El linfoma ataca las defensas

El linfoma ataca las defensas

Mucho desgano, malestar estomacal, algo de anemia. Así se sintió Jorge Alberto, arquitecto, durante un año. Consultó pero siempre le dijeron que era cansancio, estrés y otras cosas.

08 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

Recién llegado de su luna de miel, sintió un ganglio inflamado. Y un par de meses, después, la simple picada de mosco en una paseo a tierra caliente se le infectó y nada que sanaba.

Al juntar todos esos hechos, consultaron con un médico amigo que le hizo tomarse una placa de tórax y una serie de exámenes. El diagnóstico al revisarlos fue durísimo: un linfoma.

El linfoma es una enfermedad que afecta a las células del sistema linfático, conocidas como glóbulos blancos o linfocitos, y las hace comportarse como células cancerosas: crecen y se multiplican sin control.

Estos linfocitos anormales se acumulan a menudo en los ganglios linfáticos, los cuales aumentan de tamaño. También circulan por todo el organismo, por lo que también pueden formarse cúmulos de linfocitos anormales, o linfomas, en otras partes del organismo.

Como se alteran lo glóbulos blancos, encargados de las defensa del organismo, el paciente se vuelve presa fácil de las infecciones.

Como en el caso de la picadura que tuvo Jorge y que fue la alarma para revisar más a fondo el malestar que venía sientiendo.

Una vez diagnosticado, entró a quimioterapia y luego a radioterapia. Fue un tratamiento de un año con las consecuentes reacciones como ocurre con cualquier otro tipo de cáncer: pérdida del pelo, náuseas, baja de defensas, malestar general, etc.

Hoy día Jorge tiene 46 años. Aunque al linfoma Hodking que le descubrieron a los 27 años lo encontraron en estado cuatro, es decir, muy avanzado, respondió bien al tratamiento gracias al apoyo médico y de su familia.

NUEVOS CASOS Aproximadamente, 360.000 casos nuevos de linfoma se diagnostican cada año en el mundo, es decir, alrededor de 1.000 personas por día.

A pesar de que el linfoma ha crecido en incidencia en un 80 por ciento desde los años 70 y en todo el planeta hay un millón de personas viviendo con esta clase de cáncer, es una patología desconocida por la mayoría de la población.

La incidencia de linfomas ha ido aumentando considerablemente en los últimos años, ubicándose dentro de las cinco principales causas de cáncer, pero se desconocen las razones de este incremento. De hecho, aunque se han identificado algunas causas y factores de riesgo, en la mayor parte de los casos no hay una causa conocida.

Expertos médicos consideran que si los afectados se dejan sin tratamiento, algunos síntomas pueden ser fatales en el lapso de seis meses. Pero con la debida atención, la sobrevida es alta.

En Colombia, según el Instituto Nacional de Cancerología, existen alrededor de 2.600 casos nuevos al año, de los cuales el 41 por ciento no son tratados.

SÍNTOMAS.

ALERTA. El síntoma más común de un linfoma es un bulto indoloro de los nódulos linfáticos del cuello, axila o ingle. También se presentan frecuentemente: - Fiebre sin causa aparente.

- Sudor nocturno - Cansancio constante - Pérdida de peso sin causa aparente y disminución del apetito - Piel pruriginosa - Manchas rojas en la piel - Infecciones frecuentes con curso prolongado, especialmente en las vías respiratorias altas - Heridas que no sanan rápidamente o se prolongan Esto sucede porque como el linfoma afecta los linfocitos y estos son el aparato de defensa del organismo.

- Algunos pacientes pueden presentar hinchazón o dolor de estómago, lo que puede llevar a falta de apetito, estreñimiento, náuseas y vómitos.

Entre más rápido se dé el diagnóstico es más efectivo el tratamiento.

Puede llevar o no el apellido Hodking Los linfomas pueden aparecer en personas de cualquier edad. En la mayoría de los casos se presenta después de los 50 años, aunque no se puede bajar la guardia como en el caso de Jorge Alberto, a quien se lo descubrieron cuando tenía 27 años.

Este tipo de cáncer afecta a ambos sexos, pero son significativamente más frecuentes en el hombre.

Es posible que una predisposición genética y una exposición a infecciones virales aumenten el riesgo de desarrollar el linfoma no Hodgkin. De igual manera hay una fuerte relación con el manejo de los agroquímicos, y se especula con los tintes para cabello sin que se haya comprobado nada concreto.

Aunque son similares en sus características, los linfomas se clasifican en: lLinfomas Hodgkin y linfomas no Hodgkin, siendo estos últimos los más comunes.

A su vez, el Linfoma No Hodgkin se divide en agresivos e indolentes. En los primeros, es preciso instaurar un tratamiento inmediato, porque de lo contrario la esperanza media de vida es entre seis meses y dos años. En cambio, cuando son diagnosticados y tratados tempranamente, los pacientes tienen más probabilidades de mantenerse varios años en remisión completa, cabe decir que tienen probabilidad de cura.

El linfoma indolente representa una forma de evolución lenta, por lo que su diagnóstico inicial es más difícil. Este tipo de linfoma es incurable, pero existe tratamiento que permite vivir con la enfermedad sin padecer los síntomas y alejando la posibilidad de las recaídas.

A menudo, se utiliza una droga llamada rituximab una forma de inmunoterapia, que reduce el riesgo de muerte del paciente en un 48 por ciento.

Hay un crecimiento anual del 4 por ciento de la población con linfoma no Hodking, con una población en Colombia aproximada de 2.600 pacientes, pues no hay estadísticas exactas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.