Villanueva saluda al quinto aire

Villanueva saluda al quinto aire

Este año se medirá la fortaleza de la romanza vallenata, al menos dentro del concurso de acordeoneros que se celebra en Villanueva (La Guajira), del 20 al 23 de septiembre. La romanza es el nombre con el que el año pasado el festival Cuna de Acordeones bautizó al quinto aire vallenato.

19 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

El nombre y la decisión de incluir la romanza en sus concursos fue resultado de un foro realizado a la par del festival del año pasado, con Rafael Escalona, como defensor del nuevo ritmo, a la cabeza.

“La edición de este año será la prueba de fuego de la romanza”, dijo Beto Murgas, músico que estuvo presente en la reunión que le dio luz verde al ritmo en el segundo festival de acordeoneros más importante de Colombia.

“Tengo mis dudas –agregó–, porque no vi una campaña agresiva en el preámbulo del Cuna de Acordeones. Si uno no les recuerda esta nueva modalidad a los concursantes, no sabemos cómo se prepararán”.

A pesar de esto, Murgas tiene fe en que salga bien. “Lo que hicimos al admitirlo –explicó– fue tratar de reconocer un periodo musical en el que surgieron compositores como Gustavo Gutiérrez Cabello, que hicieron canciones que no se acomodaban a ninguno de los cuatro aires que reconoce el Festival de la Leyenda Vallenata”.

La historia de la romanza, según el compositor Rosendo Romero, comenzó con las modificaciones armónicas que realizó Gutiérrez Cabello, “por allá en los años 60, a las canciones vallenatas. Estas variaciones las diferenciaban del vallenato tradicional. Aunque el suyo siempre se ha tenido como auténtico”, explicó.

Según Romero, por no caber dentro de la clasificación estricta de paseo, merengue, puya o son, las canciones de Gutiérrez y otros de su generación (Octavio Daza, Freddy Molina y él mismo) suelen quedar relegadas del repertorio que presentan los acordeoneros en las competencias.

Por eso, aunque la polémica del quinto aire continúa (sus promotores quieren que sea aprobado en el Festival de Valledupar), Villanueva lo incluyó en sus concursos. Y esta semana se pondrán en práctica los parámetros de evaluación de la romanza.

Óscar Acosta, coordinador general del Cuna de Acordeones reafirma que esta será la oportunidad para que se escuchen en competencia canciones clásicas del repertorio vallenato como Nido de amor, Relicario de besos y Matilde Lina.

Modalidades y festivales.

El periodista e investigador vallenato Richard Leguízamo teme que, de la mano de la romanza, la competencia se incline al vallenato comercial romántico que venden los grupos que están pegando. “Será interesante ver qué vallenato se presentará como romanza en Villanueva”, dice.

Resalta que el Cuna de Acordeones no es el único abierto a otros aires. En El Paso (Cesar), premian el vallenato libre (cualquier aire y temática diferentes de lo tradicional). Por otro lado, en los festivales de la zona sabanera, como el de Sahagún (Córdoba), se les exige tocar porro y cumbia.

“Por eso, muchos acordeoneros del Cesar y La Guajira no van a festivales sabaneros”, explica el investigador Leguízamo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.