Kathy, en el papel de mala

Kathy, en el papel de mala

Durante dos meses, la actriz Kathy Sáenz y Herney Luna, el director de la telenovela Pura sangre, trabajaron en la construcción del personaje de Paulina Riascos, la villana de la trama . Nada habría sido tan complicado si la actriz no hubiera estado embarazada. Mezclar los sentimientos de venganza, odio, ira y rencor que debía sacar a flote de acuerdo con el perfil de Riascos era completamente opuesto a lo que en su vida real estaba experiementando.

03 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

“Darle vida a Paulina Riascos no fue fácil. Cuando uno está en embarazo vive en otro mundo, tanto emocional como mental. Está uno en un periodo de mucha paz, tranquilidad, amor. Y empezar a incorporar elementos para este personaje tan fuerte fue un choque total”, asegura Sáenz, que por primera vez aceptó el reto de ser la villana.

Así que el trabajo fue arduo. Al lado de Luna, observaron a las malas de muchas películas de cine y –según ella– adoptaron rasgos de la naturaleza animal como la fiereza.

Su personaje está basado en La femme Nikita. “Ella es una mujer entrenada para matar. Y con Paulina se parecen en la medida en que son dos mujeres que solo cumplen objetivos”.

También observó a las malas obvias como Cruela de Vil (101 Dálmatas), y a las malas estratégicas y fuertes como Uma Thurman (Kill Bill). “Vi varias cosas y luego empecé a tomar mi propio camino”, dice. Sin embargo, los antecedentes que le describieron de su personaje en Pura sangre le ayudaron a entender la sed de venganza de Paulina y, en esa medida, le tomó menos tiempo la construcción del perfil que debía mostrar.

“El hecho de que haya sido una niña maltratada y abusada generó en su infancia sentimientos de rabia y fastidio tan grandes que la llevaron a prenderle fuego a la casa donde vivían sus papás y a matarlos. A partir de ese momento, un testigo de los hechos empezó a chantajearla. La entrenó y la crió para que generara dentro de sí más sentimientos de odio y conservara rasgos negativos en su personalidad”, explica Sáenz.

A la hora de poner en practica toda la maldad que debe tener, la actriz no se mira al espejo para lograr su mejor gesto, sino que –según ella– se concentra en la persona con la que tiene la escena y la ve como una presa fácil de digerir. “Mantengo el objetivo claro de la maldad y empiezo a ver al otro en un ser indefenso. Eso me permite atacarlo directo a la yugular, acabarlo y hacer creíble mi personaje”, concluye. .

‘NO SOY RENCOROSA EN MI VIDA PERSONAL’.

Kathy Sáenz fue Virreina Nacional de la Belleza, presentó ‘Panorama’ y ‘Magazine Caracol’, y luego se dedicó a la actuación. Ha participado en los elencos de ‘La maldición del paraíso’, ‘Pobre Pablo’, ‘Solterita y a la orden’, ‘Dora la celadora’ y en la película ‘Perder es cuestión de método’ (dirigida por Sergio Cabrera).

Recientemente, protagonizó ‘Juegos prohibidos’, al lado de Sebastián Martínez, su actual pareja. Pese a que su relación fue bastante comentada por los medios, Sáenz asegura que ni siquiera el acoso ni la presión de la prensa le despertaron sentimientos de odio ni rencor. “Si lo hubiera hecho, habría salido perdiendo y esa no era la idea”, dice.

En la descripción de su personaje de mala en ‘Pura sangre’, ella tiene 40 años, pero finalmente decidieron presentarla como una mujer de 37.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.