Que destapen las alcantarillas antes de que llegue el invierno

Que destapen las alcantarillas antes de que llegue el invierno

El país se apresta a hacerle frente a otro crudo invierno, según los pronósticos de las autoridades meteorológicas.

17 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

De acuerdo con las predicciones del estado del tiempo, todo indica que se acerca una temporada de lluvias, cuyos niveles pueden ser iguales o superiores a los de otros años, en los que muchas regiones del país han vivido graves emergencias.

Como por ahí dicen que “soldado avisado no muere en guerra”, sería bueno que en ciudades como Bogotá, Barranquilla, Montería y Cartagena, al igual que en todas las riberas de los principales ríos del país, se tomaran algunas medidas mínimas de precaución para evitar tragedias anunciadas.

Por ejemplo, en la capital del país, la Empresa de Acueducto y Alcantarillado debería estar limpiando desde ya las alcantarillas de la ciudad, pues muchas de éstas se encuentran taponadas por hojas de árboles, basura y tierra.

Si este trabajo se realiza antes de que llegue el crudo invierno, seguramente se logrará que el agua lluvia fluya sin problemas y se evite así la inundación de vías.

Es más, la Alcaldía de Bogotá, debería iniciar un plan de prevención de emergencias, antes de que se intensifiquen las lluvias que, por estos días, afortunadamente siguen siendo graduales.

Las autoridades no pueden echar en saco roto la situación vivida por miles de familias de bajos recursos en el sur de Bogotá, que año tras año enfrentan situaciones verdaderamente calamitosas, en las que se incluye hasta la pérdida de vidas.

De igual forma, el Ministerio de Transporte requiere ya de un plan de contingencia para que pueda resolver rápidamente cualquier situación de bloqueo de vías, como consecuencia del invierno.

Tampoco se puede echar al olvido los continuos problemas que genera el invierno en Barranquilla, con los tradicionales arroyos en sus calles.

Es claro que este tipo de problemas no se pueden solucionar de un día para otro, pero sí es posible tomar medidas de precaución para impedir que cada vez que llueve fuerte, el país tenga que registrar la muerte de personas.

Entonces sí, como dijo el locutor deportivo: “ya no hay tiempo de llorar”.

Alejanda Montaño

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.