El ahorro es cuestión de fe

El ahorro es cuestión de fe

26 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

MALASIA Las religiones, aparte de propagar la fe, o quizás por eso mismo, ven con distinta lente el ahorro o la acumulación de dinero. Por ejemplo en Malasia, país mayoritariamente musulmán y donde la fe islámica prohíbe especular y cobrar intereses, lo cual ha sido obstáculo para la evolución del ahorro y su inversión productiva, se ha creado un sistema que se llama bonos islámicos, de inversión al segundo. Con este mecanismo, los seguidores de esta religión pueden estar seguros de que su dinero se invierte inmediatamente y que no están por lo tanto generando intereses sino empleo y bienestar. En menos de una década el mercado de bonos ya rebasó los 300 mil millones de dólares y están captando en el sudeste asiático un ahorro inconmensurable, real y potencial de los países musulmanes petroleros.

Singapur también se sumó a este sistema.

INDIA Ankan Banejee, economista y funcionario de la embajada de la India en Colombia, dice que el ahorro en su país es un componente de su cultura.

“Todavía se conserva esta política que proviene desde la niñez. Según la cultura India, el ser humano debe abstenerse de consumir cosas frívolas y ahorrar aunque sea en pequeñas cantidades. El promedio de ahorro actual es de aproximadamente 33,8 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB)”.

En cuanto a incentivos para el ahorro, señaló que esta política es promovida por el Gobierno indio por medio de pequeños planes de ahorro, mediante los cuales, incluso a los más pobres entre los pobres del país, se les motiva para que ahorren en bancos y otras entidades financieras, empresas de seguros de vida, etc.

Las instituciones financieras promueven el ahorro mediante el no cobro por depósitos de ahorro, costos por transacciones, etc. y a través del pago de incentivos tales como altas tasas de interés sobre esos depósitos.

TURQUÍA Kayseri es una de un manojo de ciudades que se están industrializando a gran velocidad en Anatolia, provincia central de Turquía y el corazón islámico del país. Este nuevo espíritu empresarial está creando una nueva forma de Islam turco: a favor de los negocios y del mercado libre, y que está siendo denominada ‘calvinismo islámico’.

Sukru Karatepe, ex alcalde de Kayseri, dice que la gente en su ciudad Kayser “tampoco gasta dinero de manera innecesaria. Trabaja duro y se enorgullece de su capacidad para ahorrar. Luego lo invierte y gana más dinero”.

LOS PECADOS FINANCIEROS.

En finanzas personales, de la amplísima lista de pecados capitales hay dos que están en la punta y que distorsionan nuestra capacidad de análisis y de decisión: la codicia y el miedo. Si uno es grave, qué tal los dos al mismo tiempo.

A veces –y los casos los vemos con demasiada frecuencia– vemos que alguien se toma meses para decidir comprar una casa para su familia, para asegurarle un transcurrir tranquilo y muchas veces para asegurarle algo en el futuro, pero arriesga el mismo monto en una inversión irracional.

A la ‘topa tolondra’ se lanza al ‘gran negocio de su vida’, y ni se molesta en averiguar en dónde y en qué va a invertir. Le bastó el consejo de un amigo, familiar o ‘gurú’ financiero.

O, inversamente: liquida una inversión rentable porque el mercado se asusta ante una baja de los precios.

Por eso, la codicia y el medio son los peores consejeros financieros y solo se combaten y erradican con los dos únicos antipecados conocidos para este caso: sensatez y manejo cerebral de nuestros recursos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.