La musa que hizo llorar las guitarras

La musa que hizo llorar las guitarras

Pattie Boyd se llama a sí misma una musa, y tiene bellas canciones de amor para probarlo (Something, de George Harrison, Layla y Bell Bottom Blues, de Eric Clapton). Pero, en el caso de Boyd, ser una musa significa también nunca haber tenido que pagar un recibo de electricidad antes de los 45 años de edad, cuando se encontró sin empleo y desconectada del mundo de la realeza del rock.

22 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

Ahora, en una irregular –pero rica– memoria está preparada para reflexionar sobre sus aventuras amorosas. Wonderful Tonight (Maravillosa esta noche), que toma su título de otra de las sublimes y amorosas canciones de Clapton acerca de ella, dedica misericordiosamente poco tiempo a sus años de formación (“mi primer recuerdo es el de estar sentada en una silla alta escupiendo espinacas”; “mi único lujo era Teddy, mi amado oso”) y va directamente a la parte que nos interesa.

La mayoría del mundo conoció a Boyd cuando apareció brevemente en la película La noche de un día difícil (A Hard Day’s night), a bordo de un tren y con un uniforme escolar. De inmediato, Harrison le pidió que se casara con él.

Rápidamente, se convirtió en parte de los Fabulosos Ocho, ya que cada Beatle viajaba con una esposa o novia. Y, en enero de 1966, ella y Harrison se casaron, pero no antes de que él le pidiera permiso a Brian Epstein, el manejador del grupo. Como aprendería una y otra vez la nueva señora Harrison: “Todos esos músicos eran como niños pequeños con pantalones largos”. Nunca navegaban por el mundo solos, y tampoco lo hizo ella.

Boyd no recuerda mucho acerca de sus años con los Beatles que no haya sido descrito ya por los historiadores del pop.

Pero sí responde la gran pregunta que todo el mundo del rock quiere conocer: ¿Qué la hizo dejar a Harrison por Clapton, el gran amigo de su esposo? Para darle crédito, el libro responde a esa pregunta en forma plena y creíble. Harrison regresó de India como un hombre cambiado, afirma Boyd. Se volvió meditativo y de humor cambiante, “así que si le hablabas no sabías si obtendrías una respuesta en medio de sus cantos o si te arrancaría la cabeza. También comenzó a beber, a dormir con las esposas de sus amigos (la más notable, la de Ringo Starr), y se hacía cada vez más difícil de encontrar en su casa con 25 recámaras. Entretanto, comenzaron a llegar en masa cartas de Clapton”.

Wonderful Tonight repite suficientes de estas cartas para demostrar que la lastimera belleza de Layla (el nombre que le dio Clapton a Boyd, tomado del escritor persa Nizami) no era algo fortuito. Uno de los mensajes dice: “Por nada más que por los placeres pasados sacrificaría a mi familia, mi dios, mi propia existencia, y aún así no te conmueves”.

Etapa Clapton Así mismo, Boyd asegura que el intérprete de Cocaine le dijo que comenzaría a usar heroína si no dejaba a Harrison y cumplió esa amenaza. Clapton, cuya propia autobiografía, Clapton, será publicada próximamente en un otoño que estará lleno de memorias del rock, ve el tema de la heroína en forma un poco distinta: afirma que ya era totalmente adicto. Pero, básicamente, comparte la idea de Boyd de su gran pasión.

Así que ella se marchó, sólo para encontrar que la vida en la casa de Clapton no era una mejoría. “Fue como si la emoción hubiera estado en la persecución”, comprende en medio de muchas historias de excesos en la ebriedad, luego de que Clapton logró cambiar la adicción a las drogas por el alcoholismo. “Reflexionando, veo que estar enamorada de él fue como una especie de adicción”, dice Boyd en uno de muchos indicios de que ha pasado largas horas de terapia analizando su pasado.

“Cuando la primera cosa que tienes en la mañana es una cajetilla de cigarros con una copa grande de brandy y limonada, tienes un problema”, recuerda Boyd que le dijo un amigo a Clapton. “¿Alguna vez has escuchado del cereal?” Con el tiempo, Clapton escuchó ese consejo. Y después de su tormentosa vida juntos, Boyd creyó que ya no era el hombre con el que se había casado.

Finalmente, se divorciaron, y esto la llevó al periodo más triste y sabio de ex musa, que describe en la última parte de su libro.

“Nuestra generación encabezó realmente una revolución”, concluye . Pero realmente fue la música de sus esposos lo que la hizo inolvidable. Sin embargo, su lado de la historia, a pesar de sus lugares comunes, también vale la pena ser escuchado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.