El Tiempo, diez años trabajando en la comunidad

El Tiempo, diez años trabajando en la comunidad

Dalira Márquez ya se recuperó de la cesárea, su bebé nació en un momento inesperado. Ese día los médicos de Alas para la Gente estaban en su pueblo: Iscuandé, una región selvática de Nariño.

28 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

Allí había llegado la brigada de salud de la Dirección de Responsabilidad Social de Casa Editorial El Tiempo (CEET) para hacer lo que hace siempre: atender a habitantes de zonas apartadas del país. Oftalmólogos, ginecólogos, odontólogos, médicos generales y pediatras conforman los equipos que viajan de un lugar a otro en aviones de la Fuerza Aérea.

Dalira rompió la normalidad de esos viajes. El ginecobstetra le practicó una cesárea porque su bebé tenía enredado el cordón umbilical, su asistente fue la periodista que viajó a cubrir la brigada. “Pude ver el regalo más grande de la vida en medio de la selva”, cuenta Gloria Lozano, de Citytv.

Profesionales que ponen sus conocimientos al servicio de otros y comunicadores comprometidos con la labor social se ven en los programas que realiza la Dirección de Responsabilidad Social de CEET.

Desde hace diez años, esta casa editorial trabaja con proyectos de mediano y largo plazo por el bienestar de la comunidad. Pasó de acciones filantrópicas a programas diseñados para mejorar la situación de los colombianos.

Diez proyectos reunidos en cuatro líneas de acción (Educación, Salud, Construcción de Ciudadanía y Lectura- Escritura) dan cuenta de ello. La mayoría son realizados en alianzas con organizaciones reconocidas como la Cámara de Comercio de Bogotá, universidades destacadas como Rosario y Antioquia, y fundaciones de renombre como Plan, Corona, Rafael Pombo, Saldarriaga y Concha, Santa Fe de Bogotá y Antonio Restrepo Barco.

“Entendemos la responsabilidad social como esos propósitos explícitos a cuyo servicio se ponen recursos... Más allá de la conciencia que CEET ha tenido sobre su papel en el desarrollo del país, asume responsabilidades sociales y cívicas”, señala Rafael Santos, codirector de El Tiempo.

EJE DE EDUCACIÓN Esta línea de acción cuenta con el proyecto de comunicación para jóvenes Código de Acceso, el cual busca desarrollar en muchachos de 15 a 20 años habilidades comunicativas.

Durante un año, jóvenes de Cundinamarca, Boyacá, Tolima y Meta participan en talleres sobre la realidad nacional y los ‘secretos’ del periodismo. Con diseñadores, redactores y fotógrafos aprenden la importancia de estar bien informados y ser ciudadanos críticos.

Ellos, a su vez, en el Club de Prensa capacitan a niños de colegios públicos y privados de estratos 2 y 3 que quieren conocer las dinámicas de los medios y mejorar sus periódicos y emisoras escolares.

Además, periodistas de CEET, tutores de Código de Acceso, viajan a regiones apartadas del país a ayudar a otros jóvenes a mejorar su comunicación para que sean ciudadanos informados. En total, en nueve años, han participado en estos procesos del proyecto 5.300 niños y jóvenes.

También en la línea de educación está el Concurso de Ortografía que llega a su décima segunda versión. Cerca de 1,2 millones de estudiantes de colegios oficiales y privados del país participan cada año.

Profesores, padres de familia y los mismos niños aseguran que el evento los motiva a leer y escribir y, especialmente, a mejorar su ortografía para lograr un puesto importante en el Concurso y así destacar a su colegio y ciudad.

Prensa Escuela, el tercer proyecto de esta línea, ha permitido que alumnos de escuelas y colegios de Bogotá vean a El Tiempo como una herramienta de aprendizaje en el aula. Ellos aprenden geografía, historia, matemáticas... a través de las páginas del diario, pero también se familiarizan con la importancia de la comunicación y se mantienen informados y con pensamiento crítico.

CONSTRUCCIÓN DE CIUDADANÍA Madres cabeza de familia que se unieron para salir adelante y ayudar a otras mujeres; comunidades que buscan la manera de crear espacios para alejar a jóvenes de los vicios; vecinos interesados en dar acceso a su barrio...

Cada año organizaciones comunitarias de la capital son reconocidas a través del Premio Cívico por una Bogotá Mejor, que cumplió una década brindándoles apoyo.

“Para nosotros significó visibilizar un trabajo que veníamos llevando a cabo de manera casi desconocida. Además, nos ayudó a evaluar nuestras dificultades y fortalezas”, señala Graciela Quintero, representante de la Corporación Casa de la Cultura Hunza, ganadora el año pasado.

“No solo buscamos el reconocimiento de estas organizaciones sino también que sean un ejemplo para otras que quieran aportar al desarrollo de su ciudad”, agrega Ofelia Corradine, directora de Responsabilidad Social de CEET.

Este año ese ejemplo no solo se sigue en la capital, también en Cali, Cartagena y Quibdó, lugares en los que fue replicado el premio.

Y no es el único proyecto de este eje que ha sido replicado. En Río de Janeiro y Sao Pablo (Brasil) ha sido emulado el modelo de los proyectos Cómo Vamos y se está explorando la posibilidad de implementarlo en otras ciudades latinoamericanas como Rosario, Mendoza y Buenos Aires en Argentina; Lima en Perú y Santa Cruz de la Sierra en Bolivia.

Este proyecto busca evaluar los cambios en indicadores como movilidad, educación, salud y medio ambiente que impactan la calidad de vida de los habitantes de Cartagena, Bogotá, Cali y Medellín.

El resultado de ese seguimiento se entrega a las administraciones para que hagan ajustes a sus políticas públicas, y además se pone a disposición de los habitantes para que lleven a cabo control ciudadano.

Un ejercicio similar de evaluación se realiza en la capital con el Concejo y el desempeño de los concejales.

EJE DE SALUD Este año la brigada de salud Alas para la Gente ha estado en la Sierra Nevada de Santa Marta, Amazonas, Necoclí (Chocó) e Iscuandé (Nariño). En total se han atendido a 5.725 niños, jóvenes y adultos.

Finalmente, en esta línea de acción está Así Vamos en Salud, con el que se busca hacerles seguimiento a las políticas públicas del sector a través de indicadores. Se espera cualificar la opinión ciudadana.

LECTURA- ESCRITURA Este nuevo eje busca impulsar dos actividades que son importantes para la efectiva expresión ciudadana. Con ellas los ciudadanos se hacen visibles a través de sus puntos de vista, sus sueños y sus temores.

Con esta filosofía fue creado ‘La ciudad jamás contada’, un proyecto que les dio a los habitantes de Bogotá la oportunidad de contar su propias vivencias.

1.333 personas enviaron sus relatos los cuales serán puestos en la página del proyecto; diez serán publicados a partir del 2 de octubre en el periódico El Tiempo, cada martes.

Entre los relatos están, entre otros, el de una casa que tendrá voz para contar varios años de su historia y el de aquellos que conocen lo que pasó con la demolición de la calle del Cartucho.

Más allá de la conciencia que CEET ha tenido sobre su papel en el desarrollo del país, asume responsabilidades sociales y cívicas”. Rafael Santos, codirector de El Tiempo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.