La Fundación de ‘Mamá Patricia’

La Fundación de ‘Mamá Patricia’

Las primeras frases que pronuncian las niñas embarazadas que llegan a cualquiera de las tres sedes que tiene en Bogotá la fundación de Patricia Ortiz Noguera, no dejan duda de que es bastante lo que hay que hacer por ellas.

28 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

Entran con poca o ninguna aspiración. “Me dicen que su máxima ilusión es trabajar en un restaurante donde vayan mecánicos o vender minutos por celular. Llegan necesitando un apoyo porque en el momento que quedan embarazadas son rechazadas por el novio, la familia, las amigas y el colegio”, cuenta Patricia, quien desde ese instante empieza a ser una ‘mamᒠpara niñas de 13 a 18 años que van a tener un bebé.

Y lo hace, dice esta comunicadora social de la Universidad Javeriana, por dos razones: “una romántica, que es devolverle a la vida lo que me ha dado.

Yo he tenido muchas oportunidades y quiero que otras personas también las reciban. Lo otro es para decirle a la mujer que puede hacer muchas más cosas de las que se imagina. Aquí les damos las herramientas. Las fortalecemos como seres humanos”.

La labor de la Fundación para Embarazadas Adolescentes (Fundea), creada en julio del 2005, se adelanta con 300 niñas que previamente han cumplido cuatro requisitos: que tengan 18 años o menos, que quieran hacer familia, que pertenezcan a estratos 1, 2 o 3 y que quieran estudiar o seguir estudiando.

Primeros resultados El proceso de formación de estas madres prematuras consta de cuatro etapas.

La primera es sobre cultura ciudadana y legal. “A través de abogados –dice Patricia– les contamos a qué cosas tienen derecho como madres, pero también les decimos qué deberes adquieren. Con estas charlas de cultura ciudadana les enseñamos a ser mejores seres humanos”.

Luego se trabaja en la parte mental con sicólogos. La tercera etapa es de fortalecimiento personal y de proyecto de vida. Por último está el direccionamiento en la parte empresarial para que ellas puedan tener ingresos. “No tiene ningún costo para ellas. Adicionalmente, se les da una ayuda económica para el transporte y los alimentos”, afirma la directora de Fundea.

De las 300 niñas, ya hay 22 que hacen parte de la primera promoción de Fundea. Los resultados empiezan a verse con casos como el de Jenny Caro, quien tiene una empresa de tarjetería y está tomando un curso en la Universidad Javeriana sobre creación de empresas.

“Para lograr una disminución en el tema es necesaria la educación sexual obligatoria. Actualmente son las novelas y las películas las que les están indicando a las niñas cómo comportarse frente a la sexualidad”, dice Patricia Ortiz.

Cuando las niñas llegan a la Fundación me dicen que su máxima ilusión es vender minutos por celular”.

Patricia Ortiz, directora de Fundea

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.