BOGOTÁ MIRA SU OCCIDENTE

BOGOTÁ MIRA SU OCCIDENTE

La antigua región de Serrezuela, ubicada en la Sabana de Bogotá, sirvió de escenario para construir un Club Campestre que se une a la larga lista de los que actualmente tiene la capital, pero que se sale de los límites tradicionales.

16 de diciembre 1994 , 12:00 a. m.

En primera instancia, se construyó al occidente de Bogotá, algo inusual para este tipo de clubes que, hasta el momento, se han radicado al norte y que empiezan a mirar otros horizontes para darle un aire nuevo a una ciudad que se asfixia por el tráfico y por la poca planeación con que ha ido creciendo.

Según Hernando Casas el promotor de este proyecto esta región de la Sabana es muy linda y tiene mucho futuro porque es mucho menos congestionada que el norte y porque son varias las vías que se tienen planeadas para desintoxicarla de la gran afluencia de vehículos que tiene la ciudad.

La región que cubre este club es de 600 mil metros cuadrados bordeados por el río Serrezuela, contigua a Mosquera, y según varios estudios climatológicas esta zona es la menos lluviosa de la Sabana por cuestiones de vientos y montañas.

Sus promotores lo concibieron como un escenario pensado para la familia y para profesionales jóvenes que buscan nuevas alternativas para pasar los fines de semana y para practicar los deportes preferidos.

De esta manera, el Club cuenta con una cancha de golf, diseñada por la empresa del prestigioso jugador de este deporte Jack Nicklauss, con todas las especificaciones requeridas para convertirse en un gran campo de juego.

Aparte de esto, cuenta con treinta campos de tenis, una de las cuales tiene tribunas para partidos de campeonato. Igualmente, tiene squash y raquetball.

Para los amantes de los deportes naúticos cuentan con un lago con todas las especificaciones internacionales para poder esquiar y practicar este tipo de actividades. Como el club es netamente familiar cuenta con una gran piscina con un diseño muy peculiar que da la sensación de mar y que se calienta bajo el efecto invernadero, además de saunas y jacuzzis.

Los más calmados tienen sus zonas para leer con tranquilidad y oír música y los pequeños tienen todo tipo de juegos y de actividades programadas. Existe una mini universidad en la que se enseña computación, pintura, cerámica y en la que existe un área especial para ir a estudiar.

El área social es bastante amplia y tiene muchos ambientes que van de acuerdo con las necesidades de los socios. Restaurantes, cafeterías, bar, taberna, discoteca... nada se les olvidó a este grupo de arquitectos y constructores que pretendieron lograr un concepto muy novedoso en materia de clubes.

Este proyecto es muy ambicioso y pretende llegar a los 1.400 socios para lograr su objetivo. Igualmente, se están construyendo unas quintas, en cuatro estilos diferentes, con la idea de que los socios puedan vivir ahí y tener todo el club a sus anchas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.