Otro superanalgésico cuestionado

Otro superanalgésico cuestionado

La Agencia de Regulación de Medicinas y de Administración Terapéutica de Mercancías (TGA), de Australia, canceló el registro del medicamento Lumiracoxib, usado en el manejo de enfermedades articulares y en el control del dolor, tras concluir, basada en estudios, que produce efectos secundarios severos en el hígado, asociados a su uso.

12 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

Lumiracoxib –un antiinflamatorio no esteroideo (Aine)– es producido por Novartis bajo la marca Prexige, es un inhibidor de la isoenzima COX 2, que bloquea selectivamente prostaglandinas involucradas en procesos inflamatorios de dolor, entre otros. Su uso fue aprobado en Australia en julio del 2004, pero llegó a ser ampliamente utilizado desde el 2006.

De acuerdo con el consejero médico principal del TGA, Rohan Hammett, hasta el pasado 10 de agosto esta agencia había recibido ocho informes sobre las reacciones adversas del medicamento en el hígado, incluyendo dos muertes y dos pacientes que requirieron trasplante hepático.

“El TGA y su comité consultivo de expertos analizaron los informes y recomendaron la cancelación del registro de Lumiracoxib, por la severidad de los efectos secundarios asociados con esta droga”, dijo Hammett.

Al parecer, las personas que consumen por más tiempo este medicamento tienen mayores riesgos de sufrir lesiones en el hígado.

El TGA recomendó a la gente cancelar de inmediato el consumo del Lumiracoxib y discutir tratamientos alternativos con sus médicos.

Se estima que cerca de 60.000 personas estaban tomando Lumiracoxib en Australia, que también se prescribía para el tratamiento dolores agudos, incluyendo dismenorrea, postoperatorios y los relacionado con procedimientos dentales.

Caso se estudia en Colombia En el país el medicamento también se comercializa desde el año pasado con el nombre de Prexige.

Orlando Sarmiento, director médico de Novartis, aseguró que cuando conocieron la decisión tomada en Australia, de manera voluntaria enviaron al Invima toda la documentación y los estudios de seguridad y farmacovigilancia sobre el fármaco.

Advierte que están a la espera de una decisión de la comisión revisora, pero asegura que en el país no se han encontrado casos de pacientes con alteraciones en el hígado.

Dice que emprendieron una campaña de difusión entre médicos para informar lo ocurrido. Insiste en que las dosis autorizadas en Australia (200 a 400 miligramos) son más altas que las recomendadas en el país (100 miligramos para uso crónico).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.