PIDEN AL FISCAL BENEFICIOS PARA JAIME MICHELSEN U.

PIDEN AL FISCAL BENEFICIOS PARA JAIME MICHELSEN U.

Una petición para que se le conceda a Jaime Michelsen Uribe los beneficios a que tienen acceso las personas que han colaborado eficazmente con la justicia , o que se encuentran en delicado estado de salud, enviaron diversas personalidades del orden nacional al fiscal General de la Nación, Alfonso Valdivieso Sarmiento.

18 de diciembre 1994 , 12:00 a. m.

La carta está fechada el pasado 5 de octubre y fue firmada por 2.256 personalidades, entre ellos políticos, empresarios, artistas y periodistas. El texto de la carta es el siguiente: Señor Fiscal: A nuestro conocimiento ha llegado el grave estado de salud en que se encuentra el Doctor Jaime Michelsen Uribe. En nuestra condición de amigos suyos y empleados de algunas de sus empresas, nos permitimos invocar razones humanitarias para que, el Señor Fiscal, le permita disfrutar de los beneficios o auxilios afectivos y científicos a que tienen acceso las personas que han colaborado eficazmente con la justicia o que se encuentran en circunstancias semejantes de salud y de condición jurídica.

No tenemos interés ninguno ni familiaridad con los problemas a que se vio abocado el Grupo Grancolombiano.

Nos consta, por informaciones periodísticas recientes, que hace pocas semanas se puso término por un acuerdo amistoso entre los representantes del Grupo y los del Gobierno Nacional, al fideicomiso mediante el cual, durante diez años, el Estado Colombiano, a través de los organismos competentes, se hizo cargo de la administración de todos los bienes del Grupo y de la cancelación de sus pasivos.

Según los mismos informes de prensa, el llamado rescate del Banco de Colombia le costó a la Nación (Fogafin), a valor presente, a lo sumo, 268.000 millones de pesos, y lo vendió en 410.000 millones de pesos, realizando una utilidad de por lo menos $ 142.000 millones (Revista Semana No. 612, pág. 261). Tales recursos obtenidos con la venta del Banco fueron destinados a prepagar deuda pública y a cubrir el pasivo pensional del Instituto del Seguro Social.

Un segundo hecho, en cuanto se refiere a los ahorradores de los fondos Grancolombiano y Bolivariano, es evidente que, o no sufrieron pérdidas, o recibieron el reintegro de sus inversiones con una utilidad adicional. Un reducidísimo número de entre ellos que se constituyó en parte civil dentro de uno de los juicios penales, vio su acción declarada prescrita por la Corte Suprema de Justicia. Bien puede decirse, en consecuencia, que ni la Nación ni los particulares se vieron lesionados en sus intereses como pudo ocurrir en otros casos durante la recesión de los años 80 s.

Hoy el Doctor Michelsen se encuentra afectado por una grave dolencia de pronóstico reservado y, a nuestro entender, si alguna culpa pudo tener en los sucesos cuyo desenlace dejamos anotado, habría pagado con creces su condena en razón del tratamiento publicitario a que se ha visto sometido. Por las anteriores consideraciones, apelando a la justicia y a sus propios sentimientos de equidad le solicitamos que contemple la posibilidad de aplicar el Artículo 369A del Código de Procedimiento Penal, inciso penúltimo, norma que establece beneficios como una rebaja de pena o la condena de ejecución condicional para casos en que se compruebe una colaboración eficaz con la justicia. Esta disposición es posterior al acuerdo con el Banco de Colombia, pero es aplicable retroactivamente en virtud del derecho constitucional que permite, en materia penal, aplicar la disposición más favorable con prescindencia de su cronología. No sobre agregar que, en el acuerdo mencionado, el Doctor Michelsen Uribe quedó libre de cualquier obligación y se desistió de las partes civiles en los procesos penales. Igualmente, los Artículos 407 y 507 del Código de Procedimiento Penal contemplan la suspensión de la pena por enfermedad grave previa ratificación del diagnóstico, bajo juramento, por parte de los médicos.

La opinión pública no entendería que, mientras se discute acerca del sometimiento a la justicia en los procesos penales en que están involucrados los narcotraficantes, el Estado Colombiano dé muestras de flexibilidad a quienes colaboran con sus informaciones y no le aplique el mismo tratamiento a quienes, como el Doctor Jaime Michelsen y el Grupo Grancolombiano, entregaron en fideicomiso para la administración por parte del Estado la totalidad de su patrimonio, junto con los libros de contabilidad y todos los documentos anexos. El Grupo constituía una de las organizaciones económicas más grandes del país, la cual tendría hoy un valor incalculable.

Tampoco parece posible que, mientras los principios de benignidad del derecho penal se apliquen a quienes son culpables de homicidio, secuestro y extorsión, se le negaran a quien no ha lesionado ni moral, ni física, ni económicamente a ningún ciudadano colombiano, ni al propio Estado que ya ha recuperado, con la venta de los activos del Grupo Grancolombiano cualquier gasto que le hubiera ocasionado las actividades de dicho grupo.

Quienes firmamos el presente escrito somos testigos de la valiosa ayuda que el Doctor Michelsen le ha prestado a innumerables personas, y reconocemos en él a uno de los hombres que más han generado fuentes de producción y de empleo en nuestro país, creando a la vez o participando de manera determinante en la fundación de numerosas obras de beneficio social, la mayoría de las cuales subsisten hoy autónomamente.

Somos del Señor Fiscal, atentamente sus servidores y compatriotas, Firman: Padre Gerardo Arango S.J.,Carlos Ardila Lulle,Julio Andrés Camacho Castaño, Miguel Angel Castro, José Alejandro Cortés, César Tulio Delgado, César Tulio Delgado Castro, María Paulina Espinosa de López, Enrique Gómez Hurtado, Pedro Gómez Barrero, Mario Gutiérrez Llinás, Fred Jacobsen Leyva y Sra., Fernando Londoño Henao, Alfonso López Michelsen, Fernando López Michelsen, Pedro López Michelsen, David Manzur, Trudy Martínez de Ruiz, Fanny Mickey, Germán Montoya Vélez, Ivonne Nicholls, Ricardo León Ocampo, Eduardo Pizano de Narváez, Rafael Rivas Posada, Judith Rojas de Corredor, Bernardo Romero Pereiro, Luis Eduardo Rosas, Juan Francisco Samper Pizano, Enrique Santos Castillo, Luis Carlos Sarmiento Angulo, Ignacio Umaña de Brigard y Sra., René Van Meerbeke, Aseneth Velásquez, William Villa Uribe, Gloria Zea.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.