'Vehipréstamos', cada día más fáciles

'Vehipréstamos', cada día más fáciles

En el 2006 se vendieron 195.500 vehículos en el país, y para este año el sector de la industria automotriz espera que la cifra llegue a cerca de 250.000 unidades.

30 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

Y, aunque son varios los motivos que han permitido el incremento en la comercialización de carros en los últimos años, tales como la recuperación de la economía, una mayor seguridad en la carreteras, la reducción del IVA que pasó del 35 por ciento al 25 por ciento en vehículos de más 1.400 centímetros cúbicos, la revaluación, la estabilidad económica de los colombianos, el amplio portafolio del mercado a bajos precios y la necesidad de renovar un parque automotor que se había quedado rezagado, un factor clave ha sido la facilidad de crédito que otorgan los bancos, corporaciones y financieras para hacerse a un automóvil.

Incluso, las microempresas y las compañías medianas y grandes han aprovechado las ventajas y han cambiado las viejas camionetas y camiones.

José Román, gerente nacional de ventas de General Motors Colmotores, empresa que ensambla en Colombia la marca Chevrolet, afirma que, "las condiciones hoy son muy favorables, pues hace unos siete años la gente necesitaba más o menos 80 salarios mínimos para comprar un vehículo. Ahora, con 60 salarios lo puede hacer, justo en un momento en que los colombianos tienen más poder adquisitivo; las facilidades son altas: con solo el diez por ciento de la cuota inicial se entrega el carro, con plazos hasta de 72 meses. A la gente lo que más la mueve es que la cuota le quede baja, eso es un punto vital".

Las oportunidades han llegado a tal caso que, por ejemplo, según un directivo del banco BBVA esta entidad cuenta con el plazo de financiación de 76 cuotas, que prestan, en algunos casos, hasta el ciento por ciento del valor del vehículo y sin prenda de garantía.

Cada entidad financiera impone sus propias estrategias, pero en una guerra comercial como la actual, el más beneficiado es el cliente que puede sacar provecho de los 'vehipréstamos'.

Cuando una persona va a comprar un carro utilizando un crédito bancario debe definir algunos aspectos: si el carro será nuevo o usado (generalmente no se permite que tenga más de diez años de antigüedad), el número de cuotas en que quiera que se le divida el préstamo y contar con la cuota inicial, que puede estar entre 10 y 30 por ciento del valor total del vehículo.

Si el carro es cero kilómetros, suelen prestar entre 70 y 90 por ciento, y en el caso de los usados el porcentaje varía, pero generalmente no sobrepasa el 60 o 70 por ciento.

Las tasas de interés fluctúan hoy entre 1,5 y 1,9 por ciento, y la mayoría de clientes escogen para pagar entre uno y tres años, según asegura Elkin Ardila, jefe de crédito de Madiautos.

La tasa de interés de GMAC, la financiera de los concesionarios Chevrolet, en el momento está en 1,6 por ciento. Elvira Basto, del Departamento de Negocios de Automotores La Floresta, indica que en sus instalaciones las modalidades de crédito son varias. En algunos casos la persona paga 50 por ciento del valor total del vehículo de contado y el otro 50 ciento con un crédito bancario. Otras veces, se paga una cuota inicial del 10 o 20 por ciento, y se le ofrecen hasta 72 meses de plazo. Y también están el plan leasing, una figura que opera como un arrendamiento con opción de compra, tanto para personas naturales como jurídicas, siempre y cuando cumplan con cierta documentación. No obstante, esta modalidad la usan ante todo las empresas, mientras que de forma individual, más bien poco.

"En el leasing, el cliente no da cuota inicial sino que normalmente le financian el ciento por ciento, y la financiera autoriza con base en la capacidad de endeudamiento; aprueba el DTF más los puntos que considere, igualmente, de acuerdo con la posibilidad de pago. El más alto es el DTF + 14 puntos, pero puede ser del 5 o 6 por ciento, dependiendo de la capacidad de endeudamiento", explica Basto.

Como en cualquier crédito, una de las razones para la negación de un préstamo para vehículo por parte de una financiera, es que la persona aparezca reportada en las centrales de riesgo como Datacrédito y Cifin. Allí las posibilidades de autorización son remotas, aunque como explica Ardila de Madiautos, en el estudio que hacen las financieras, algunas de estas hoy están omitiendo si se trata de un reporte relacionado con una deuda de celular, por ejemplo.

En el estudio del crédito influyen no pocas variables, tales como la historia crediticia del cliente, capacidad de endeudamiento, estabilidad económica y laboral, si vive en arriendo o casa propia, estrato social al que pertenece e incluso su estado civil, si es soltero o casado. Una vez se efectúa la evaluación, la financiera suele responder en cuestión de pocas horas.

- AUTOFINANCIAMIENTO COMERCIAL Para adquirir un vehículo también es posible afiliarse a los sistemas de autofinanciamiento, en los cuales es posible hacer un aporte mensual dentro de un fondo común con plazos variados y participar en sorteos de adjudicación de los carros.

Al inscribirse, cada persona elige un carro de acuerdo a sus necesidades y capacidad económica. Las cuotas varían proporcionalmente al incremento o disminución del precio del vehículo en el mercado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.