‘Chilindrina’ sí dio show al clan Rodríguez

‘Chilindrina’ sí dio show al clan Rodríguez

Desde hace una semana, medios de comunicación mexicanos –de la talla del diario Reforma, El Universal y El Nuevo Excélsior– se vienen ocupando de las revelaciones de un libro colombiano que aún no ha salido al mercado.

21 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

Se trata de ‘El hijo del Ajedrecista’, en el que Fernando Rodríguez Mondragón, primogénito del otrora capo del cartel de Cali, Gilberto Rodríguez Orejuela, narra intimidades de su familia y sus nexos con el fútbol, la política y la farándula.

Rodríguez asegura que los artistas mexicanos Roberto Gómez Bolaños, ‘Chespirito’, y parte de su elenco ofrecieron un show privado a ese clan. Al respecto, María Antonieta de las Nieves, ‘la Chilindrina’, reconoció el miércoles que amenizaron una primera comunión con la familia de Gilberto Rodríguez, pero dijo que ella no sabía que en la reunión estaba un capo.

Videos y fotos Según la humorista, fue hace 15 años e incluso autoridades colombianas encontraron videos y fotos del evento en una de las haciendas de los Rodríguez Orejuela.

“Nos contrataron por medio de terceros, y la contratación la hizo nuestro representante, que era Horacio Gómez (hermano de Chespirito)”, aseguró ‘la Chilindrina’ a la prensa mexicana.

Sobre el mismo tema, Roberto Gómez Bolaños, ‘Chespirito’, había dicho el lunes que, conscientemente, nunca dio un espectáculo para ese clan mafioso y agregó que nunca les pide a los asistentes a sus shows antecedentes penales.

En Colombia también hubo reacciones: Orlando Toledo, funcionario del Inpec, negó haber recibido plata de los Rodríguez durante su estadía en la cárcel de Cómbita (Boyacá), tal como se narra en el libro, que saldrá al mercado el lunes (ver recuadro).

.

‘Están atentado contra mi honra’.

Orlando A. Toledo, funcionario del Inpec, rechazó las afirmaciones que sobre él se hacen en el libro ‘El Hijo del Ajedrecista’ y que salieron publicadas el pasado domingo EL TIEMPO. Según Toledo, lo dicho en el libro –que hacía parte de la nómina de Miguel Rodríguez en la cárcel de Cómbita– atenta contra su honra e integridad moral. “Como ciudadano que soy y como miembro de una digna institución a la que he servido 26 años, con una reputación intachable, estoy siendo gravemente perjudicado en mi honra”. Toledo agrega que no es justo que en el país se le preste atención y se dé credibilidad a personas con un amplio récord criminal cuyo único interés es sacar partido.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.