SILVIO BERLUSCONI, DE CARA A LA JUSTICIA

SILVIO BERLUSCONI, DE CARA A LA JUSTICIA

El primer ministro italiano Silvio Berlusconi llegó ayer a los tribunales de Milán para ser interrogado por acusaciones de corrupción mientras su gobierno está tambaleante.

14 de diciembre 1994 , 12:00 a. m.

El millonario fue conducido ante los magistrados contra la corrupción de la operación Manos Limpias en una limosina gris y con una nutrida escolta de seguridad.

Berlusconi sorprendió a la prensa cuando llegó cuatro horas antes de lo anunciado por su gobierno de coalición para ser interrogado por acusaciones de soborno por 7.000 millones de dólares en relación a su imperio empresario Fininvest.

Los dos abogados del jefe del gobierno, Giuseppe Di Luca y Ennio Amodio, asistieron al interrogatorio.

Los fiscales de Milán se habrían puesto de acuerdo con los abogados de Berlusconi para su llegada anticipada al Palacio de justicia, a fin de evitar problemas de seguridad, se indicó de fuente judicial.

Escuadrones de la policía paramilitar se apostaron alrededor del edificio, centro de la operación de tres años que precipitó la caída de la vieja guardia política italiana.

El primer ministro no formuló declaraciones, pero anteriormente, dijo que está convencido de que el interrogatorio limpiará totalmente su nombre y reiteró que no tiene intenciones de renunciar pese a las tensiones existentes en la coalición.

Seré interrogado con la frente alta y absolutamente convencido de que estoy en lo correcto , dijo en una carta publicada en la primera plana del diario financiero Il Sole 24 Ore.

Quiero decir en voz alta y claramente que no tengo intenciones de renunciar , agregó.

Los hechos reprochados a Berlusconi, propietario del grupo de medios de comunicación Fininvest, se refieren a presuntos actos de corrupción en relación a la Guardia de Finanzas (policía financiera) en ocasión de controles fiscales en sociedades de su grupo.

En 1991, la editorial Mondadori, una parte de la cual es de Fininvest, habría pagado 130 millones de liras (81.000 dólares) a miembros de la Guardia de Finanzas durante un control fiscal.

Un soborno de 100 millones de liras (62.500 dólares) habrían sido pagados por la Fininvest a la Guardia de Finanzas en ocasión de un control a su empresa de seguros Vita.

Berlusconi, que ha proclamado en distintas oportunidades su total inocencia, llegó al poder luego de las elecciones generales en marzo, al frente de una coalición cuyos principales integrantes son su partido Forza Italia, la federalista Liga del Norte y la derechista Alianza Nacional.

El jefe de la Liga, Umberto Bossi, cuyo partido asegura a la coalición su mayoría parlamentaria, dijo el lunes que la tormentosa asociación no durará más que unas pocas semanas.

En menos de un mes, se sentirán los primeros síntomas de la Segunda República , dijo Bossi en Milán.

Bossi se refirió a Berlusconi y a la Alianza Nacional como los últimos vestigios de la corrupta vieja guardia política italiana y dijo que, en su opinión, caerán sin pena ni gloria en una inminente crisis gubernamental.

Crisis judicial Roma (AP) La totalidad de los inspectores del ministerio de Justicia renunció ayer después que varios jueces importantes preguntaron si la revisión de sus judicaturas estaría políticamente motivada.

La dimisión de los 20 inspectores aumentó la tensión entre la coalición del primer ministro Silvio Berlusconi y los magistrados, según los cuales son cada vez más presionados por el gobierno debido a sus indagaciones.

Los magistrados en Palermo y Milán investigan si el ministerio de Justicia se excedió al ordenar el examen de archivos y otros documentos. El ministerio sostiene que las revisiones son rutinarias y negó que tengan propósitos intimidatorios.

La carta de renuncia de los inspectores lamentó que la absoluta autonomía del ministerio quedó minada por la agresión a sus funciones.

La semana pasada, el fiscal Antonio Di Pietro dimitió porque no quería ser usado con fines políticos.

Asimismo, el presidente del máximo tribunal de apelaciones italiano, Arnaldo Valente, dimitió el lunes y dijo que fue sometido a una agresión brutal después que el tribunal trasladó un escándalo de corrupción que presuntamente afectaría al conglomerado de Berlusconi de Milán a Brescia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.