De las armas a la política

De las armas a la política

Tanto en la página web de las Farc como en la del Eln apareció una respuesta del máximo comandante militar de esta última organización armada, Nicolás Rodríguez Bautista, a mi anterior columna titulada ‘De frustración en frustración’ (EL TIEMPO, 8 de septiembre de 2007). En esta columna planteaba la necesidad de una pronta disolución del Eln como grupo armado y su transformación en un partido político de izquierda democrática.

10 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

El máximo dirigente del Eln expone, en esencia, dos argumentos para oponerse a la idea de un tránsito de las armas a la política: que el Eln debe subsistir pues en Colombia no existen espacios democráticos para la acción política y la única opción para enfrentar al régimen autoritario vigente es la resistencia armada. Y, que el éxito de un proceso de paz estará condicionado a profundos cambios sociales, económicos y políticos.

El tono respetuoso y argumentativo de la carta de ‘Gabino’ exige una respuesta similar, a pesar de la distancia sideral entre sus posiciones y las mías.

La gran paradoja de la lucha armada en Colombia es que no ha coadyuvado a la apertura de espacios democráticos sino a su cierre. Los criminales grupos paramilitares son un hijo expósito de los excesos cometidos por la guerrilla en múltiples regiones del país. La guerrilla es, en gran medida, la responsable de la emergencia del paramilitarismo, ese Frankenstein monstruoso que tanto daño le ha hecho al país. Más allá de la responsabilidad de miembros del Estado y de las élites regionales en su conformación, así como de la degradación delincuencial que sufrieron las Auc, lo cierto es que la extorsión, el secuestro, los asesinatos de ganaderos y comerciantes y la precaria presencia del Estado en múltiples regiones llevaron a algunos de estos sectores victimizados a convertirse en victimarios.

Solamente en un momento la guerrilla coadyuvó a abrir espacios democráticos: cuando se desmovilizaron en 1990 el M-19, el Quintín Lame, el Prt y un sector mayoritario del Epl e impulsaron la Constitución de 1991 y la Alianza Democrática M-19, germen del actual Polo Democrático Alternativo. Mi convicción es que Uds., Nicolás Rodríguez, no son una fuente de democracia.

La mejor evidencia es que la amplia democratización pluralista que está viviendo hoy en día América Latina está liderada por importantes fuerzas de izquierda democrática y no por vetustos movimientos guerrilleros.

Por otra parte, argumenta Ud. que solamente se desmovilizarán cuando haya habido profundos cambios políticos, económicos y sociales. Este es, desde mi perspectiva, el mayor error de su visión.

La superación de la pobreza, de la desigualdad económica, de la marginalidad social no será el resultado de la guerra sino de la superación de la guerra.

Está plenamente demostrado que el conflicto armado lejos de favorecer a los pobres agrava su situación de miseria. El mayor drama de Colombia son los desplazados arrinconados en cinturones de miseria. Y el 60 por ciento de estos son el resultado de presiones de la guerrilla. Miles y miles de víctimas del conflicto deambulan por los campos y ciudades en la mayor de las miserias, siendo en su mayoría madres cabeza de familia de escasos recursos. Miles de niños y niñas están mutilados debido al uso de minas antipersonales.

Nicolás Rodríguez: Ud. habla en su carta de la honda autocrítica que se está viviendo en el seno del Eln. Pero, a su turno, existen rumores crecientes de que el Comando Central (Coce) ha dado instrucciones a sus negociadores en La Habana para prolongar las conversaciones hasta el 2010. ¿Es cierto este rumor? ¿Van Uds. a prolongar esta agonía de la violencia todavía por años? Es el momento de demostrar que Uds. tienen estatura histórica. Uds. no pueden continuar actuando en contravía de los actuales valores éticos y humanitarios que recorren al mundo y que rechazan con indignación sus métodos de acción.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.