FORO DEL LECTOR

FORO DEL LECTOR

06 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

Que haya castigo para los corruptos.

Señor Director: Estamos muy mal. Perdimos las esperanzas de que el chanchullo de los políticos no sea el pan de cada día, como lo vemos en el Senado con lo que descubrió la Contraloría.

La administración pública es una oportunidad para desviar los presupuestos a los bolsillos de los funcionarios y no a los esperanzados por los beneficios de educación, salud y seguridad. Ahí está también el caso del gobernador que manejó con bolsillo propio y a su antojo una administración tan aberrante. Y no hay justicia contra ellos.

Carlos González Arbeláez.

A blindar la economía.

Señor Director: Como muy bien lo aconseja su editorial ‘Ojo a los flancos débiles’ (05-09-07), es de “puro instinto de conservación” que se blinde el buen momento por el cual atraviesa la economía colombiana, por medio de instrumentos tan eficaces como la reducción del déficit fiscal y el de cuenta corriente.

Las señales que dan la FED y muchos expertos analistas de la economía estadounidense potencian la posibilidad de que se reduzcan las tasas de interés del Fondo Federal, lo cual, para los entendidos, equivaldría a pensar seriamente en una recesión. Y ya sabemos que Colombia depende umbilicalmente de Wall Street y de todas las demás variables macroeconómicas de Estados Unidos. Jaime Ortiz Áñez.

¿Muerte virtual del ‘negro Acacio’? .

Señor Director: Ojalá no vaya a suceder con la anunciada muerte del ‘negro Acacio’ que el Ministro de Defensa, por ‘culipronto’, como él dice, haya aceptado la versión y que esta resulte ser un falso positivo que serviría, como en el caso de ‘Chupeta’, para que, por medio de cirugía plástica, lo vuelvan blanco y lo sigan llamando el ‘mono Acacio’.

Nelson Marmolejo Bejarano .

Un proyecto para los talibanes.

Señor Director: El desocupado senador Édgar Espíndola, proponente de la genial idea de castigar a los infieles con 20 salarios mínimos y trabajo comunitario, está desfasado. La infidelidad es traición o inexactitud (no es fiel copia del original). El adulterio es la violación de la ley o contrato conyugal, en este caso específico, en el matrimonio católico. La pérdida de tiempo en el Congreso se ve reflejada en estos actos infantiles y banales. Senador: ¿qué pasa cuando el adulterio es de mutua complicidad de la pareja (swingers, etc.)? Ocúpese y trabaje, no se limite a darse ‘bombo’ con noticias menores.

Helena Manrique Romero.

* * * *.

Señor Director: Penalizar la infidelidad acabaría con las ganas de contraer nupcias. Si ahora los jovencitos evitan casarse, más desanimados quedarían ante una amenaza latente de cárcel o sanción pecuniaria elevada. Luego de cualquier infidelidad vendría la demanda e, ipso facto, la separación, es decir, la destrucción del matrimonio.

Todo como consecuencia de tan ‘brillante’ idea. ¿Por qué no dedicarle el tiempo valiosísimo que cuesta un congresista a ‘cranear’ temas de verdadera relevancia, como la solución de la crisis de los hospitales, el desempleo, los desplazados, el mejoramiento de las vías y otros tantos que requieren atención urgente? Fabio A. Ribero Uribe.

* * * *.

Señor Director: El proyecto de ley que pretende imponer sanciones a la infidelidad conyugal no tiene fundamento filosófico ni ético. Solo pretensión de publicidad y figuración para el autor. Para imponer una sanción se tendría que convertir la infidelidad en delito o infracción. Y esto no resistiría ningún debate jurídico, pues iría contra varios derechos fundamentales. Como el matrimonio es un contrato, si este se incumple por las partes al incurrir en relaciones sexuales extramatrimoniales, el artículo 154 del Código Civil da la opción del divorcio como causal de terminación del contrato. Este proyecto de ley solo lo aprobarían los talibanes.

Édgar Victoria González .

¿País de propietarios?.

Señor Director: La orden de desalojo de una familia en el barrio que –por ironía de la vida– se llama El Encanto, es solo un caso entre miles. Están demorados el Presidente con su programa de convertirnos en un país de propietarios –que no sean solo los bancos– y el Congreso, que es la voz del pueblo, en desmontar el modelo diabólico de financiación que impide hacer realidad el derecho a un techo digno. Entre tanto, los ejércitos de desplazados seguirán creciendo como consecuencia de sistemas lesivos de la dignidad.

Reynaldo Martínez Villamizar.

* * * *.

Señor Director: Es triste que para mantener vivo el gran negocio de los bancos sea necesario dejar en la calle a familias trabajadoras y generadoras de empleo, como la que trató de desalojar la Policía en el noroccidente de Bogotá.

Mucho más cuando ya han pagado el doble de lo que les prestaron. En nuestro país es bien difícil conseguir una vivienda propia como para perderla de una manera tan vil. ¿No existe una figura en la legislación para evitar estos atropellos de los bancos? Carlos Alberto Carmona Cárdenas.

* * * *.

Señor Director: La orden de desalojo de la cual informaron los medios fue resultado del derecho que la Ley les otorga a los bancos para obtener a la fuerza el pago de sus préstamos, aun después de haber recibido dos o más veces el valor prestado en solo intereses. Me pregunto por qué EL TIEMPO publicó los nombres del afectado, de su familia y sus amigos, pero no el del banco agresor.

Édgar Ruiz Guerrero Bogotá N. de la D. El banco es Davivienda.

La vaca de la televisión.

Señor Director: A propósito del tercer canal de televisión, la vaca tiene cuatro tetas y los televidentes estamos mamados de que solo dos pulpos estén ordeñando el espectro lácteo de los colombianos.

Wilton Rizo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.