Descubren vegetal ‘más eficaz’ contra las arrugas

Descubren vegetal ‘más eficaz’ contra las arrugas

Una científica israelí asegura haber descubierto un extracto vegetal capaz de combatir las arrugas de forma más duradera y eficaz que las actuales cremas contra los síntomas del envejecimiento.

06 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

La clave está en un agente antioxidante “más potente y estable a altas temperaturas” que los hasta ahora conocidos, explicó a Efe la autora del hallazgo, Orit Bossi, investigadora de la Facultad de Agricultura de la Universidad Hebrea de Jerusalén, ubicada en la localidad de Rehovot, en el centro de Israel.

Consciente del potencial comercial de su hallazgo, Bossi calla el nombre de esta ‘planta milagrosa’ hasta que se acepte su patente.

Según la investigadora, los actuales productos cosméticos contra los efectos del envejecimiento se oxidan rápidamente y se vienen abajo con el calor, por lo que el paso del tiempo reduce su eficacia.

Es también el caso de los antioxidantes que se comercializan en píldoras a base de vitaminas C, E o el ingrediente activo del té verde (EGCG).

En cambio, el agente que ha logrado aislar Bossi es “soluble en el agua y de oxidación más lenta”, por lo que “inhibe la formación de arrugas y mantiene su eficacia durante más tiempo”, dice la investigadora.

Además, “actúa sobre las capas más profundas de la piel y no solo sobre la epidermis, como las actuales cremas cosméticas”, agrega.

“Tiene un auténtico potencial contra el envejecimiento”, sentencia orgullosa.

Bossi no aspira, por tanto, a crear el enésimo cosmético que combata las sempiternas arrugas actuando sobre la epidermis, sino un nuevo producto que trabaje sobre las capas más profundas de la piel.

Esta bioquímica de formación se encarga de matizar que su antioxidante “retarda la formación de arrugas, pero, como ninguna sustancia en el mundo, no la inhibe por completo, porque no se puede detener la acción de la Naturaleza”.

El agente reduce el efecto dañino en la piel de los radicales libres, moléculas altamente reactivas que atacan el material genético de las células cuando aumenta su número.

Cuando están presentes en el cuerpo humano en pequeñas cantidades, los radicales libres no solo no son nocivos, sino que participan en diversos procesos fisiológicos.

Bossi llegó a estas conclusiones tras exponer una serie de ratones de laboratorio a los rayos ultravioletas del sol, algunos de ellos tras inyectarles el agente antioxidante.

La investigadora calla el nombre de la sustancia hasta que logre comercializarla y se limita a decir que no está en un vegetal particular de Israel u Oriente Medio, sino en una planta que crece “en todo el mundo”. Efe

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.