Proteger al visitante es una obligación

Proteger al visitante es una obligación

Recibo con frecuencia comentarios sorprendentes sobre robos en centros comerciales, a los que acudimos porque, de alguna manera, nos sentimos protegidos. Incluso, para garantizar nuestra seguridad, nos revisan el carro y los bolsos, por lo que esperamos que estos lugares asuman ciertos deberes y responsabilidades.

13 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

Los visitantes esperamos que los que observan las cámaras de vigilancia sean previsivos y sigan a quienes muestren conductas sospe-chosas.

Una lectora me escribe: “me encontraba con mis dos hijos, agachada, probándoles zapatos en un centro comercial y con gran sorpresa, tan pronto me enderecé, constaté que mi bolso había desaparecido. Por favor, dígame quién debe responder por esto o por lo menos cuéntelo para evitar que le ocurra a alguien más”. Y otro lector dice: “fui a sacar dinero en un banco del centro comercial cercano a mi casa –lo consideraba más seguro que las sucursales que se ubican en las calles– solicité un escolta que me acompañó hasta mi carro, pero al llegar a otro parqueadero fui sorprendido por un motociclista que me siguió y, al verme bajar, me encañonó y me obligó a entregar lo que llevaba, ante la mirada indefensa de varias personas. ¿No deberíamos ser más solidarios para impedir estos casos?” Una mamá me escribe: “tengo una hija preadolescente, cuya única recreación es encontrarse con sus amigos en los centros comerciales, y fue víctima del robo de su bolso en un baño.

En una ocasión anterior le habían hurtado el celular de su bolsillo mientras subía por una congestionada escalera eléctrica. Antes nos sentíamos seguros de que fuera a estos lugares. ¿No es una norma proteger al visitante?”.

La respuesta más cómoda sería la de que en todas partes se presentan estos episodios.

Lo cierto es que es una norma que los dueños o administradores de estos lugares protejan –como anfitriones– a quienes los visitan.

Una de las razones son los altos precios que pagan los dueños de los locales para garantizar la seguridad. Es su obligación disponer de personal de vigilancia especializado para evitar o minimizar estos problemas.

También, quienes trabajan en estos sitios tienen el deber de proteger a sus clientes y usuarios y de llamarles la atención, de manera amable, cuando perciben que están actuando de manera desprevenida o confiada.

Tenemos muchos temores y debemos contribuir a solucionarlos para evitar que dejemos de ser fanáticos visitantes de los centros comerciales.

*Consultora de imagen.

Envíe sus preguntas, inquietudes y comentarios relacionados con etiqueta, protocolo e imagen al correo susombra@gmail.com, al fax 4104730 o a la Avenida Eldorado No. 59-70, redacción.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.