La banca le apuesta más a lo micro

La banca le apuesta más a lo micro

Colombia parece estar tomando en serio el proceso de bancarización para que más ciudadanos tengan acceso a los servicios del sistema financiero, asegurador y bursátil.

14 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

Hoy, el país es uno de los de menor profundización bancaria en el mundo y eso explica el hecho de que los grupos financieros más importantes del planeta hayan puesto sus ojos en este mercado y estén adquiriendo todo tipo de entidades que enfocan gran parte de sus esfuerzos hacia la población de menores ingresos.

Esto significa que el potencial de crecimiento de los negocios financieros en Colombia es muy grande.

La bancarización no se trata solo de llegar con productos de ahorro y crédito tradicionales, sino que se está ampliando a otra clase de servicios como los seguros e, incluso, el mercado bursátil.

Por eso, en el mercado existe una estrategia concreta de llegarle a un mayor número de colombianos con productos como los microcréditos, los microseguros y hasta procesos de masificación de acciones para que un número importante de ciudadanos puedan ser socios minoritarios de empresas como ISA, Isagen, ETB y, más recientemente, Ecopetrol.

Estas estrategias, para que más colombianos ingresen al mundo financiero, van de la mano de la creación de los corresponsales no bancarios y, ahora, de los corresponsales no bursátiles, que buscarán ampliar la penetración de sus negocios a un mayor número de colombianos de bajos y medios ingresos.

Todo, porque el futuro de los negocios financieros está en la masificación de sus productos y no en la concentración en nichos exclusivos del mercado.

En el caso específico del crédito, que es la manera más tradicional de profundizar la bancarización, el crecimiento en Colombia ha sido evidente en los últimos meses. Según la Asociación Bancaria, entre julio del 2006 y marzo de este año se vincularon al crédito bancario más de 548.000 colombianos y cerca de un 1’800.000 personas accedieron a cuentas de ahorro en ese mismo período. Además, se crearon 3.548 corresponsales no bancarios para aumentar la presencia de entidades financieras a 32 municipios del país en donde no existía una sucursal bancaria.

En el caso de los microseguros, una encuesta contratada por la Federación de Aseguradores Colombianos (Fasecolda), revela que si bien es cierto ese negocio ha crecido de manera importante, al cierre del 2006 solo representaba el 5 por ciento de las primas del sector.

Por el lado del sistema bursátiles se han diseñado estrategias para masificar el mercado, tanto con el ingreso de nuevos emisores, como de más inversionistas para que exista una mayor masificación.

Los créditos pequeños toman impulso.

El acceso de más colombianos al sistema financiero se está dando a través de la masificación del microcrédito.

Los planes de microfinanciación operan ahora bajo la política oficial de la ‘Banca de las Oportunidades’ y, por eso, ese tipo de cartera está tomando mayor impulso.

Según la Asociación Bancaria, al cierre del año pasado, 522.000 personas accedieron por primera vez a un préstamo oficial con la banca colombiana, haciéndolo a través del microcrédito.

Esa cifra contrasta abiertamente con la registrada en el 2002, cuando apenas 33.000 colombianos obtuvieron un préstamo bancario por primera vez en su vida.

El auge del microcrédito se evidencia en el comportamiento de la cartera en los últimos años.

El saldo de ese tipo de préstamos, orientado especialmente a personas de bajos ingresos económicos, se ubica hoy en torno a los 1,8 billones de pesos, cuando al cierre del 2002 rondaba apenas los 366.000 millones.

La política de bancarización a través del microcrédito y de los demás servicios de las entidades financieras se facilita con el esquema de corresponsales no bancarios, que ha permitido llegar a un mayor número de municipios del país.

Pero no solo el microcrédito ha sido uno de los mecanismos de impulso a la bancarización en Colombia. Ese proceso también se ha dado con mayores colocaciones de otras modalidades de préstamos, especialmente de consumo.

En este caso, las tarjetas de crédito representan el mecanismo más común de financiación del consumo.

Pese al aumento de las colocaciones de tarjetas de crédito que se ha presentado en los últimos años, Colombia sigue siendo un país con baja penetración de ese sistema en el contexto internacional.

“El sector financiero colombiano ha venido impulsado decididamente la bancarización. Su compromiso se refleja principalmente en el diseño de productos especializados, ajustados a las necesidades de la población de menores ingresos, así como en la suscripción de acuerdos de colocación de crédito con el Gobierno Nacional”, dijo la presidenta de la Asobancaria, María Mercedes Cuéllar, en un foro reciente sobre el tema.

Las acciones se abren paso para todos.

Los procesos de democratización accionaria que se han llevado a cabo en los últimos años en Colombia, como el actual de Ecopetrol, constituyen un paso importante para que cada vez más ciudadanos entren al mercado de capitales.

El mercado nacional de acciones es muy pequeño y apenas representa el 3 por ciento de los negocios que se transan en la Bolsa de Valores de Colombia (BVC). Entre enero y julio de este año, 19.751 personas naturales compraron acciones de empresas inscritas en la Bolsa, y aunque representaron el 43 por ciento de ese clase de operaciones con negocios por seis billones de pesos, el hecho concreto es que el mercado de acciones para los colombianos del común es un ilustre desconocido.

El Gobierno acaba de aprobar el esquema de ‘corresponsales no bursátiles’ para que las firmas comisionistas de bolsa amplíen sus oportunidades de negocio a todo el país.

Por su parte, la BVC avanza en un programa para que nuevas empresas ingresen al mercado bursátil, ya sea mediante emisiones de bonos de deuda o a través de nuevas acciones para captar financiación y fomentar el ahorro.

Aseguradoras se expanden a los mercados populares.

Colombia es uno de los países del mundo con más baja cobertura de seguros y, por eso, el sector está fortaleciendo la estrategia de masificar los microseguros en los sectores de menores ingresos.

El panorama de cobertura es inquietante si se tiene en cuenta que el 92 por ciento de las personas que en Colombia sobreviven con menos de dos dólares diarios (unos 4.000 pesos) no tiene cobertura de microseguros.

Aunque estas primas han tenido en los últimos años un crecimiento importante, al cierre del 2006 representaban apenas el 5 por ciento del total de las emitidas por el sector.

Un reporte de Fasecolda señala que los hogares colombianos gastan lo mismo en seguros que en loterías. El gremio señala que esto sucede pese a que “la probabilidad de muerte de un hombre de 30 años es 50 veces mayor que ganarse la lotería”.

Según una encuesta revelada por Fasecolda, la mayor parte de los microseguros se concentra en elementos de propiedad.

Esto se explica en buena parte por los seguros a los celulares, que tienen una penetración importante en la población de bajos ingresos, dice un informe del gremio.

Una característica del mercado es que el 90 por ciento de los productos de microseguros tiene cobertura mensual y en el sistema existen productos que cuestan menos de 2.200 pesos mensuales. Sin embargo, el promedio está entre 4.500 y 6.700 pesos.

Una estrategia clave en la masificación de los microseguros tiene que ver con el desarrollo de los canales de distribución utilizados por las compañías del sector.

Aquí se encuentran redes de bancaseguros, entidades cooperativas, ONG y hasta facturas de servicios públicos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.