El mercado: entre flores y otras hierbas

El mercado: entre flores y otras hierbas

¿Flores? en Paloquemao. ¿Hierbas? en la del Samper Mendoza. Esta es la referencia que en Bogotá señalan los ‘expertos’ en hacer mercado en las diferentes plazas de la ciudad, desde la tradicional Corabastos, hasta las que funcionan en los barrios de la ciudad.

29 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

Con respecto al tema, la Universidad Nacional editó un estudio que describe, en detalle, estas dos plazas de mercado de la ciudad, ya famosas por ser los centros de acopio de las especies descritas.

En Paloquemao, por ejemplo, se concentra una de las plazas de mercado más importantes de la ciudad, mientras que en sus alrededores se han establecido una serie de mercados alternos que se han especializado en la venta de productos específicos como plantas, hierbas aromáticas, especias y flores.

Esta plaza funciona desde hace 27 años, en un área de 42.000 m2 y es la única en el país que tiene bajo sus mismas instalaciones el comercio de alimentos y el de flores.

El comercio de las flores se destaca en Paloquemao, ya que es la única plaza de mercado en el país que cuenta con un mercado formal para estos productos.

La comercialización de las flores empieza a las 4:30 a.m. en los parqueaderos de la plaza, donde es fácil encontrar todas las variedades, siendo las más comunes las astromelias, los pompones, las rosas, los claveles, los gladiolos y las margaritas, procedentes de los cultivos de la Sabana de Bogotá.

También es común encontrar flores exóticas y tropicales como heliconias y gíngeres, entre otras plantas.

En la misma zona, pero un poco más al oriente, en la calle 19 con carrera 19 funciona un mercado de plantas. Este se realiza los días martes y viernes desde las dos y hasta las once de la mañana en un parqueadero de la zona.

Allí llegan comerciantes de plantas, la mayor parte procedentes de los viveros de municipios de clima frío cercanos a Bogotá.

Se destaca la oferta de una gran variedad de plantas con flores como primavera, especies como plumosa, bromelia, rosa, geranio, dalia y gérbera.

La plaza de mercado del barrio Samper Mendoza se ha convertido en los últimos quince años en el principal eje de distribución tradicional para toda clase de hierbas en la ciudad.

Allí acuden compradores de distintas características como de cafeterías, restaurantes, hoteles, empresas, amas de casa, tenderos, dueños de pequeños supermercados, vendedores ambulantes de bebidas aromáticas y vendedores de hierbas aromáticas de otras plazas de mercado de la capital.

El suministro de estas tiene un carácter básicamente regional, debido a que la oferta proviene de municipios cundinamarqueses cercanos a la ciudad como Cáqueza, Choachí, Ubaque, Cajicá, Chía, Tabio, Tocancipá, Zipaquirá, Funza, Madrid, Subachoque, San Antonio del Tequendama, La Mesa y Arbeláez, entre otros. En algunos casos, y por encargo, llegan hierbas de sitios mas lejanos como Tolima, Chocó, los Llanos Orientales y el Amazonas.

El horario de atención a los consumidores comienza todos los días a las 4 a.m. y se prolonga hasta el mediodía, ubicándose el periodo de mayor concurrencia entre las 5 a.m. y las 7 a.m. La actividad comercial en la plaza Samper Mendoza es más intensa los días martes y viernes, ya que desde las 8 p.m. del día anterior llegan camionetas y camiones, que comienzan a descargar desde las 2 a.m. Los demás días de la semana los productores llegan desde las 2 a.m. para comenzar a descargar a las 4 a.m.

Según los comerciantes, en esta plaza se encuentran más de 200 variedades de hierbas, aunque se destaca la oferta de hierbabuena, manzanilla, limonaria, caléndula, toronjil, tomillo, menta y ruda. Todas estas son solicitadas por sus efectos medicinales, sedantes y por sus propiedades culinarias. Aunque el volumen transado es pequeño, el mercado es complejo debido a la amplia variedad.

El gran número de pequeños proveedores permite que el mercado esté continuamente abastecido durante todo el año.

A CORABASTOS NO LA DESTRONAN.

A pesar de la oferta de todo tipo de productos, la Central de Abastos de Bogotá (Corabastos) no ha sido ‘destronada’ como el mayor centro de abastecimiento de productos agropecuarios del país. Allí, entre otros aspectos comerciales, se fijan precios y se transan, desde grandes volúmenes de importaciones de granos hasta el mercado ‘al menudeo’ que hacen las familias o los tenderos de barrio que encuentra allí precios favorables que les dan rentabilidad a sus tiendas.

En cifras, esta central cuenta con 6.500 comerciantes, 10.000 toneladas de alimentos entran diariamente allí, 26 por ciento del total de alimentos que se comercializan es papa, con un promedio de 1.700 toneladas diarias, 33 por ciento son hortalizas, 25 por ciento son frutas de todos los climas, tres departamentos son los principales proveedores de la Central y 12.500 vehículos es el promedio de ingreso diario a las instalaciones de la Central, a donde acuden unas 200.000 personas por día.

VENTA RECONOCIDA.

‘‘El comercio de flores de Paloquemao es el único formal que hay en Colombia”.

Dice informe de la U. Nacional.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.