables del 46 por ciento; atentados, 11.24; homicidios, 16.94; torturas, 4.76; bombardeos, 2.05; desalojo, 6.12; coacción, 3.65. otros 9.24 Mapa nacional A partir de su investigación la Conferencia Episcopal elaboró el mapa del desplazamiento forzoso, según el cual los departamentos de los cuales se vieron obligados a salir la mayoría de los desplazados son: Antioquia, Santander, en primer lugar; luego, Meta, Córdoba, Boyacá, Cauca, Bolívar, Norte de Santander, Cesar, Arauca, Magdalena, Cundinamarca, Caquetá, Valle, Tolima, Huila, Sucre y Caldas. En porcentajes no menos preocupantes: Nariño, Casanare, Quindío, Guaviare, Guajira, Chocó, Putumayo y Risaralda.

En cambio, los departamentos que más reciben población desplazada son: Cundinamarca, Santander, Antioquia, Córdoba, Norte de Santander, Boyacá, Atlántico, Bolívar, Cauca, Arauca, Valle, Magdalena, Meta, Sucre y Caquetá. En menor proporción Huila, Cesar, Nariño, Caldas y Tolima. Y las ciudades que más reciben Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga, Barrancabermeja, Girón, Montería, Villavicencio, Apartadó, Cartagena, Cúcuta, Sincelejo, Santa Marta, Ciénaga, Palmira, Arauca, Tunja, Sogamoso, Duitama, Ocaña, Pasto Florencia, Valledupar, Ibagué, Manizales, Tame, Pereira, Armenia, Quibdó, Yopal y Riohacha. entre otras.

Muchas personas también han cruzado la frontera hacia otros países como Ecuador y Venezuela. Y otros han ido de sitio en sitio. Así, el 20.08 por ciento se han movilizado una sola vez, el 56.32 dos, y el 23.60 tres o más veces en busca de trabajo sea como obreros, vendedores ambulantes, maestros o simplemente, desempleados, con un bajo acceso a los servicios de salud, a la educación.

Solo unos pocos se han organizado y tienen respaldo de cooperativas, sindicatos y otras agremiaciones. Los demás están llenos de problemas físicos y sicológicos. Y aunque algunos han recibido ayuda, según la iglesia, es notable la ausencia de programas de atención integral a los desplazados . M.O.G.

Atención inmediata Junto con su radiografía sobre el fenómeno del desplazamiento y sus efectos, la Iglesia Católica hace sus recomendaciones.

- Aseguran que corresponde al Estado tanto la prevención del desplazamiento como la protección y asistencia de la población afectada, ya que es su responsabilidad constitucional garantizar la plena vigencia de los derechos humanos de todos los colombianos .

- Piden un cambio de mentalidad que lleve a los colombianos a tomar conciencia sobre el valor de la convivencia fraterna, el manejo adecuado de los conflictos, el respeto a las diferencias, la defensa y protección de los derechos humanos de todos, especialmente de los desprotegidos y los que atañen a la vida.

- Imponer una política agraria que beneficie a las zonas rurales y a los sectores más desprotegidos.

- Promover una formación en principios y valores y difundir una ética social a todo nivel.

- Conquistar la paz y avanzar hacia la plena vigencia de los derechos humanos, y también sociales, económicos y culturales. Específicamente al Gobierno le pide insistir en procesos útiles de diálogo y negociación como única forma posible para avanzar en la superación del conflicto armado interno.

- Mientras se logra la paz, sugieren generar mecanismos de protección de la población civil en las zonas de conflicto basados en el Protocolo II.

- En forma inmediata reclaman apoyo humanitario y acciones de acompañamiento, retorno, reubicación de los desplazados, con justicia y dignidad.

- A la guerrilla le pide acatar las normas del derecho internacional humanitario, definir una postura política por la paz negociada y contribuir a los esfuerzos que adelanta la sociedad civil.

- A Naciones Unidas, asumir mayor responsabilidad, voluntad y decisión política en cuanto al desplazamiento por razones de violencia.

- A la OEA, incluir el desplazamiento de poblaciones por causas violentas en el sistema interamericano de derechos humanos, para que adopte las normas mínimas de protección.

- A las ONGs y otras entidades, velar y promover los derechos humanos.

- A la propia Iglesia crear conciencia sobre la gravedad del fenómeno de los desplazados y comprometerse en su solución. Denunciar las violaciones a los derechos humanos, atender a las víctimas del desplazamiento, promover la pastoral de la movilidad humana, crear el Banco de Datos y el Centro de Documentación sobre derechos humanos y desplazamiento interno en Colombia.

El estudio fue realizado por la Conferencia Episcopal y su Secretariado Nacional de Pastoral Social, sección de Movilidad Humana. La dirección fue del sacerdote Francisco Zuluaga, y como investigadores principales Jorge Rojas Rodríguez y Claudia Clavijo. Directores de Movilidad Humana, sacerdotes Rovilio Guizzardi y Sane Cervellin. Colaboraron párrocos, capellanes, voluntarios...

(VER RECUADRO MAC)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.