El Gobierno no pide al Dane manipular cifras: Carolina Rentería

El Gobierno no pide al Dane manipular cifras: Carolina Rentería

Un choque entre Carolina Rentería, directora de Planeación Nacional, y Ernesto Rojas Morales, ex director del Dane, precipitó el retiro del alto funcionario de la entidad. A Rojas Morales, antes de la protocolización de su retiro, el gobierno le ofreció una embajada.

16 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

“Desde el año pasado –dice Rentería– el Dane suspendió la entrega de la información que habitualmente recibíamos sobre la base de datos de las encuestas. Preguntamos una y otra vez por la razón de esa suspensión y nos daban diferentes explicaciones: que se estaba revisando la información, que había un problema con el envío, que fallaba la comunicación; hasta que hace tres meses dijeron que querían que Planeación Nacional firmara un acuerdo de manejo de información con el Dane. La propuesta significaba cambiar el acuerdo marco, vigente desde 1993 firmado por los entonces directores Armando Montenegro, de Planeación, y Rodolfo Uribe, del Dane. Yo consideré que el acuerdo debía permanecer vigente y que la información del Dane a Planeación se debía seguir manejado como en los últimos 15 años”.

¿Que proponía el Dane con el nuevo acuerdo? Quería dar la información pero no el acceso integral a las bases de datos, como hasta ahora ha existido y que es lo que permite hacer los análisis de coyuntura.

¿Y para qué solicitaba usted el acceso a la base de datos? Para hacer análisis, revisar las mediciones de pobreza, examinar factores de desempleo, analizar el origen de sus súbitas alteraciones, ver la evolución de los ingresos, tanto de personas naturales como de entidades privadas; poder analizar el mercado laboral, y conocer en detalle el origen de las estadísticas de educación y de vivienda. Todos esos informes nutren estudios económicos no sólo de Planeación Nacional sino de las universidades públicas y privadas y de los centros de investigación económicos. Por eso pedíamos la base de datos.

El director saliente del Dane ha dicho que el artículo 5º. de la ley 79 de 1993 establece el secreto estadístico inviolable...

Primero: Planeación nunca pidió algo diferente a lo que el Dane venía entregando a este gobierno y a todos los gobiernos que antecedieron al presidente Uribe; segundo, siempre ha habido confidencialidad sobre esos datos; tercero, a nosotros no nos entregan los datos con cedulas ni apellidos; nos dan la información que permite descomponer y organizar las variables.

¿Y la acusación de que Planeación lo que quería era manipular las cifras? Eso es falso, absolutamente falso. Jamás hemos pedido que se manipulen las cifras; lo que hemos hecho es mostrar inconsistencias, ¡porque hay inconsistencias! Por ejemplo: se le mostró al Dane cómo en la encuesta de ingresos los ceros que se reportaban como ausencia absoluta de ingresos realmente correspondían a las personas que no contestaban la encuesta.

¿Y cuáles son las observaciones que Planeación hizo sobre las cifras del Dane en materia de desempleo? Yo no he dicho que no creamos en las cifras de desempleo; lo que observamos fue esto: cuando se produjo el cambio metodológico en la encuesta del Dane, hubo una serie de oscilaciones grandes, en ciertas variables de la encuesta que llevaron a que no nos pudiéramos explicar ciertos fenómenos. Y pedimos la base de datos para buscar explicación. Lo que pedimos fue acceso a la información, no cambiar la información. Pedimos una comparabilidad de las cifras para establecer si resultaban iguales con las dos metodologías. No para cambiarlas. Para conocerlas. El gobierno nunca ha buscado cambiar las cifras del Dane, nunca ha pedido que se manipule la información que está en el Dane, nunca ha solicitado que el resultado diga una u otra cosa. Lo único que hemos pedido y nos negaron fue acceso a la información. Esa es una pelea que Planeación tenía que dar...

¿No le parece grave esta confrontación que puede conducir a que el país pierda totalmente la credibilidad en el Dane? Ha sido una situación muy desafortunada, muy costosa para el país; todo el mundo pierde.

Suponga que las cifras del desempleo mejoran con el próximo director.

¿Quién va a creer eso? Así como no se manipularon las cifras en el pasado y no se van a manipular en el presente, no creo que se vaya a producir un cambio significativo en las tendencias: la tasa de desempleo va a seguir mostrando lo que está mostrando.

¿Usted cree en el Dane? Sí.

Entonces, ¿por qué precipitaron la renuncia de su director? Yo no sé por qué le pidieron la renuncia, si es que se la pidieron, pero a todos los funcionarios públicos nos pueden pedir la renuncia todos los días del año.

En el caso del director saliente parecía un castigo por haberse negado a suministrar los microdatos o bases de datos. ¿Es así? Eso es lo que él ha dicho y eso no es cierto, porque nadie le solicitó en ningún momento un cambio en las cifras. En este momento Planeación Nacional y las universidades públicas, privadas, centros de investigación, no tenemos las encuestas. La de diciembre llegó el miércoles pasado. No tenemos marzo, no tenemos junio, estamos en septiembre, eso es lo que es grave...

¿Qué le parece el referendo que está impulsando el partido liberal contra la reforma que fue aprobada por el Congreso y que elimina el crecimiento de transferencias que imponía la Constitución del 91? Nuestro país tiene una democracia abierta donde todos tenemos derecho a expresarnos; eso es totalmente válido. Otra cosa es el referendo que se propone, al que considero inconveniente para el país. Yo le aseguro que si el referendo pasa, el gobierno que llegue en el 2010 tiene que volver a cambiar el sistema porque la fórmula como quedó escrita en la Constitución del 91 y que el referendo pretende revivir es absolutamente inviable. No tenemos plata suficiente para cumplir el mandato de la Constitución del 91.

¿Que le inquieta del futuro del país? Que se mantenga después del 2010 la política del presidente Uribe. Desde cuando él llegó a la jefatura del Estado en el año 2002, su política de seguridad democrática permitió la recuperación de la economía nacional.

A propósito del presidente Uribe y su gestión, “¿ahora que estamos tan bueno, para dónde nos vamos?” Estoy de acuerdo en que si las políticas están funcionando es bueno quedarse con ellas. Creo que es bueno tener conciencia de la importancia de la consolidación de la política de seguridad democrática. Lo que ha hecho el presidente Uribe hay que mantenerlo, hay que defenderlo y hay que preservarlo...

¿ En cabeza de quien? De quien sea. Yo no puedo hablar de política. Yo lo que le diría a los empresarios es: evalúen su situación actual; evalúen como ven al país; evalúen si creen que todo esto es el resultado del actual gobierno; yo no entendería que, si las respuestas son afirmativas, cambiaran lo que tienen.

- LA HISTORIA DE UN PANFLETO La siguiente es la historia de un mensaje por correo electrónico que agravó seriamente las relaciones entre la directora de Planeación Nacional, Carolina Rentería, y el ex director del Dane, Ernesto Rojas Morales.

Un documento titulado ‘Carta abierta al Presidente de la República, a los medios de comunicación y a la opinión pública en general’ comenzó a circular desde el 6 de septiembre, en el alto gobierno. Llegó, inclusive, a las manos del presidente Uribe. En él, supuestos funcionarios del Dane criticaban duramente la gestión de Rojas Morales.

El ex director de esa entidad, investigó mediante la utilización de sofisticados métodos de informática, el origen del panfleto. Descubrió que la diatriba contra él no se originaba en el Dane sino en Planeación, desde el computador identificado con el siguiente IP: grivas@dnp.gov.co. Rojas Morales encontró entonces que esa identificación correspondía a Guillermo Rivas, técnico de Planeación nacional. Con esa prueba, afirmó que era en Planeación desde donde se había suplantado a los trabajadores del Dane y se había lanzado la campaña contra su gestión.

Pero Rivas no fue el autor del panfleto. Lo recibió del correo de Manuel Muñoz, técnico de la Universidad Nacional, quien a su vez, lo había recibido de Adriana Rodríguez Castillo, investigadora también de la Nacional. Ella a su turno, lo había recibido del periodista de EL TIEMPO Jorge Correa. Y Correa, lo había recibido sin remitente. Correa no lo publicó por su carácter de anónimo.

Cuando trató de precisar el origen del panfleto, pidió al remitente que se identificara. No obtuvo jamás respuesta. ¿Por qué Correa le envió el panfleto a Adriana Rodríguez? “Hice lo que debe hacer un periodista: Llamar a todas las fuentes para precisar lo que ocurría. Llamé tanto al Dane como a Planeación y a diferentes entes investigadores, entre ellos a Adriana Rodríguez de la Universidad Nacional” responde Correa.

A su turno, Rivas hizo circular el panfleto en Planeación Nacional, y finalmente llegó al Presidente. Al mensaje, ciertamente le faltó la advertencia como en toda cadena de mensaje: ¡Al que no reenvié este E-Mail, le caerá una maldición!!!

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.