Quieto en primera

Quieto en primera

La reunión de la Junta Directiva del Banco de la República que está citada para mañana a las 11 y 30, promete ser intensa en argumentos, a la luz de lo ocurrido en los últimos días en diversos mercados, incluyendo al colombiano. Como es bien conocido, la audaz decisión tomada por el Banco de la Reserva Federal de los Estados Unidos, en el sentido de recortar en medio punto porcentual sus tasas de interés de intervención al cabo de cuatro años de alzas, llevó a un aumento notorio en los mercados de valores de buena parte del planeta y a una disminución del nivel del dólar frente al euro.

20 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

La lógica detrás de esos vaivenes es que el menor costo del dinero conducirá a empresas y consumidores a invertir más o a comprar más artículos, alejando así el fantasma de la recesión que surgió en agosto, tras la aparición con fuerza de la llamada crisis de las hipotecas. Como la medida está dirigida a la economía estadounidense, la expectativa es que el déficit comercial de ese país con el resto del mundo continúe elevado y que los inversionistas prefieran pasar sus recursos a monedas como el euro, ante la menor rentabilidad relativa de los papeles en dólares.

Hasta ahí, lo ocurrido no dejaría de ser una noticia interesante para algunos, si no tuviera claros efectos en Colombia. Pero lo que pasó ayer en los mercados locales comprobó una vez más que la globalización es real y tiene efectos tangibles, tanto en Dinamarca como en Cundinamarca. Así, el Índice General de la Bolsa de Valores de Colombia aumentó 0,65 por ciento, los Títulos de Tesorería tuvieron una subida de precio en el mercado secundario y el dólar experimentó una fuerte descolgada al llegar a 2.036 pesos, después de que hace apenas unos días bordeara la barrera de los 2.200. Tal como fue evidente en otras latitudes, el cálculo es que parte de los capitales que salieron del país en las últimas semanas van a regresar, presionando hacia abajo la tasa de cambio.

Es en medio de ese escenario que el Banco de la República debe pronunciarse sobre el nivel de la tasa de interés, a través de la cual le inyecta liquidez al mercado. Tal como lo hizo en su momento su homólogo norteamericano, el Emisor comenzó también a subir ese indicador, con la intención de aumentar el costo del dinero para así disminuir la demanda de crédito y enfriar la economía, cuyo crecimiento en el primer semestre de 2007 fue cercano al 7,5 por ciento. Así las cosas, la tasa del Banco está en 9,25 por ciento anual, pero es sabido que algunos integrantes de la junta creen que un apretón adicional es necesario para controlar las presiones inflacionarias, en particular después de que parece imposible cumplir la meta fijada. De hecho, si la votación hubiera tenido lugar hace unos días, seguramente la mayoría habría estado a favor de un alza de un cuarto de punto, por lo menos.

Pero eso ya no es tan evidente. Para comenzar, el mensaje proveniente de Washington es que la salud de la economía también le debe importar a la autoridad monetaria, más aun cuando los brotes inflacionarios parecen estar bajo control. En el caso de Colombia no ocurre necesariamente lo mismo, pues la inflación anual supera el 5 por ciento, aunque algunos anotan que ha habido una reducción apreciable de más de un punto porcentual, después del pico de abril pasado. Por otra parte, es claro que los intereses ya han subido y que la demanda de crédito se ha moderado, como lo demuestra la tasa DTF, que bordea niveles del 9 por ciento anual. Como si lo anterior fuera poco, hay reticencia a que el dólar baje mucho más, pues el déficit en la balanza comercial sigue imparable, debido al ímpetu de las importaciones que crecieron 26,8 por ciento hasta julio, según el Dane, llegando a 18.027 millones de dólares. Ese desfase anticipa futuros problemas que serían peores con una tasa de cambio más baja, un elemento más para que el Emisor, posiblemente, decida quedarse quieto en esta oportunidad y posponer para octubre una decisión que quiere, pero todavía no puede tomar.

Ante la rebaja en las tasas en Estados Unidos y debido a lo sucedido en los mercados, el Banco de la República tiene poco espacio para subir mañana el costo del dinero”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.