Venezuela: la ‘Ostpolitik’

Venezuela: la ‘Ostpolitik’

Desde 1963-64, personalidades como Willy Brandt, alcalde de Berlín Occidental, y Charles de Gaulle, presidente de Francia, lideraron la distensión con URSS y Este europeo. En visita a Polonia (1967), De Gaulle instó a pasar “de la distensión al entendimiento y a la cooperación”. Siendo canciller de Alemania, Brandt concluyó el primer gran acuerdo económico con la URSS (suministro de gas natural ruso, 1969) y recibió el Premio Nobel de la Paz (1971) por su ‘Ostpolitik’. Esta consideraba anacrónica la Guerra Fría y postulaba que la ‘fractura ideológica’ de Alemania y Europa solo podría resolverse mediante una activa cooperación económica, cultural y política intraeuropea, sin interferencia de Estados Unidos.

28 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

Mutatis mutandis, ésta es la situación de Colombia con Venezuela. No nos gusta la ‘deriva totalitaria’ venezolana, ni compartimos la visión maniquea del presidente Chávez sobre E.U. y libre comercio, pero son escogencias de un Estado soberano. Venezuela es el ‘Este’ de Suramérica septentrional y nos ligan demasiados intereses y afectos para exponerlos a una nueva ‘guerra fría’. Tampoco deben nuestras relaciones ser interferidas por terceros. La interconexión del Plan Puebla-Panamá y Eje Andino de Iirsa (nuestra Agenda Interna ‘infraestructural’) incluye los proyectos binacionales de infraestructura físico-económica (Alvaro Uribe en los 140 años del Ingenio Manuelita, 26/9/04). Hasta se benefician nuestros exportadores de la ‘enfermedad holandesa’ y dependencia importadora de Venezuela.

A quienes abogamos por convertir en oportunidad para el conflicto la ingerencia presunta de Venezuela con la guerrilla (‘Hermandad con Venezuela’: 7/6/06) y Francia, por cuenta de Ingrid Betancourt (‘Sarkozy: ayudarlo a ayudarnos’, 31/5/07), dieron razón los últimos desarrollos sobre Acuerdo Humanitario, con participación de Chávez y Sarkozy. De nuestra relación con Venezuela pueden depender la salida al conflicto con Farc y Eln, y la liberación de nuestros secuestrados. Si Uribe concreta con Chávez la delimitación de áreas marinas y el regreso de Venezuela al ‘redil’ andino, con restablecimiento del ‘mercado ampliado’ y modus operandi aceptable en relaciones exteriores, se adjudica otros dos logros de enorme consideración y fortalece su propia continuidad política a término.

Más allá del oportunismo, se trata de ‘construir Comunidad’. La estructura arancelaria venezolana coincide en un 97 por ciento con la nuestra. No es poca cosa cuando, por Decisión 669 de la CAN, los Países Miembros ‘suspendieron’ su Unión Arancelaria, pese a las negociaciones andino-europeas.

Si Colombia y Venezuela rehacen la unión arancelaria entre sí y con Ecuador, cuya estructura presentaba un 90 por ciento de coincidencia con Colombia antes de la D.669, sería tolerable una pertenencia pro forma de Bolivia y Perú al AEC. Protegiéndonos de las importaciones con arancel cero de Venezuela (compras oficiales) y Ecuador (bienes de capital), preservaríamos una entidad andina en donde tanto invertimos y de la cual mucho nos lucramos.

La ‘Ostpolitik’ generó reunificación alemana, mayor presencia europea en el mundo, fronteras de paz y derrumbe del comunismo e imperio soviético. Con alcanzar paz duradera adentro y afuera, con Venezuela, y prosperidad en la CAN ‘de los 5’, nuestra ‘ostpolitik’ criolla logrará su cometido.

Consultor internacional .

La estructura arancelaria venezolana coincide en un 97 por ciento con la nuestra”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.