UN OASIS CULTURAL EN TEXAS

UN OASIS CULTURAL EN TEXAS

Orfeo descendió al valle de los muertos a rescatar a Eurídice y llevarla finalmente al altar. Una serpiente le había dado muerte el día en que se iban a casar y, por eso, estaba allí implorando a los dioses que se la regresaran.

15 de diciembre 1994 , 12:00 a. m.

La única condición que los dioses griegos impusieron a Orfeo era que no volviera a mirar a Eurídice durante el regreso a casa, pero él quiso verla y ella se desvaneció. Parte de esa historia, el retorno de Orfeo y Eurídice, cuelga ahora de un muro del 1001 Bissonet en Houston.

La pintura, un original de Jean Batiste Camille Corot, es apenas una de las 27 mil historias de arte que cuelgan en los muros del Museo de Bellas Artes de Houston, considerado como el principal centro cultural del suroeste de Estados Unidos.

Hoy los muros blancos de este recinto albergan las colecciones de arte más extensas y reconocidas del planeta. Las amplias salas del museo sirven de escenario a la colección Straus de arte renacentista y del siglo XVIII, la colección Beck de arte impresionista y la colección Glaseell de oro africano.

Este año el museo adquirió 435 nuevas obras entre las que se destacan doce cuadros del pintor Francisco Goya que habían permanecido a lo largo de tres siglos en poder de su familia.

La colección artística del museo incluye un original de Vincent Van Gohg titulado Las Piedras, que representa el lugar más frecuentado por el artista. La calidad del cuadro se refleja en los brochazos de pincel que separan las imágenes vivas de otras.

La visita al museo permite percibir en minutos gran parte de la historia del arte. Allí reposan pinturas originales de Henri Matisse, Andre Derón, Constantin Francusi y el italiano Canaleto.

La colección de Bayou Bend, por ejemplo, se constituye en la principal compilación de arte decorativo en Estados Unidos. Más de 4.700 obras de ese tipo se exhiben en una mansión que reúne los más selecto del arte colonial hasta el siglo 19.

Incluye muebles, trabajos de metal, cerámicas, piezas de vidrio y arte textil.

El museo: toda una obra La estructura del museo, diseñada por el arquitecto William Ward Watkin, corresponde a un estilo clásico que empezó a construirse en 1924. Treinta años después las alas del este al oeste del edificio fueron culminadas.

El museo tiene un área total de 135.552 pies cuadrados que abarcan la escuela de bellas artes, un jardín de esculturas, una biblioteca y un departamento de conservación.

El jardín de escultura Lillie Hugh Roy Cullen fue creado por el escultor Isamu Noguchi y sirve de escenario a obras de Henri Matisee, Alberto Giacomeni, Marino Marini, Auguste Rodin, David Smith, Elsworth Kelly, Luoise Bourgeois y Frank Estella. Cada sala representa una época y un estilo diferente.

Incluso, existe una sala especial de la que hacen parte vestidos de los últimos tres siglos.

Sida y arte En 1927 la dirección del museo organizó la Escuela de Arte Galssell para la instrucción de niños y adultos en los diferentes campos del arte. Hoy es reconocida como una de las mejores instituciones en Estados Unidos.

La escuela ofrece residencia a artistas extranjeros. Anualmente 10.000 personas ingresan a participar en los diferentes programas de formación.

Actualmente existe un programa especial para niños hospitalizados, personas con dificultades de audición o vista y enfermos del Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida Sida].

Este programa busca explorar nuevas alternativas del arte y mejorar las condiciones de vida de personas con dificultades físicas.

El museo cuenta, además, con una biblioteca con más de 74.000 volúmenes que incluyen periódicos, revistas, catálogos de subastas, archivos de museos y un deposito especial de diapositivas para consulta.

Actualmente 20 mil hogares en Houston son miembros del museo.

La riqueza de sus obras, sus espacios culturales y la cantidad de esculturas y libros han convertido, sin duda, al Museo de Bellas Artes de Houston en un oasis cultural en la mitad de los rascacielos de la capital del estado de Texas.

Entrada: Adultos: US$ 3.

Niños, estudiantes y mayores de 65 años: US$ 1.50.

Este artículo fue realizado gracias a una invitación de Continental Airlines.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.