‘Crisis hipotecaria le va a salir barata a A. Latina’

‘Crisis hipotecaria le va a salir barata a A. Latina’

La actual crisis hipotecaria de Estados Unidos no pasará a mayores, aseguró el ex ministro de Planeación de Venezuela, Ricardo Hausmann.

20 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

En entrevista con PORTAFOLIO, tras su intervención en el foro Expogestión realizado en Bogotá, el profesor de la Práctica del Desarrollo Económico en la Escuela Kennedy de la Universidad de Harvard y ex primer Economista Principal en el BID, sostiene que el problema de América Latina es el conflicto que existe entre dos sistemas de gobierno.

¿Cómo ha visto el desarrollo de la llamada crisis de las hipotecas? Tiene dos dimensiones. La primera, de unos activos financieros que van a perder valor, y creo que ese es un efecto relativamente menor. El segundo, a mi me gusta llamarlo de la ‘vaca loca’ y se refiere al hecho de que el porcentaje de vacas inglesas que sufrieron esa enfermedad fue muy pequeño, pero como no se sabía cuáles tenían y cuáles no tenían el virus, nadie compraba carne y tuvieron que matar a todas las vacas. Sin embargo, yo soy de los que cree que esta es una turbulencia transitoria y no un problema de más largo aliento.

Utilizando la figura de las vacas locas, ¿cree que el virus va a lograr ser aislado en unos cuántos corrales? Sí. Si hoy supiéramos exactamente quién tiene qué y cuánto es la pérdida de cada quien, al día siguiente los mercados sabrían qué comprar y se acabó el problema. Pero parece que estos activos fueron reempacados y vendidos a otra institución en una cadena grande que llevó el virus a una cantidad de sitios donde uno no se lo esperaba, y eso disminuye la disposición a comprar cualquier activo financiero y genera una escapada hacia la liquidez, ocasionando una crisis en el sistema bancario.

Eso explica la razón por la cual los bancos centrales han tenido que emitir una enorme cantidad de dinero y eso también hace que muchos de los mercados se hayan ido secando. Básicamente es un reacomodo del sistema financiero.

¿La actitud de los bancos centrales ha sido correcta? Creo que la Reserva Federal ha sido un poco lenta en la comprensión de lo pasado. También hay una preocupación importante para que no se genere una experiencia de riesgo moral en esta situación.

Lo que ocurría antes es que los prestamistas al dar una hipoteca lo único que tenían que asegurarse era que no se dañara hasta que la revendieran y claro, les importaba muy poco la calidad de hipoteca que estaban dando.

El que la compraba pensaba que no iba a tener un mayor problema. Hubo un inadecuado manejo del riesgo en esa parte del sistema financiero y mucha gente no quiere que esto se convierta en un salvamento que deje la lección de que estas cosas está bien hacerlas, porque al final el banco central es el salvador.

¿Comparte los temores de una recesión en E.U.? Nos hemos vuelto muy complacientes en el período reciente. Yo no he visto en ningún periódico un gran titular que diga que estos son los cinco años en que la economía mundial ha crecido más rápido en todo período de la humanidad, desde que los dinosaurios caminaban en la Tierra. Hemos estado viviendo un período inusualmente acelerado de crecimiento y de pronto nos hemos acostumbrado a que eso es normal.

Dentro de ese contexto, Estados Unidos creció muchísimo, más que Europa y probablemente más de lo debido. Por eso es factible que en este segundo período crezca un poco menos y viva una cierta desaceleración. Si eso ocurre con tasas de crecimiento negativas un par de trimestres, que es lo que llamarían una recesión, es un poco difícil de decirlo. ¿Qué puede pasar? No vería una desaceleración apocalípticamente. Creo que si Estados Unidos compra menos, probablemente va a haber presiones en China para que el crecimiento de ese país se base un poco más en su mercado interno y eso en cierto sentido sería bueno para el mundo, pues ellos están teniendo un superávit de cuenta corriente del 10 por ciento del PIB. Y si ellos consumen más, entonces nosotros podremos venderles más.

Precisamente, ¿cómo va Latinoamérica en toda esta ecuación? Los bancos centrales de América Latina han estado luchando contra la excesiva apreciación de sus monedas, entonces han visto esta crisis como un alivio. La región hasta el momento no ha sido mayormente afectada, pues no tiene muchas razones de fondo para ello. Así que habría que pensar que esto nos va a salir barato.

Y más allá del tema de la crisis ¿cómo ve la situación regional? Creo que la región ha estado reaccionando a un cambio muy importante en los términos de intercambio y que ha aumentado mucho la rentabilidad de una gran cantidad de inversiones en el sector transable. El problema de América Latina es un conflicto entre dos sistemas de gobierno.

¿Qué dice de ese debate? Creo que la región se está crecientemente dividiendo en dos grupos. Hay algunos países intermedios que no se sabe claramente dónde van a terminar, me refiero a Argentina, por ejemplo, pero se está conformando una cuenca del Pacífico con políticas económicas relativamente similares.

Excluyendo a Ecuador y Nicaragua, el resto terminarán con acuerdos de libre comercio con E.U. y por lo tanto una gran facilidad de llegar a un acuerdo entre ellos, de modo que se podría estar generando un mercado común de la Cuenca del Pacífico en los años venideros y algunas de las inversiones ya anticipan eso.

¿Y el otro? El segundo grupo es un bloque que no sé como llamarlo… populista, autoritario, liderado por Venezuela, que de acuerdo con unas cuentas que sacó la Associated Press se comprometió, en los últimos 12 meses, a gastar 9.000 millones de dólares en apoyos económicos al resto de la región. Eso representa el 6 por ciento del PIB de Venezuela y casi cuatro veces lo que E.U. gasta en ayuda financiera a América Latina.

¿Cuál es la causa? Eso se debe en parte a que el presidente Chávez no tiene que pedirle permiso a ningún Congreso, ni rendir cuentas. Nadie realmente sabe cuánto de esa plata que está comprometida ya se gastó, ni cuándo, ni cómo. Eso lleva a que haya, en este momento, una voluntad política apoyada con muchos recursos financieros para exportar esta revolución. Sin embargo, el país tiene patas económicas muy flojas, pues la gente típicamente cree que mientras el petróleo esté alto, Venezuela va a crecer y aunque puede gastar mucho, no necesariamente puede gastar crecientemente.

A pesar de que el precio del crudo es histórico, en Venezuela la producción está cayendo, el tipo de cambio es fijo y la inflación está muy por encima del 20 por ciento. Eso hace que las utilidades de Petróleos de Venezuela caigan muy rápidamente y ya el Gobierno está experimentando unos déficits del 6 por ciento del PIB en las cuentas fiscales. Basta con que el petróleo deje de crecer y por eso es que el riesgo país es el más alto de todos, con excepción de Ecuador. ¿Qué piensa de Colombia? Se ve relativamente bien. Ha tenido un crecimiento muy importante en los últimos cuatro años y eso ha venido acompañado de un crecimiento de las exportaciones. Veo que hay una enorme inversión extranjera y mucha iniciativa en varios ámbitos de la economía. De modo que este crecimiento de Colombia tiene patas largas, pero es importante que se prepare para lo que ya ha sufrido veinte mil veces en el pasado, que es la volatilidad venezolana y creo que las empresas colombianas tienen que aprovechar el momento para abrir oportunidades en nuevos mercados, porque el vecino no va a durar hasta siempre.

El país debe prepararse para lo que ya ha sufrido en el pasado, que es la volatilidad venezolana”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.