Los flacos también lloran

Los flacos también lloran

Ser flaco –mide 1,72 y pesa 65 kilos– no es hoy un problema para Diego, de 39 años.

22 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

Pero sí lo fue en una etapa de su vida. “Tenía 18 años, eran los finales de los años 80 y estaban de moda los tipos como Rambo y Rocky”, dice.

“Yo era prácticamente un cero a la izquierda ante las mujeres que no me miraban porque pa’colmo de males, andaba vaciado”, recuerda.

Afortunadamente para Diego los estereotipos cambiaron años después y tipos como Johny Deep y otros ‘flacos’ se volvieron símbolos sexuales.

“Pero la época del colegio fue dura, porque yo siempre fui el ‘flaco’ del curso y me tocaba demostrar que eso no significaba endeble”, señala.

Y aunque en estos días de tantos gordos y obesos resulte difícil creer que alguien sufra por ser delgado, lo cierto es que andan por ahí seres apesadumbrados por su poco peso y que harían lo que fuera por subir unos kilos.

Diana fue una de ellas. “Vivía traumatizada, sobre todo con mis piernas y especialmente con mis tobillos. Hasta consideré una cirugía para aumentarlos”, explica.

Después de consultar con varios médicos entendió que, a pesar de lucir muy flaca, su peso era proporcional con su estatura y su contextura física.

Entonces dejó de sufrir.

“Hoy doy gracias de ser así. Al final, me pongo lo que quiero y todo me queda bien”, dice esta mujer de 41 años que mide 1,61 y pesa 50 kilos.

Saúl Rugeles, médico especialista en terapia nutricional y cirugía gastrointestinal, asegura que lo importante es estar dentro de los límites indicados de peso corporal (ver recuadro) y no tener pérdidas de peso repentinas o inexplicables.

En su opinión, debe ser tan preocupante tener sobrepeso como bajo peso. “Lo que pasa es que la mayoría de los pacientes consultan por obesidad y muy pocos lo hacen por lo contrario”, indica Rugeles.

La delgadez extrema es considerada como desnutrición por los médicos. Y al presentarse uno de esos casos, se debe evaluar sus causas.

En Colombia, por ejemplo, se sabe que entre el 10 y 15 por ciento de los niños la padecen y del 8 al 10 por ciento de los adultos, cifra que sube en los mayores de 60 años.

No quiere decir que todos los flacos estén desnutridos o enfermos, asegura Rugeles. Solo que en algunos casos y, sobre todo, si la persona no se siente cómoda con su bajo peso es mejor ir al médico, hacerse los exámenes sugeridos y seguir las recomendaciones del especialista.

FAMOSOS POR SU POCO PESO TWIGGY, LA MODELO Nació el 19 de septiembre de 1949 en Londres. Su nombre real es Lesley Hornby. Siendo adolescente, consiguió ser la modelo más conocida durante los 60, por su delgadez extrema, vestidos cortos, gafas grandes, pestañas postizas y ojos maquillados.

OLIVA, LA NOVIA DE POPEYE Personaje de ficción conocida como la novia eterna de Popeye, el marino, en la historieta creada por Elzie Crisler Segar. Oliva apareció antes que Popeye en el cuento y abandonó a su novio para ir tras el famoso marino de la pipa y la espinaca.

JAIME AGUDELO, EL ‘FLACO AGUDELO’ Nació en Palmira, Valle, en 1926. Inició su carrera humorística en Operación ja ja, de allí pasó a Campeones de la risa, que luego pasó a ser Sábados felices. Fue uno de los fundadores de ese programa, en el cual sigue apareciendo.

STAN LAUREL, EL DEL ‘GORDO Y EL FLACO’ Actor cómico, escritor y director, famoso por ser miembro del dúo comico Laurel y Hardy (junto a Oliver Hardy). Su brillante carrera la desarrolló desde las películas mudas en los primeros años del siglo XX que lo consagraron en el género cómico.

‘Detrás de la delgadez puede haber un problema Para saber si está bajo de peso haga la siguiente operación: divida su peso en kilos por su estatura en metros al cuadrado. El resultado debe dar entre 20 y 25. Si está encima, tiene sobrepeso, y si está debajo, poco peso.

Si tiene poco peso las causas principales pueden ser hormonales (hipertiroidismo); tumorales (presencia de un tumor), trastornos alimenticios (bulimia o anorexia) o desnutrición (dieta inadecuada).

Cuando se tiene bajo peso se es propenso a sufrir más infecciones, complicaciones ante cualquier enfermedad, agravamiento en caso de tumores y padecer pérdidas de energía frecuentes.

Debe estar alerta ante síntomas como pérdida inexplicable de peso o dificultad para comer por dos semanas. Después pueden aparecer señas como uñas y pelo débiles o piel reseca. Indicios de que algo no anda bien.

" No se habla de delgadez extrema sino de desnutrición. Se trata de quienes están por debajo del índice de masa corporal”.

Saúl Rugeles, especialista en terapia nutricional.

SUBEDITORA DE VIDA DE HOY

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.